Bulos de animales durante el confinamiento por el coronavirus

Semanas de cuarentena nos han dejado estampas curiosas de criaturas campando a sus anchas por ciudades de todo el mundo... Lástima que muchas de ellas no sean verdad. No hay ciervos saltarines en la playa de Matalascañas… En ocasiones nuestras ansias por que la naturaleza recupere su territorio nos hace imaginar más allá de la realidad.

Esta orangutana no se está lavando las manos por el coronavirus

Desbordados como estamos de malas noticias por la crisis del COVID-19 abrazamos cualquier dato, imagen o relato que nos aboque algo de esperanza. Y uno de los efectos colaterales demostrados de esta crisis sanitaria es el beneficio probado que el cese de las actividades humanas está teniendo sobre el medio ambiente y la recuperación de la naturaleza. En el primer caso, este hecho se manifiesta en una mejor calidad del aire. En el segundo, en estampas de algunas criaturas que se aventuran a deambular entre el asfalto de las ciudades. En las redes sociales han abundado historias evocadoras de cisnes deambulando por los canales desiertos de Venecia, elefantes paseando por una aldea de Yunnan exhaustos tras emborracharse con vino de maíz o una orangutana que, de tanto ver a sus cuidadores, había aprendido a lavarse las manos diligentemente. Estampas todas ellas emotivas, inspiradoras y optimistas que nos enseñaban cuánto teníamos que aprender de la naturaleza… pero todas ellas falsas.

  • La orangutana Sandra no se lava las manos para no infectarse del virus

A principios de abril Twitter ardía con la noticia de una orangutana que se lavaba las manos, imitando así el comportamiento de los cuidadores del parque. La imagen en sí no es falsa: corresponde a un vídeo publicado en Youtube por el Centro de Grandes Simios de Florida. Solo hay una salvedad: fue publicado el pasado mes de noviembre, mucho antes de la primera noticia sobre la aparición del coronavirus SARS-CoV2. Patti Ragan, fundadora del centro, eliminó el vídeo el día 2 de abril, a pesar de haber recibido numerosas solicitudes de muchos medios de comunicación. “Quería proteger su dignidad”, alegó. No en vano, Sandra, que es como se llama la famosa orangutana, se convirtió el año pasado en el primer simio en ser declarado ‘persona no humana’ por la justicia en Argentina antes de mudarse a Florida. Pasado el revuelo, el centro volvió a publicar el vídeo, aunque aclarando el siguiente texto: “ ** Este video fue filmado en noviembre de 2019, a la mayoría de los orangutanes les encanta jugar en el agua, ¡es un gran enriquecimiento para ellos y les gusta lavar sus juguetes (y a ellos mismos)! ... Ella se frotó las manos por más de 20 segundos, ¡buen trabajo Sandra!”. https://www.youtube.com/watch?v=Q_b9KJu6y_c .

  • No hay cisnes en las aguas de los canales de Venecia

El 16 de marzo una usuario de Twitter llamada Kaveri Ganapathy publicó un controvertido tweet en el que aseguraba que los cisnes habían vuelto a los canales de Venecia, una publicación que se volvió viral y que llegó a alcanzar el millón de likes. “He aquí un efecto secundario de la pandemia -rezaba el texto-. “El agua que fluye por los canales de Venecia es clara por primera vez. Los peces son visibles, y los cisnes regresaron."

Kaveri, natural de Nueva Delhi, afirmó posteriormente que decidió recoger varias fotografías para montar la publicación, sin saber que los cisnes de la fotografía habían sido retratados en Burano, una isla situada en la laguna de Venecia donde es habitual ver a estas aves.

Lejos de remendar el error, o simplemente borrar el tweet, la usuaria de esta red social se mostró muy satisfecha con el resultado viral de su publicación, argumentando que no había hecho daño a nadie, y que la verosimilitud (que no la veracidad) de su publicación quedaba patente, pues las aguas de Venecia se mostraban mucho más limpias debido al cese de la actividad humana.

  • Las autoridades rusas no liberaron leones para obligar al confinamiento

Una publicación de Instagram de una cuenta llamada “"Barstoolnewsnet" posteriormente eliminada informaba a través de una captura de pantalla que “Rusia ha liberado a más 500 leones en sus calles para asegurarse de que la gente se quede en casa".

Igual que en muchas partes de Europa, durante los primeros días del brote de coronavirus, las autoridades rusas cerraron espacios públicos y pidieron a la población, especialmente las personas de más edad, que evitaran salir de casa más que para lo imprescindible. Pero no es cierto que el Gobierno del país liberase leones, tigres y osos para mantener a raya a sus ciudadanos. Aquí tenéis un usuario que difundió la noticia falsa a través de Twitter:

  • No, esta civeta grabada en la India no estaba al borde de la extinción

El 26 de marzo de 2020 muchos usuarios publicaron en Twitter un vídeo corto que supuestamente muestra el primer avistamiento en la India de una "civeta de Malabar” (Viverra civettina) un pequeño mamífero catalogado por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza como “en peligro crítico, posiblemente extinto”.

Las imágenes fueron ampliamente difundidas por las redes sociales, que se hacían eco de los visibles beneficios de las órdenes de confinamiento en la superpoblada India. El vídeo no es falso, ni la fecha. El problema es aquí radica en la especie. El animal que aparece en las imágenes no es la amenazada civeta de Malabar, sino una civeta enana (Viverricula indica). Retratada en la ciudad de Kozhikode en el estado de Kerala, en el sur de la India. En este caso, existe una cierta similitud entre ambas especies, aunque el tamaño de la amenazada civeta de Malabar puede ser fácilmente confunida con una civeta enana de pequeño tamaño, pues ambas cuentan con marcas similares.

  • No hay ciervos correteando por la playa de Matalascañas

A principios del mes de abril corría por las redes sociales una supuesta imagen de un ciervo vagando ‘a su aire’ por la playa de Matalascañas, en Huelva. Además de circular por Internet, fue publicada en la sección " El Tiempo" del informativo de cadena autonómica Telemadrid. (Minuto 4:21).

Nada más lejos de la realidad. El vídeo fue grabado y publicado en 2015 por el realizador francés Antony Martin, y muestra al animal jugando con las olas en una playa del departamento de Landas, en el sudoeste de Francia. Ni está grabado en España ni tiene nada que ver con el coronavirus.

ETIQUETAS

Coronavirus

Compártelo