Las mejores fotos de naturaleza del Wildlife Photographer of the Year 2018

La naturaleza en su estado más puro y la concienciación sobre la importancia de la conservación de nuestro entorno natural se tornan imagen en este certamen fotográfico. Descubre las mejores imágenes del concurso

1 / 19
© Marsel van Oosten - Wildlife Photographer of the Year. La pareja de oro

1 / 19

La pareja de oro

Fotografía ganadora en la categoría: Animal Portraits y galardonada con el primer premio absoluto de la competición

Un par de langures chatos dorados de la subespecie endémica de las montañas Qinling descansa entre árboles. Esta subespecie se encuentra entre los primates más sorprendentes del mundo, pero están en peligro de desaparecer. Su número ha disminuido constantemente a lo largo de las últimas décadas y ahora quedan menos de 4.000 individuos.

Nikon D810 + Tamron 24–70mm f2.8 lens at 24mm; 1/320 sec at f8; ISO 1600; SB-910 flash

Foto: Marsel van Oosten / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Skye Meaker - Wildlife Photographer of the Year. Leopardo descansando

2 / 19

Leopardo descansando

Jóven Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año

Los leopardos de la Reserva de Caza de Mashatu son difíciles de fotografiar. Pero esta vez Skye tuvo suerte. Después de rastrear a estos felinos durante unas horas, se encontró con Mathoja, una hembra muy conocida. En un momento fugaz, justo antes de que se echara a dormir, capturó una imagen serena de esta majestuosa criatura.

Nombrado por guías locales, Mathoja significa "el que camina cojeando", un título que se le dio después de una grave lesión en la pata cuando era un cachorro. Aunque sus posibilidades de supervivencia eran escasas, ahora es un adulto sano. Ella es una de las afortunadas: esta especie ha sido clasificada como vulnerable y muchos leopardos son cazados ilegalmente por sus cotizadas pieles.

Canon EOS-1D X + 500mm f4; 1/80 segundos. f4; ISO 1250

 

 

Foto: Skye Meaker/ Photographer of the Year 2018

© Ricardo Núñez-Montero - Wildlife Photographer of the Year. Kuhirwa llora a su bebé

3 / 19

Kuhirwa llora a su bebé

Fotografía ganadora en la categoría: Behaviours Mammals

Kuhirwa, una joven gorila de montaña, no renunciaría a su bebé muerto. Inicialmente acurrucó y arregló el pequeño cadáver, llevándolo a cuestas como las otras madres. Semanas más tarde, comenzó a comer lo que quedaba de él. Forzado por la poca luz a trabajar con una amplia apertura del objetivo y una estrecha profundidad de campo, Ricardo Núñez se concentró en el cuerpo de la cría en lugar de en la cara de Kuhirwa.

Desde elefantes que acarician los huesos de miembros de la familia fallecidos hasta delfines que tratan de mantener a flote a sus compañeros muertos, hay grandes evidencias que demuestra que los animales expresan el dolor de manera visible. Así, las acciones iniciales de Kuhirwa pueden interpretarse como luto, su comportamiento muestra el dolor de una madre que ha perdido a su hijo.

Nikon D610 + 70–300mm f4.5–5.6 lens at185mm; 1/750 sec at f5; ISO 2200

Foto: Ricardo Núñez Montero / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Arshdeep Singh - Wildlife Photographer of the Year. Búhos de tubería

4 / 19

Búhos de tubería

Fotografía ganadora en la categoría: 10 Years and Under

Mientras iba en coche con su padre por la ciudad, Arshdeep vio un ave desaparecer por una vieja tubería de desagüe. Pidió a su padre detuviera el vehículo, preparó la cámara y el teleobjetivo, se arrodilló en el asiento y lo apoyó en la ventana entreabierta al nivel de los ojos. No pasó mucho tiempo antes de que surgiera un mochuelo Brahmán, seguido de un segundo, y que se quedaron mirando al objetivo fijamente. Los mochuelos Brahmán suelen anidar en los huecos de los árboles, donde la hembra pone hasta cinco huevos. Aunque son comunes en el Punjab, estas pequeñas aves rara vez son avistadas durante el día, ya que son nocturnas. Esta pareja reproductora -la hembra, a la izquierda, es más grande que el macho- suelen anidar en territorios urbanos, debido a la deforestación generalizada que azota la región. A Ashdeep le gustaría convertirse en un fotógrafo de naturaleza y ayudar en labores de conservación. Empezó a hacer fotos cuando contaba con seis años de edad y ha publicado su trabajo en diarios y revistas de India y otros países.

Nikon D500, 500 mm, f4; 1/600 segundos a f4 (-0,7 e/v); ISO 450

Foto: Arshdeep Singh Kapurthala / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Cristobal Serrano - Wildlife Photographer of the Year. Cama de focas

5 / 19

Cama de focas

Fotografía ganadora en la categoría: Animals in their Environment

El mar estaba relativamente tranquilo cuando Cristóbal lanzó su dron desde un pequeño bote en el Canal Errera de la Península Antártica. Elevándose sobre el mar, el dron reveló un pequeño témpano de hielo que se derramaba sobre las focas cangrejeras. Parte del hielo estaba salpicado de rojo por sus excrementos: los restos digeridos de su comida favorita, el krill. Las focas cangrejeras son gregarias y, si el espacio lo permite, se agruparán en cientos de témpanos de hielo. Las focas dependen del hielo: descansan y se reproducen sobre él, pero también se alimentan del krill que se refugia debajo. 

DJI Phantom 4 Pro Plus; 8.8–24mm (35mm-format equiv); f2.8–11 lens; 1/200 sec at f5.6; ISO 100

 

Foto: Cristobal Serrano / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Carlos Perez Naval - Wildlife Photographer of the Year. Pato de los sueños

6 / 19

Pato de los sueños

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: 11–14 Years Old

Una mañana temprano, durante sus vacaciones de Semana Santa, Carlos se bajó de un costado del bote y se instaló en una escondite flotante; era el lugar perfecto para observar especies de aves del Ártico. Cuando amanecía, docenas de patos havelda emergieron, y cuando la luz se reflejó en el agua, Carlos capturó este retrato de uno dormitando. El mar de Barents alberga una de las mayores concentraciones de aves marinas del mundo, incluido el pato havelda. Este macho aún tiene su plumaje de invierno, una versión menos vibrante de sus colores veraniegos. Se piensa que su apariencia principalmente blanca podría ayudar a reducir la agresión entre los machos, que tienden a vivir juntos en grandes bandadas durante el invierno.

Nikon D7100 + 200–400mm f4 lens at 400mm; 1/320 sec at f4; ISO 1000

Carlos Pérez Narval/ Wildlife Photographer of the Year 2018

© Michel d'Oultremont - Wildlife Photographer of the Year. La noche del oso

7 / 19

La noche del oso

Fotografía ganadora en la categoría: Rising Star Portfolio Award

"Me encantan los títeres de sombra chinos", dice Michel, una idea que inspiró este retrato íntimo de un oso en su entorno boscoso e iluminado con luz natural. Agachándose bajo una red de camuflaje, observó en silencio como un oso se movía en la oscuridad.  Su paciencia fue recompensada cuando el majestuoso animal levantó su cabeza por un momento.

Los osos tienen una dieta mixta. Aunque son depredadores oportunistas, también disfrutan de alimentos básicos como las bayas y las hierbas. Aunque en gran parte son solitarios, los osos a veces se congregan alrededor de áreas donde hay más comida disponible, como arroyos con salmones o incluso vertederos. 

Canon EOS 5D Mark II + 400mm f2.8 lens; 1/8000 sec at f2.8; ISO 500; Gitzo tripod + Uniqball head

Foto: Michel d'Oultremont / Wildlife Photographer of the Year 2018

El payaso triste

8 / 19

El payaso triste

Fotografía ganadora en la categoría: Wildlife Photojournalism

Timbul, un macaco de cola larga, se lleva la mano a la cara para tratar de aliviar la incomodidad de su máscara mientras se entrena para ponerse de pie para un espectáculo callejero. Lugares como este son comunes en Indonesia, y Joan pasó mucho tiempo ganándose la confianza de los dueños de los monos. "No son malas personas", dice. La mayoría está ganando dinero para enviar a sus hijos a la escuela. Los macacos como Timbul viven en condiciones terribles, privados de las relaciones sociales que necesitan para prosperar. Trabajan muchas horas, bailando y montando bicicletas, movimientos que son antinaturales e incómodos para ellos. Las organizaciones para la protección de los animales están trabajando para hacer cumplir la legislación que hace que sea ilegal sacar a los monos jóvenes de la naturaleza o comerciar con ellos sin permiso.

Nikon D810 + 24–70mm f2.8 lens; 1/250 sec at f2.8; ISO 100; Speedlight SB-800 flash

Foto: Joan de la Malla / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Alejandro Prieto - Wildlife Photographer of the Year. El árbol de las firmas

9 / 19

El árbol de las firmas

Fotografía ganadora en la categoría: Photo Story

En la jungla montañosa de la Sierra de Vallejo, México, un jaguar afila sus garras al rascar un árbol, dejando un olor acre. Estas marcas son una clara advertencia para los demás, no se permite la entrada ilegal. Los jaguares machos pueden recorrer más de 130 kilómetros cuadrados: le hicieron falta ocho meses a este gato para regresar al lugar y refrescar sus marcas.

Nikon D3300 + Sigma 10–20mm lens;; 1/200 sec at f9; ISO 200; Home-made waterproof camera box; Two Nikon flashes + plexiglas tubes; Trailmaster infrared remote trigger

Foto: Alejandro Prieto / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Thomas P Peschak - Wildlife Photographer of the Year. Sed de sangre

10 / 19

Sed de sangre

Fotografía ganadora en la categoría:  Behaviours Birds

Mientras trabajaba en una historia sobre el cambio climático, Thomas había conseguido un raro permiso para aterrizar en la Isla Wolf, una parte remota de las Islas Galápagos. Trepando sobre rocas sueltas para llegar a esta meseta, divisó una escena extraña: era un pinzón de tierra de pico afilado picoteando en las plumas de vuelo de un piquero de Nazca. Con las escasas alternativas alimenticias, había recurrido a beber sangre para sobrevivir. Rodeada por acantilados empinados, sin agua permanente y poca lluvia, Wolf Island es un lugar difícil para vivir. Mientras que los piqueros pueden pescar en el océano, los pinzones se limitan a un escaso suministro de semillas e insectos. Para sobrevivir, beben la sangre de los piqueros de Nazca, un comportamiento que puede haber evolucionado a partir de la alimentación de parásitos en sus plumas.

Nikon D5 + 16–35mm f4 lens; 1/200 sec at f20; ISO 160; Profoto B1X 500 AirTTL flash

Foto: Thomas P Peschak / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Jan van der Greef - Wildlife Photographer of the Year. La visión

11 / 19

La visión

Fotografía ganadora en la categoría: black and White 

Desde el jardín de su hotel, Jan notó que cuando los colibríes giraban alrededor de las espigas de esta planta y cerraban sus colas por un momento, aparecia una hermosa cruz. Desde la posición baja de su silla de ruedas, tardó dos días y medio en obtener la toma perfecta, "sus movimientos rápidos simbolizan la libertad de nuestra imaginación", dice.

Endémico del Perú, el colibrí barbudo montañero pasa su día alimentándose de plantas dulces y ricas en néctar. A diferencia del colibrí, el llamativo y dramático lirio de antorcha que se ve aquí no es originario de la región, pero se ha convertido en una fuente de alimento popular para estos colibríes. Se sienten atraídos por el delicioso néctar de sus brillantes flores rojas y sus plumas.

Canon EOS-1D X Mark II + 500mm f4 lens; 1.4x III extender; 1/5000 sec at f5.6; ISO 4000; Gitzo tripod + Jobu gimbal head

Foto: Jan van der Greef / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Georgina Steytler - Wildlife Photographer of the Year. Mud-Rolling Mud-Dauber

12 / 19

Mud-Rolling Mud-Dauber

Fotografía ganadora en la categoría Behaviours Invertebrates

Georgina acudió temprano al pozo de agua para fotografiar aves, pero su atención se desvió a estas laboriosas avispas. Estaban ocupadas en la orilla del agua, enrollando el suave lodo en bolas y llevándolos a sus nidos cercanos. Para tener un buen ángulo, se tendió en el lodo, luego se concentró en una posible ruta de vuelo y comenzó a disparar continuamente.

Las avispas hembra de barro utilizan las bolas de barro para construir sus nidos. Al juntarlas esculpen cámaras dentro de las bolas en las que las hembras ponen sus huevos. Antes de cerrar cada una, las avispas insertan los cuerpos paralizados de las arañas tejedoras de orbes como alimento para sus larvas cuando eclosionan.

Canon EOS-1D X + 600mm f4 lens + 1.4x extender; 1/4000 sec at f8; ISO 1000

Foto: Georgina Steytler / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Marco Colombo - Wildlife Photographer of the Year. Caminos que se cruzan

13 / 19

Caminos que se cruzan

Fotografía ganadora en la categoría: Urban Wildlife

Cuando Marco condujo a través de la aldea, divisó un raro oso pardo de Marsican en la carretera. Inmediatamente, apagó el motor y las luces para no molestarlo, y observó cómo el oso cruzaba la calle. Con solo unos segundos de sobra, logró fotografiar a esta hembra a través del parabrisas antes de que se deslizara entre las sombras.

Los osos Marsican son una subespecie aislada y críticamente en peligro de extinción del oso pardo. Con su hábitat fragmentado y amenazado, a menudo entran en contacto con los humanos cuando asaltan huertos para prepararse para la hibernación invernal. Lamentablemente en ocasiones los humanos los envenenan como represalia.

Nikon D700 + 28–70mm lens at 70mm; 1/50 sec at f4; ISO 6400; MaGear harness

Foto: Marco Colombo / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Jen Guyton - Wildlife Photographer of the Year. Reliquia del desierto

14 / 19

Reliquia del desierto

Fotografía ganadora en la categoría: Plants and Fungi

Jen había caminado todo el día por el desierto de Namib buscando la planta perfecta para fotografiar antes de finalmente detectar a este sujeto de hojas irregulares. Adoptando un ángulo bajo y amplio, captó la arquitectura y los tonos vibrantes de la planta contra el paisaje justo cuando el sol se ponía. "Es como algo salido de un libro del Dr. Seuss", comenta Jen. La extraña y maravillosa planta de welwitschia puede vivir hasta 1.000 años. Al crecer desde la base, se compone de solo dos hojas de crecimiento lento que se arrastran sobre el desierto durante toda la vida útil de la planta. A medida que los siglos pasan factura, las hojas se deshilachan y se parten tomando la apariencia de múltiples hojas.


Canon EOS 7D + Sigma 10–20 mm f4–5.6 lente a 10 mm; 1/100 seg a f22; ISO 400; Venus Laowa flash; Trípode manfrotto

Foto: Jen Guyton / Wildlife Photographer of the Year 2018

La piscina helada

15 / 19

La piscina helada

Fotografía ganadora en la categoría: Creative Visions

DJI Phantom 4 Pro Plus + 8.8–24mm (35mm-format equiv) f2.8–11 lens; 1/120 sec at f4.5; ISO 100

Foto: Cristobal Serrano / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Michael Patrick O'Neill - Wildlife Photographer of the Year. Vuelo nocturno

16 / 19

Vuelo nocturno

Fotografía ganadora en la categoría: Under Water

Una noche, buceando en aguas profundas, Michael seguía a un pez volador. Durante el día, se mueven extraordinariamente rápido, pero durante la noche nadan lentamente justo debajo de la superficie. Intentó varios ajustes de obturador y flash, mientras hacía un seguimiento de su pequeño sujeto. "Quería crear una sensación de movimiento", dice. Al golpear rápidamente sus colas bifurcadas, los peces voladores como este juvenil se impulsan en el agua hasta que despegan en la superficie. Manteniendo rígidas sus aletas pectorales largas y puntiagudas, pueden deslizarse en el aire durante varios cientos de metros, lejos de los depredadores submarinos.

Nikon D4 + 60mm f2.8 lens; 1/8 sec at f16; ISO 500; Aquatica housing; Two Inon Z-220 strobes

Foto: Michael Patrick O’Neill / Wildlife Photographer of the Year 2018

Madre defensora

17 / 19

Madre defensora

Wildlife Photographer Portfolio Award

Javier encontró a este membrácido en la cocina del albergue forestal donde se alojaba. Intentó capturar la escena durante varios días, pero la lluvia constante fue un desafío. Finalmente, logró crear este retrato conmovedor de una madre que custodiaba a sus crías en la parte inferior de un tallo realzado por el brillo azul del cielo de fondo. La proyección espinosa en la espalda del membrácido se llama casco, y se utiliza para disuadir a los depredadores. Esta pequeña hembra, de alrededor de un centímetro de largo, torcerá su cuerpo para orientar su espina dorsal hacia cualquier atacante. Una vez que sus huevos eclosionen, se desarrollaran a lo largo de 5 etapas de ninfa antes de convertirse en adultos, durante las cuales la devota madre cuidará de su descendencia en todo momento.

Nikon D810 + 60mm f2.8 lens; 1/5 sec at f32; ISO 500; Quadralite Reporter flash; Sirui tripod + Uniqball head

 

Foto: Javier Aznar González de Rueda / Wildlife Photographer of the Year 2018

© David Herasimtschuk - Wildlife Photographer of the Year. La salamandra americana

18 / 19

La salamandra americana

Fotografía ganadora en la categoría: Behaviours Amphibians and Reptiles

Atrapada en las fauces de una salamandra del infierno hambrienta, las cosas no se veían bien para la serpiente de agua del norte. Pero cuando su atacante reposicionó su mordida, la serpiente se liberó y escapó. Las salamandras americanas son las más grandes de los EE. UU., y se encuentran entre las más amenazadas. Por lo general, cazan presas pequeñas, como cangrejos de río, insectos y huevos, por lo que una serpiente de agua del norte es una opción inesperada. Estos anfibios usan la succión para asegurar su presa antes de usar sus dientes, un método poco efectivo para someter a una serpiente que se retuerce.

Sony a7R II + 28mm f2 lens + Nauticam WWL-1 lens; 1/60 sec at f13; ISO 1250; Nauticam housing; Inon Z-240 strobe

 

David Herasimtschuk - Wildlife Photographer of the Year

Barrido de viento

19 / 19

Barrido de viento

Fotografía ganadora en la categoría: Earth´s Environment

En la cima de la duna, Orlando se enfrentó a un trío de elementos climáticos: un fuerte viento del noreste, un cálido sol de tarde y una densa niebla marina. Utilizando la cresta de arena afilada frente a él como punto focal, mantuvo el barrido de dunas a su derecha en el  foco, dejando el lejano paisaje costero escondido detrás de una cortina de niebla: un misterio. Una mezcla de niebla y sol no es inusual en la Costa de los Esqueletos. Los vientos frescos de la corriente de Benguela, una corriente oceánica que fluye hacia el norte, se mezclan con el clima árido del desierto de Namib para crear una espesa niebla. La humedad de esta niebla se derrama tierra adentro y es vital para la supervivencia de muchas plantas e insectos.

Canon EOS 5D Mark III + 70–200mm f2.8 lens at 110mm; 1/500 sec at f11; ISO 100

Foto: Orlando Fernandez Miranda / Wildlife Photographer of the Year 2018

© Marsel van Oosten - Wildlife Photographer of the Year

Las mejores fotos de naturaleza del Wildlife Photographer of the Year 2018

Desde hace más de medio siglo, el Museo de Historia Natural de Londres organiza el concurso Wildlife Photographer of the Year en el que se premia a los fotógrafos que mejor han sabido retratar el comportamiento animal y plasmar la diversidad de la naturaleza. Las imágenes presentadas en este concurso transmiten la belleza de la naturaleza en su estado más puro, pero también conciencian sobre el respeto a la vida natural y fomentan el conocimiento del medio ambiente. Así pues no es solo un concurso, sino un verdadero altavoz para denunciar las amenazas que acechan el planeta.

Los fotógrafos españoles del concurso Wildlife Photographer of the Year 2018

Más información

Las mejores fotos de Naturaleza

17

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?