El sisón común: Ave del Año 2017

Según los datos aportados por SEO/Birdlife, la población de esta especie se ha reducido a la mitad en los últimos diez años. De seguir la tendencia, el ave se acercará peligrosamente a la extinción

17 de enero de 2017

Antaño extendido por amplias regiones de la geografía peninsular, el sisón común, (Tetrax tetrax), ha sufrido un gran declive a consecuencia de las profundas transformaciones experimentadas en los paisajes agrícolas. Con el ánimo de iniciar un año de acciones dirigidas a mejorar el estado de conservación de esta especie, típica de entornos agrarios, ha sido declarada por la Sociedad Española de Ornitología, Ave del Año 2017.

Se da la circunstancia de que las aves ligadas a los campos de cultivo son precisamente las más amenazadas en la península Ibérica, y entre ellas el sisón, es una de las que muestran una tendencia poblacional decreciente más significativa. En este sentido, el programa SACRE, también coordinado por SEO BirdLife, y realizado desde 1996 con la ayuda de más de mil voluntarios, tiene como objetivo conocer la evolución de las poblaciones de aves en su época de reproducción. El programa demuestra que entre el periodo comprendido entre 1998 y 2015, la evolución conjunta de las 25 especies asociadas a los espacios agrícolas, han sufrido una disminución del 23% en sus poblaciones. De entre ellas, cuatro exhiben un declive especialmente alarmante: la codorniz común, el alcaudón real, el escribano cerillo y el propio sisón.

El sisón común es un ave protegida en 11 comunidades autónomas

Este grave declive poblacional a nivel europeo ha motivado que la especie sea catalogada como “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y en la Lista Roja de las Aves de Europa publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) . La especie se encuentra también incluida en el anexo I de la Directiva de Aves de la Unión Europea, donde se circunscriben aquellas que serán objeto de medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitat. Además está protegida en 11 comunidades autónomas.

Esta evolución tan negativa de las poblaciones de sisón y demás especies asociadas a los campos de cultivo puede asociarse en líneas generales a la destrucción y transformación de sus hábitats, entre los que se incluyen campos de cereal y pastizales; a prácticas agrícolas intensivas; e incluso al abandono rural.

Para más información sobre este ave y su situación, puede visitarse la página que la Sociedad Española de Ornitología dedica a la especie y a esta nueva campaña para su conservación.

Biodiversidad Ecosistemas Medio ambiente
Outbrain