Los científicos vaticinan un futuro desolador para el planeta

"Estamos caminando hacia un futuro espantoso". Esta es la advertencia emitida por un equipo de expertos tras el análisis de más 150 estudios sobre las cuestiones ambientales actuales más acuciantes. "Hoy, la supervivencia de todas las especies, incluida la nuestra, está amenazada", apuntan.

.

.

Foto: iStock

La pérdida de biodiversidad y el cambio climático acelerado en las próximas décadas, junto con la ignorancia y la inacción política, amenazan la supervivencia de todas las especies, incluida la nuestra, según ha apuntado un panel de expertos de instituciones como las universidades de California en Los Angeles, Stanford y Flinders. La advertencia es fruto de una revisión de más de 150 artículos científicos sobre los problemas ecológicos a los que se enfrenta el mundo de manera global, la cual se recoge en un artículo titulado Underestimating the Challenges of Avoiding a Ghastly Future que se publica esta semana en la revistaFrontiers in Conservation Science.

"Los líderes mundiales necesitan una 'ducha fría' sobre el estado de nuestro medio ambiente" afirman los expertos firmantes del estudio

En una declaración de intenciones a posteriori, el profesor de la universidad australiana de Flinders, Corey Bradshaw, autor principal del artículo, explica que en el presente trabajo él y sus colegas han tratado de resumir el estado del mundo natural de forma clara para ayudar arrojar luz sobre la gravedad de la situación actual del planeta, así como recalcar la necesidad de que, según afirman: "los líderes mundiales necesitan una 'ducha fría' sobre el estado de nuestro medio ambiente, tanto para planificar como para actuar en aras de evitar un futuro espantoso".

La Tierra no podrá soportar la vida compleja

"La humanidad está provocando una rápida pérdida de biodiversidad y, con ella, una perdida de la capacidad de la Tierra para soportar la vida compleja. Sin embargo entre las corrientes principales de opinión se están teniendo dificultades para comprender la magnitud de esta pérdida, a pesar de la constante erosión ecológica provocada por el tejido de la civilización humana", explica Bradshaw. "De hecho, la escala de las amenazas a la biosfera y todas sus formas de vida es tan grande que es difícil de comprender incluso para los expertos bien informados", continúa. "El problema se ve agravado por la ignorancia y el interés propio a corto plazo. Por la búsqueda de la riqueza y los intereses políticos que obstaculizan una acción que es crucial para la supervivencia".

Paul Ehrlich, profesor de la Universidad de Stanford, afirma por su parte que ningún sistema político o económico, está preparado para manejar los desastres predichos. "Detener la pérdida de biodiversidad no es ni mucho menos una de las principales prioridades de ningún país, y está muy por detrás de otras preocupaciones como el empleo, la atención médica, el crecimiento económico o la estabilidad monetaria.

"La escala de las amenazas a la biosfera y todas sus formas de vida es tan grande que es difícil de comprender incluso para los expertos bien informados"

Ehrlich fantasea con que la reciente elección del nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, tenga como resultado volver a involucrar a los Estados Unidos en el acuerdo climático de París dentro de sus primeros 100 días de mandato, aunque bien sostiene que, dada la escala del desafío, sigue suponiendo un gesto minúsculo. "La humanidad está ejecutando un sistema fraudulento piramidal a nivel ecológico en el cual la sociedad "roba" a la naturaleza y a las generaciones futuras para pagar hoy por una mejora económica a corto plazo", afirma rotundo. "La mayoría de las economías operan sobre la base de que la lucha ahora es demasiado costosa para ser políticamente aceptable. Combinada con campañas de desinformación para proteger las ganancias a corto plazo, es dudoso que la escala de cambios que necesitamos se realice a tiempo", remarca el coautor del trabajo.

"Lo que estamos diciendo puede que no sea popular. Pero debemos ser sinceros, precisos y honestos si la humanidad quiere comprender la enorme dimensión de los desafíos que enfrentamos para crear un futuro sostenible".

El 1% de la población más rica contamina el doble que la mitad más pobre

Más información

Los más ricos, los que más contaminan

El papel clave de los científicos

En los mismos términos, Dan Blumstein, profesor la Universidad de California en Los Angeles, se enfoca más bien en el papel de los científicos, de quienes afirma que están optando por hablar con valentía y sin miedo porque la vida depende literalmente de ello. "Lo que estamos diciendo puede que no sea popular, y de hecho es aterrador. Pero debemos ser sinceros, precisos y honestos si la humanidad quiere comprender la enorme magnitud de los desafíos que enfrentamos para crear un futuro sostenible", declara. "Sin una voluntad política respaldada por una acción tangible que se adapte al tamaño de los problemas que enfrentamos, las tensiones añadidas provocadas por los problemas de salud o el reparto de la riqueza, disminuirán perversamente nuestra capacidad política para parar la erosión ecológica de la Tierra: el sistema vital del cual todos dependemos" prosigue.

"El crecimiento y el consumo de la población humana sigue aumentando, y todavía estamos más enfocados en expandir la empresa humana que en diseñar e implementar soluciones para problemas críticos como la pérdida de biodiversidad. Para cuando comprendamos completamente el impacto del deterioro ecológico, será demasiado tarde. Sin apreciar y difundir plenamente la escala de los problemas y la enormidad de las soluciones requeridas, la sociedad no logrará alcanzar ni siquiera los objetivos de sostenibilidad más modestos, a lo que seguramente seguirá una catástrofe", concluye Blumstein.