Una ballena sin dientes ni barbas

Hallado un fósil de ´Maiabalaena´ una especie que representa una etapa intermedia entre las ballenas modernas filtradoras y sus ancestros dentados

1 / 5

1 / 5

Reconstrucción artística Maiabalaena

Esta ilustración muestra una reconstrucción artística de una madre y una cría de Maiabalaena nesbittae especie cuyo fósil ha sido hallado en la costa de Oregon y que pobló los océanos durante el Oligoceno, hace aproximadamente 33 millones de años.

Foto: Alex Boersma

2 / 5

Ballena jorobada

Esta imagen de una ballena jorobada muestra a la perfección sus barbas, la estructura suave y con forma de peina en la parte superior de la boca de las ballenas que les permite atrapar presas en su boca. Cuando las ballenas evolucionaron por primera vez, usaron los dientes para masticar su comida, al igual que sus antepasados ​​terrestres. Con el paso del tiempo, muchos descendientes de estas primeras ballenas continuaron masticando su comida, heredando este rasgo de sus predecesores. Pero a medida que los océanos a su alrededor cambiaron y los animales evolucionaron, surgieron estrategias de alimentación completamente nuevas, incluida la alimentación por filtración mediante barbas.

Foto: Ari S. Friedlaender / University of California, Santa Cruz under NOAA permit

3 / 5

Cráneo y mandíbula superior de Maiabalaena nesbittae

Las ballenas fueron los primeros mamíferos en evolucionar, y ningún otro mamífero posee una estructura anatómica ni remotamente similar a las barbas de estas. Lamentablemente para los científicos la barba de las ballenas es más parecida en composición química al cabello o las uñas, que al hueso, por lo que no se conserva bien. Rara vez se encuentra en el registro fósil, dejando a los paleontólogos sin evidencia directa de su pasado u orígenes.

Foto: Smithsonian

4 / 5

Elementos craneales de Maiabalaena nesbitae

Si bien Maiabalaena no habría podido masticar o filtrar la comida, las uniones musculares en los huesos de su garganta indican que probablemente tenía unas mejillas fuertes y una lengua retráctil. Estos rasgos le habrían permitido succionar agua con su boca, capturando peces y calamares pequeños en el proceso. Esta capacidad de succión alimentaría habría hecho que los dientes, cuyo desarrollo requiere mucha energía para crecer, fueran innecesarios, lo que habría propiciado la evolución de las barbas entre unos 5 y 7 millones de años más tarde.

Foto: Carlos Mauricio Peredo et al.

5 / 5

Carlos Peredo

Peredo considera que estudiar la evolución de las ballenas es clave para comprender su supervivencia en unos océanos que cambian rápidamente en la actualidad. Al igual que la aparición de las barbas, la pérdida de dientes en las ballenas es una prueba de adaptabilidad, lo que sugiere que las ballenas podrían adaptarse a los desafíos planteados en el océano en la actualidad. Aún así, advierte Peredo, el cambio evolutivo puede ser lento para las ballenas más grandes, que tienen una vida muy larga y tardan mucho tiempo en reproducirse.

Foto: Smithsonian

Reconstrucción artística Maiabalaena

Una ballena sin dientes ni barbas

Un estudio titulado Tooth Loss Precedes the Origin of Baleen in Whales y publicado recientemente en la revista Current Biology describe una ballena fósil de 33 millones de años llamada Maiabalaena, cuyo nombre significa "ballena madre".

El linaje de las ballenas barbadas tiene al menos 27,5 millones de años

Más información

Los fósiles de una ballena barbada prehistórica

5

Fotografías

El antiguo fósil hallado en Oregon es tremendamente especial porque corresponde con una ballena que no tenía ni dientes ni barbas. El nuevo espécimen se remonta a la frontera Eoceno-Oligoceno. Los investigadores afirman que este período de tiempo representó un momento crítico para las ballenas, cuando grandes transformaciones geológicas en la Tierra estimularon cambios importantes en la alimentación de numerosas especies.

"Maiabalaena representa una etapa intermedia sorprendente entre las ballenas modernas que se alimentan por filtración y sus ancestros con dientes", dice Carlos Mauricio Peredo, de la Universidad George Mason y el Museo Nacional de Historia Natural.

Maiabalaena carecía de dientes: se trata de la ballena sin dientes más antigua conocida por la ciencia

Maiabalaena se alimentaba por succión, por lo que los hallazgos sugieren que las ballenas primitivas perdieron sus dientes antes de que se produjera el origen evolutivo de sus caracteristicas barbas en forma de peine, las cuales funcionan de manera muy parecida a un colador, y que permite a las ballenas modernas filtrar grandes volúmenes de agua para capturar a miles de pequeñas que le permitan obtener la energía necesaria para hacer funcionar sus titánicos cuerpos.

Grandes incógnitas de la evolución

"La alimentación por filtración en ballenas mediante las barbas representa una innovación sin precedentes entre otros mamíferos, y su origen ha sido una pregunta que ha suscitado el debate entre expertos desde la época de Charles Darwin", comenta Peredo, comparándola con la transición de escamas a plumas que se produjo en los dinosaurios o la aletas a extremidades en tetrapodos .

De dinosaurios a aves: la evolución de las plumas

Más información

De dinosaurios a aves

23

Fotografías

Con 33 millones de años, Maiabalaena se remonta a un período de cambio geológico masivo. Además, la edad y la ubicación geográfica del hallazgo de Maiabalaena sugirieron a Peredo y su equipo nueva información sobre la evolución de las ballenas.

Su primera sorpresa fue el descubrimiento de que Maiabalaena carecía de dientes, por lo que es la ballena sin dientes más antigua conocida por la ciencia. Sin embargo, la verdadera sorpresa llegó cuando se dieron cuenta de que el espécimen fosilizado tampoco mostraba evidencia alguna de barbas. Según sus observaciones los hallazgos sugieren que las ballenas perdieron los dientes primero y fue tiempo más tarde cuando desarrollaron los peines filtradores de sus barbas.

El valle de las ballenas

Más información

El valle de las ballenas

16

Fotografías

Los investigadores también especulan, basándose en la anatomía de la cavidad oral y los huesos en la garganta de Maiabalaena, que estas ballenas eran aparentemente eficaces alimentándose por succión, aún sin las ventajas que ofrecen los dientes y las barbas. Los hallazgos se suman a la evidencia que sugiere que la pérdida de dientes y el origen de las barbas son eventos evolutivos separados. También ayudan a moldear la comprensión de los científicos sobre el origen evolutivo de las barbas, que siguen siendo una de las estructuras más enigmáticas y únicas de los mamíferos.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?