3 nuevas especies de peces que viven en lo más profundo del océano Pacífico

Las tres nuevas espcies de peces babosos han sido registradas con cámaras a más de 6.000 metros de profundidad en la fosa de Atacama; los peces son tan frágiles que se deshacen si son llevados a la superficie

1 / 8
fosadeatacama1. Un pez baboso y varios crustáceos devorando el cebo

1 / 8

Un pez baboso y varios crustáceos devorando el cebo

Foto: Newcastle University

fosadeatacama2. Peces babosos junto al cebo ya devorado

2 / 8

Peces babosos junto al cebo ya devorado

Foto: Newcastle University

fosadeatacama3. De izquierda a derecha: el pez baboso morado, el rosa y el azul

3 / 8

De izquierda a derecha: el pez baboso morado, el rosa y el azul

Foto: Newcastle University

fosadeatacama4. Tomografía computarizada de un pez baboso de la fosa de Atacama

4 / 8

Tomografía computarizada de un pez baboso de la fosa de Atacama

Imagen: Newcastle University / Natural History Museum, London

fosadeatacama5. Especies que habitan en el lecho marino

5 / 8

Especies que habitan en el lecho marino

Foto: Newcastle University

fosadeatacama6. Peces y crustáceos de las profundidades del océano Pacífico

6 / 8

Peces y crustáceos de las profundidades del océano Pacífico

Foto: Newcastle University

fosadeatacama7. Peces babosos y crustáceos

7 / 8

Peces babosos y crustáceos

Foto: Newcastle University

fosadeatacama8. Crustáceo de patas largas como una araña y varios peces

8 / 8

Crustáceo de patas largas como una araña y varios peces

Foto: Newcastle University

fosadeatacama8

3 nuevas especies de peces que viven en lo más profundo del océano Pacífico

Una zona oceánica relativamente prístina de la Tierra: la fosa de Perú-Chile o fosa de Atacama, que corre a lo largo de la costa oeste de Sudamérica, de casi 6.000 kilómetros de longitud y que, en Richard's Deep, supera ligeramente los 8.000 metros de profundidad. En la fosa de Atacama se produce el choque entre la placa tectónica de Nazca (oceánica) y la Sudamericana (continental); su volumen es casi el mismo que el de la vecina cordillera de los Andes. Tres nuevas especies de peces babosos, de la familia Liparidae, han sido descubiertos en la zona hadal (por debajo de los 6.000 metros de profundidad) de la fosa de Atacama, según reveló la Universidad de Newcastle en un comunicado que difundió el pasado lunes.

Descubierto un tiburón omnívoro

Más información

Un tiburón que no come solo pescado

2

Fotografías

Los peces babosos se llaman así por su aspecto gelatinoso y grasiento; tienen el cuerpo alargado y no tienen escamas. Las nuevas especies aún no han sido descritas científicamente, de momento se conocen como el pez baboso rosa, el azul y el morado. Lo increíble de estos peces, aparte de su apariencia translúcida, es que viven en el fondo del océano Pacífico, donde no tienen competidores ni depredadores. "Se adaptan perfectamente a la presión extrema de las profundidades gracias a su estructura gelatinosa, de hecho las estructuras más duras de sus cuerpos son los huesos del oído interno, que les dan equilibrio, y los dientes. Sin la presión extrema y el frío que soportan sus cuerpos son extremadamente frágiles y se deshacen rápidamente cuando son llevados a la superficie", dice Thomas Linley, de la Universidad de Newcastle y del equipo de 40 científicos de 17 naciones que realizado el hallazgo en la fosa de Atacama.

¿Cómo han sido descubiertas las nuevas especies?

Con un sistema de sumersión pionero, equipado con trampas y cámaras HD que han registrado más de 100 horas de vídeo y 11.000 fotografías en el lecho marino. Se pueden necesitar cuatro horas para que el artefacto se sumerja hasta el fondo y, después de esperar entre 12 y 24 horas adicionales, los investigadores envían una señal acústica a la trampa, que libera los pesos, por lo que el artefacto asciende a la superficie por medio de la flotación. "Estamos muy seguros de que las especies son nuevas, pues no hay buenos registros a esas profundidades y, además, los peces babosos se encontraban hasta ahora en un rango de profundidad muy reducido", explica Alan Jamieson, investigador principal de la expedición, también de la Universidad de Newcastle, a National Geographic España.

El pionero artefacto se ha sumergido hasta los 8.000 metros de profundidad en Richard's Deep

Los científicos también han detectado crustáceos isópodos de la familia Munnopsidae, con las patas largas y el cuerpo del tamaño de una mano adulta. "Las imágenes son increíbles porque los vemos vivos, actuando en su entorno natural, y no dañados como los capturan habitualmente mediante la pesca de arrastre. Los isópodos son tan diversos que estoy convencido de que también hay una alta probabilidad de que sean especies nuevas", añade. "La fosa de Atacama puede ser considerada prístina, pero sólo en lo relativo a los sistemas costeros, pues cada vez es más evidente que incluso las especies de aguas profundas de todo el mundo están contaminadas por la polución y el plástico; triste pero cierto", señala.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?