Estrella Damm

La cerveza que da energía (verde)

La empresa no solo ha reducido significativamente su consumo energético. Gracias a la instalación de fuentes de generación renovables, como la solar fotovoltaica, o al aprovechamiento del biogás procedente de de la cerveza recuperada en bares y restaurantes, Damm produce energía 100% limpia.

Estrella Damm - Partner Content

Limpias, inagotables, autóctonas y seguras, generan riqueza y disminuyen la dependencia de terceros países. Las energías renovables han llegado para quedarse y, con ellas, la necesaria transición de modelo energético que necesitamos para proyectar un porvenir sostenible.

Damm emplea ingredientes 100% naturales y trabaja con agricultores locales que garantizan la calidad y el origen de la materia prima. Así se elabora la cerveza sin añadir aditivos, conservantes ni sulfitos.

Damm emplea ingredientes 100% naturales y trabaja con agricultores locales que garantizan la calidad y el origen de la materia prima. Así se elabora la cerveza sin añadir aditivos, conservantes ni sulfitos.

Aunque tenemos un largo recorrido por delante, no hay duda de que vamos avanzando: entre 2009 y 2019 la capacidad de las energías renovables se ha cuadruplicado a nivel mundial. En esa titánica misión, sin duda las empresas juegan un papel clave y sin su implicación sería imposible conseguirlo. Conscientes de ello, Damm lleva largo tiempo apostando en ese sentido, y desde 2014, el 100% de la energía eléctrica que usa para producir su producto insignia, Estrella Damm, tiene un certificado verde que garantiza que procede de fuentes renovables. "Hemos llevado a cabo inversiones en fuentes de generación renovables, como la solar fotovoltaica o el aprovechamiento del biogás generado en la depuración de nuestras aguas residuales, y energéticamente eficientes, como la cogeneración. Contamos ya con más de 12.750 metros cuadrados de placas solares y disponemos de sistemas inteligentes que nos permiten una gestión más racional de la iluminación y climatización de nuestras plantas. Gracias a ello, hemos reducido las emisiones de CO2 en 23.000 toneladas al año", dice Juan Antonio López Abadía, al frente del Departamento de Optimización Energética y Medio Ambiente de la empresa.

El diseño de las instalaciones se ha erigido respetando el medio ambiente gracias al uso de materiales eficientes, de sistemas inteligentes de climatización y energía, y al aprovechamiento de la luz natural.

El diseño de las instalaciones se ha erigido respetando el medio ambiente gracias al uso de materiales eficientes, de sistemas inteligentes de climatización y energía, y al aprovechamiento de la luz natural.

Minimizar el impacto ambiental de su actividad productiva es uno de los puntales de su estrategia de sostenibilidad, que canaliza a través de este departamento la implementación de mejoras continuas en el desempeño energético, un concepto que pone en relación la eficiencia energética con el uso de la energía y su consumo. "Nuestra prioridad es seguir trabajando en pro de la descarbonización de nuestros procesos productivos, en el fomento de la economía circular y el autoabastecimiento energético", afirma.

Lo dejaban claro en el último spot de la campaña Mediterráneamente en el que, bajo el título ‘Compromiso’, promueven una nueva manera de relacionarse con el entorno. Una relación en la que cada uno de nosotros marca la diferencia. En paralelo, anunciaban la eliminación de las anillas y de los plásticos decorados que envuelven los packs de las latas.

Su compromiso por perseguir la máxima eficiencia energética ha ido de la mano del esfuerzo realizado para ahorrar recursos hídricos, un cometido que iniciaron hace una década y que hoy se ha traducido en una reducción en el consumo de agua del 34%.

Para seguir progresando en la línea del ahorro y la racionalización de este bien tan preciado, el agua, Damm forma parte de la Comunidad de Usuarios de Aguas del Delta del Llobregat (CUADLL), una corporación de derecho público que vela para conseguir la mejora cuantitativa y cualitativa de las aguas de este importante acuífero.

La sostenibilidad en tiempos de pandemia

Cuando irrumpió en nuestras vidas este coronavirus que ha paralizado al mundo, fueron muchos los establecimientos que se vieron obligados a cerrar sus puertas durante meses. Tras cesar su actividad de súbito, en el sector de la hostelería una gran cantidad de bares y restaurantes se quedaron con los barriles de cerveza a medias y durante los primeros días de la reapertura, Damm procedió a retirarlos para sustituirlos por otros nuevos como medida de apoyo al sector. "Las propiedades de la cerveza evolucionan a lo largo del tiempo y aunque tiene una vida óptima de un año, según como hayan sido las condiciones en las que haya sido almacenada perderá algunas de sus cualidades, como por ejemplo ese punto amargo tan característico", explica la maestra cervecera de la empresa, Karen Peiró. La cerveza, añade, no es como el vino: "cuanto más fresca, mejor". Por eso, tras estos meses de parón se decidió que lo mejor era sustituir esa cerveza que había quedado en los barriles por otra nueva.

Tras la campaña de recogida, Damm ha recuperado en toda España alrededor de unos 3,5 millones de litros de cerveza, un producto que se transformará en energía de origen renovable en su fábrica de El Prat de Llobregat de Barcelona. Allí se halla el reactor de biodigestión donde unas bacterias específicas transforman la materia orgánica mediante un proceso de digestión anaerobia. "La cerveza se introduce en esos mismos tanques y, tras la acción de esas bacterias, se genera un biogás que se separa y se purifica y ya queda listo para ser usado en la instalación de cogeneración de la planta", explica López Abadía.

Con los más de 3,5 millones de litros de cerveza de los barriles que Damm ha recuperado en el sector de la hostelería tras el estado de alarma, se generarán unos 670.000 kWh de electricidad verde.

Con los más de 3,5 millones de litros de cerveza de los barriles que Damm ha recuperado en el sector de la hostelería tras el estado de alarma, se generarán unos 670.000 kWh de electricidad verde.

"Uno de los ejes fundamentales de nuestra política de sostenibilidad medioambiental es la apuesta por la economía circular —añade Peiró—. Por eso, en lugar de generar un residuo de la cerveza recuperada, le daremos una segunda vida transformándola en energía de origen renovable, una medida que nos permitirá reducir nuestra huella de carbono en unos 250.000 kg". Mediante este proceso, señala, "lograremos generar unos 670.000 kWh de electricidad, el equivalente al consumo medio mensual de unos 2.500 hogares españoles".

Su apuesta por la economía circular viene de lejos; no en vano, el 100% del bagazo que resulta de la elaboración de la cerveza se usa como alimento de animales de granja, en especial vacas. Una de las granjas que adquiere este producto es la cooperativa La Fageda, con sede en Olot, en la comarca gerundense de La Garrotxa. Sus 300 vacas consumen unas 1.400 toneladas de este alimento altamente proteico.

Como dijo alguien una vez, el mejor modo de predecir el futuro es crearlo.

Y en eso estamos. Trabajando para implementar, como ha publicitado Damm en su última campaña, una mejor forma de vivir.

La producción local y la economía circular son una prioridad para Estrella Damm.

La producción local y la economía circular son una prioridad para Estrella Damm.

Compártelo