Tejones, locos por el sexo

Los tejones puedan aparearse todo el año y programar los partos para la estación que mejor garantice su supervivencia

Meles meles

Meles meles

Foto: Reiner Bernhardt/Gtres

tejón

"¡Locos por el sexo!", alertaba el titular del Daily Mail. La noticia recogía las quejas de algunos residentes de Sheffield, Inglaterra, contra ciertos «vecinos infernales» que mantenían "apasionados encuentros sexuales en plena calle y de madrugada". ¡Hay cosas que se hacen en casa! Aunque bien pensado, la vida doméstica del tejón europeo (Meles meles) molesta tanto o más que sus escarceos amorosos: teniendo en cuenta cómo construye sus madrigueras, formadas por complejos sistemas de cámaras y túneles, no es raro que destroce jardines y socave edificios. Quién sabe si el pasatiempo predilecto de los tejones es cavar o procrear.
Los clanes mueven toneladas de tierra para crear sus laberínticas madrigueras; algunas de ellas tienen túneles excavados hace siglos por sus antepasados.

Durante la cópula, a veces las hembras gimen y los machos emiten un ruido, mezcla entre relincho y ronroneo, que se oye de lejos

Equipan las cámaras subterráneas que usan para aparearse con lechos de hojas que renuevan con regularidad. Durante la cópula, a veces las hembras gimen y los machos emiten un ruido, mezcla entre relincho y ronroneo, que se oye de lejos. Cuando unos tejones excavaron su nido bajo una iglesia de Derbyshire, «fue grande la preocupación por los olores penetrantes y los ruidos extraños que los fieles percibían en las vísperas», según el libro Badgers ("Tejones"), de 1996. Poco escrupulosos a la hora de elegir "dónde" practicar sexo, también gozan de un amplio margen biológico para el "cuándo". La hembra puede "detener" el desarrollo de sus embriones durante meses para posponer su implantación en el útero, dice Dez Delahay, biólogo de la Universidad de Exeter experto en fauna salvaje. Eso explica que los tejones puedan aparearse todo el año y programar los partos para la estación que mejor garantice su supervivencia. Es una ventaja reproductiva que solo comparten unas cuantas especies de mamíferos, de modo que, bien pensado, Meles meles tiene buenos motivos para gemir de placer.

HÁBITAT / TERRITORIO
Bosques y praderas, desde Europa hasta Asia oriental

ESTATUS DE CONSERVACIÓN
Preocupación menor

OTROS DATOS
En Inglaterra, matar o herir un tejón o deteriorar su madriguera constituye un delito punible con hasta seis meses de cárcel y 6.900 euros de multa.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?