Hallan restos de vida en un lago subglacial de la Antártida

"No esperábamos encontrar formas de vida superiores en el lago subglacial Mercer", comenta David Harwood a National Geographic España

1 / 7

1 / 7

Perforadora de agua caliente

Foto: Kathy Kasic - SALSA team

2 / 7

Vista aérea de la zona de perforación

Foto: Billy Collins - SALSA team

3 / 7

Agujero de perforación

Foto: Billy Collins - SALSA team

4 / 7

A 100 metros de profundidad

Foto: Kathy Kasic - SALSA team

5 / 7

Hielo basal

Foto: Bob Zook and John Winans - SALSA team

6 / 7

Agua del lago y sedimentos asociados congelados bajo la capa de hielo

Foto: Bob Zook and John Winans - SALSA team

7 / 7

Sedimento en el fondo del lago Mercer

Foto: Bob Zook and John Winans - SALSA team

lagomercer2

Hallan restos de vida en un lago subglacial de la Antártida

La perforación, hace unos años, del lago Whillans, un lago subglacial de la Antártida, permitió identificar 4.000 tipos de bacterias y virus. Una segunda perforación con el mismo taladro, en esta ocasión en el lago subglacial Mercer, ha permitido obtener unas muestras que contenían pequeños fragmentos de crustáceos y un tardígrado, conservados a un kilómetro por debajo de la superficie de la capa de hielo: el caparazón descolorido de un crustáceo parecido a una gamba con las patas aún unidas; otro fragmento del caparazón de un crustáceo con más colorido y con pelillos delicados; y un microscópico tardígrado de ocho patas.

"Teníamos previsto identificar bacterias, virus y otros procariontes que vivieran en un entorno tan extremo, pero no esperábamos encontrar formas de vida superiores en el lago subglacial Mercer, que es casi el doble de grande que Manhattan", comenta David Harwood, de la Universidad de Nebraska-Lincoln (Estados Unidos), a National Geographic España. El hallazgo, realizado por la expedición SALSA (Subglacial Antarctic Lakes Scientific Access) con finanaciación de la Fundación Nacional para la Ciencia, fue anunciado el 18 de enero en Nature.

Hay 3,6 millones más de pingüinos en la Antártida de lo que se pensaba

Más información

Hay 3,6 millones más de pingüinos en la Antártida de lo que se pensaba

6

Fotografías

"El hielo que hay sobre el lago subglacial Mercer corresponde a la capa de hielo de la Antártida Occidental, de gran envergadura. No sabemos cuándo fue la última vez que se retiró el hielo, esa es una de las cuestiones que estamos tratando de resolver. El lago está debajo del hielo y en una región que está por debajo del nivel del mar, por lo que, si se retirase la capa de hielo, se inundaría con el agua del mar. Tenemos evidencias de que la capa de hielo se retiró repetidamente durante el Mioceno y el Plioceno, en tiempos pasados de CO2 atmosférico como hoy", afirma Harwood, integrante de la expedición SALSA.

"Los crustáceos y el tardígrado puede que vivieran en otras zonas, el hielo los transportó a la zona del lago y, por medio del deshielo, acabaron depositándose en el mismo, o puede que en el pasado vivieran en lagos subglaciares similares. Queremos investigar si los animales de estos cadáveres vivieron en el lago en el pasado o si todavía lo hacen hoy", concluye.

Por qué importa tanto el calentamiento de la Antártida

Más información

La antártida, cada vez más cálida

13

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?