Los 10 desafíos a los que se enfrentan los Pirineos

El Cambio Climático está afectando enormemente a esta "bioregión" única. 100 científicos coinciden en que estos son los 10 desafíos más importantes a los que se enfrenta esta cadena montañosa que separa España y Francia

1 / 10
1. Preparar a la población para afrontar los extremos climáticos. 1. Fenómenos extremos climáticos

1 / 10

1. Fenómenos extremos climáticos

A lo largo de este siglo aumentarán los fenómenos climáticos extremos: lluvias torrenciales, sequías severas, olas de calor y de frío. Si bien las zonas de montaña como los Pirineos, más frescas y menos pobladas, se han visto menos afectadas hasta la fecha, es probable que las canículas tengan una mayor incidencia en el futuro. Esto no sólo podría afectar a la salud de sus habitantes sino que también podría incidir potencialmente en el sector energético (picos de demanda para refrigeración), en el agropastoralismo de montaña (calidad y productividad de los pastos)  en el estado de salud de los ecosistemas más sensibles e incluso en el turismo.

Foto: Gtres

2. Aumentar la seguridad frente a los riesgos naturales. 2. Seguridad frente a los riesgos naturales

2 / 10

2. Seguridad frente a los riesgos naturales

El régimen de las precipitaciones ha sufrido cambios en las últimas décadas, traduciéndose en un incremento de las precipitaciones intensas y de las sequías. El posible incremento futuro de lluvias especialmente intensas, unido al anticipo del deshielo primaveral podría incidir en un incremento del riesgo de inundaciones, avenidas y deslizamientos de tierra, sobre todo a finales de la estación invernal y comienzos de la primavera.

Foto: Gtres

3. Acompañar a los actores del territorio frente a la escasez hídrica y las sequías. 3. Escasez hídrica y sequía

3 / 10

3. Escasez hídrica y sequía

Los principales modelos climáticos prevén un aumento en la intensidad y frecuencia de las sequías en las próximas décadas, lo que probablemente incida sobre los recursos hídricos. Así, se han detectado descensos significativos de los caudales anuales y estacionales en las cuencas del Ebro y de la Garona. Por otra parte, la recarga y descarga futura de los acuíferos podría disminuir de manera sensible. Estos fenómenos afectarían lógicamente a la disponibilidad de recursos hídricos superficiales y subterráneos, así como a su calidaD;  y causando impactos en la agricultura y el agropastoreo, en la producción hidroeléctrica, en el desarrollo del turismo y en la salud de los ecosistemas.

Foto: Javier Sigró / SINC

4. Garantizar la calidad de las aguas superficiales y subterráneas. 4. Calidad del agua superficial y subterránea

4 / 10

4. Calidad del agua superficial y subterránea

El cambio climático y los cambios en los usos del suelo han afectado, y se prevé que afecten en un futuro, a los caudales de los ríos pirenaicos y a la calidad de las aguas. Las sequías y los períodos de estiaje reducen el factor de dilución de los contaminantes que llegan a los ríos, dando lugar a un aumento en la concentración de contaminantes y al consecuente empeoramiento de la calidad del agua. Por otro lado, las inundaciones promueven el arrastre y la removilización de contaminantes retenidos en los sedimentos. El incremento de las temperaturas, en sinergia con la mayor concentración de contaminantes, a menudo altera los procesos químicos y biológicos.

Foto: AgePhotostock

5. Mantener el atractivo turístico de los Pirineos. 5. Atractivo turístico de los Pirineos

5 / 10

5. Atractivo turístico de los Pirineos

El cambio climático podría ser decisivo en la determinación de las condiciones necesarias para la práctica de ciertas actividades turísticas en los Pirineos. En particular, la mayor variabilidad en el espesor y duración de la cubierta de nieve podrían suponer un desafío para las estaciones de esquí alpino, que deberán adaptarse para mantener operativas las estaciones y asegurar la sostenibilidad de su actividad.

Foto: AgePhotostock

6.Hacer frente a los cambios en la productividad y calidad de los cultivos y aprovechar las oportunidades emergentes. 6. Productividad y calidad de los cultivos

6 / 10

6. Productividad y calidad de los cultivos

La disminución del período de heladas y el incremento de las temperaturas medias podría favorecer la expansión de cultivos no habituales en los Pirineos, como los cultivos de ámbito mediterráneo o los de origen subtropical. En cambio, otros cultivos principalmente de secano podrían ver restringida su área de distribución potencial.

Foto: AgePhotostock

7. Prever cambios irreversibles del paisaje. 7. Cambios irreversibles en el paisaje

7 / 10

7. Cambios irreversibles en el paisaje

El cambio climático está acelerando el proceso de degradación de algunos paisajes iconográficos como los glaciares, los lagos o las turberas de alta montaña. Esto y otros cambios ambientales como los cambios en la distribución de algunas especies de animales, bosques y vegetación alpina, a menudo actúan en sinergia con la acción humana como los cambios en los usos del suelo, generando alteraciones a menudo irreversibles en los paisajes típicamente pirenaicos.

Foto: AgePhotostock

8. Pérdida de biodiversidad y cambios en los ecosistemas. 8. Pérdida de biodiversidad y cambios en ecosistemas

8 / 10

8. Pérdida de biodiversidad y cambios en ecosistemas

Los ecosistemas pirenaicos, caracterizados por una alta riqueza de especies endémicas con estrechos rangos de distribución, requisitos específicos de hábitat y capacidades limitadas de dispersión, son particularmente vulnerables a las variaciones de las condiciones climáticas. El cambio climático favorece la pérdida de biodiversidad y la extinción de especies a través de cambios en la fisiología y fenología de plantas y animales, cambios en la duración de la temporada de crecimiento, en la distribución de las poblaciones y el incremento del riesgo de diseminación de especies exóticas. La acción combinada de los impactos antrópicos y los impactos del cambio climático puede ocasionar la modificación de algunos procesos ecológicos clave en los ecosistemas de alta montaña, lo que podría limitar su capacidad para proveer bienes y servicios además de comprometer su propia supervivencia a largo plazo

Foto: Gtres

9. Cambios en la oferta y demanda energética

9 / 10

9. Cambios en la oferta y demanda energética

El aumento de la variabilidad en la distribución espacial y temporal de las precipitaciones, la reducción del caudal de los ríos y los cambios en el calendario del deshielo, podrían incidir de manera negativa en la capacidad de producción hidroeléctrica en los Pirineos. Respecto a la demanda, el aumento de las temperaturas podría reducir la demanda de energía para calefacción en invierno y otoño. Sin embargo, es previsible un aumento significativo de la demanda energética media estival y demandas pico, en respuesta a las necesidades crecientes de energía para aclimatación de las viviendas, a causa de los veranos cada vez más cálidos y de las olas de calor más frecuentes e intensas.

Foto: AgePhotostock

10 Difusión de enfermedades, plagas y especies invasoras. 10. Enfermedades, plagas y especies invasoras

10 / 10

10. Enfermedades, plagas y especies invasoras

Las interacciones entre las plantas y sus enemigos naturales están influenciadas por las condiciones ambientales y, en gran medida, por las temperaturas. La eventual modificación de las áreas de distribución de algunos cultivos y la mayor susceptibilidad de estos a causa del estrés climático pueden generar cambios en los patrones de distribución y difusión de las enfermedades más comunes, así como un mayor riesgo de expansión de enfermedades emergentes y raras hasta la fecha. Por otro lado, el cambio climático podría fomentar el establecimiento de nuevas especies exóticas en los Pirineos, facilitando su transporte y posterior asentamiento a través del establecimiento de condiciones climáticas favorables para su desarrollo

Foto: Gtres

8. Pérdida de biodiversidad y cambios en los ecosistemas

Los 10 desafíos a los que se enfrentan los Pirineos

Para quien no lo conozca, el Observatorio Pirenaico del Cambio Climático -OPCC- es la iniciativa de cooperación transfronteriza llevada a cabo por la Comunidad de Trabajo de los Pirineos -CTP- en materia de cambio climático. El Observatorio tiene como finalidad comprender mejor el fenómeno del cambio climático y realizar el seguimiento de sus impactos en el territorio.

En los Pirineos entre 1959 y 2010 la temperatura ha incrementado 1,2 ºC de media. Las precipitaciones han disminuido cerca de un 2,5 % al año

Con este objetivo, recientemente el observatorio ha sacado a la luz el informe titulado El cambio climático en los Pirineos: impactos, vulnerabilidades y adaptación en él que han participado alrededor de 100 científicos y expertos de referencia provenientes de ambas vertientes de los Pirineos.

Como no podía ser de otra manera, en este se concibe los Pirineos como una única “bioregión” que no entiende de límites administrativos y cuyos sistemas socioeconómicos y biofísicos presentan una especial vulnerabilidad al cambio climático. Las evidencias científicas recogidas en el mismo ponen de manifiesto, así como se ha demostrado en otros estudios paralelos, que las zonas de montaña son más proclives y vulnerables a sufrir las consecuencias del calentamiento global.

La ira del cambio climático apunta a los Pirineos

Más información

La ira del cambio climático apunta a los Pirineos



En concreto y para los Pirineos ya se están observando impactos en todos los sectores naturales y socioeconómicos. Por citar algunos ejemplos pueden destacarse la desaparición acelerada de ecosistemas especialmente sensibles o elementos iconográficos como los glaciares. Otros grandes problemas son la alteración del ciclo hidrológico o la de los ciclos de vida de muchas especies, entre ellas algunas endémicas.

También la incidencia del cambio climático se ha traducido en un incremento de los riesgos naturales; o en el detrimento de las actividades ligadas al turismo y agricultura. Además, el cambio climático se posiciona como un factor de estrés añadido que agrava los problemas ya conocidos en el territorio pirenaico como la despoblación, los cambio de usos del suelo o la falta de relevo generacional en el sector primario.

El 50% de los glaciares pirenaicos ha desaparecido en los últimos 35 años

Así como se destaca en su informe, desde la CTP se entiende la lucha contra el cambio climático y la adaptación a sus impactos como una oportunidad para abordar los desafíos de los Pirineos que son a la vez desafíos globales, contribuyendo a su vez, a la consecución del Objetivo 13: Acción por el Clima, del Programa para Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. En esta galería fotográfica abordamos los 10 principales desafíos a los que se enfrentan los Pirineos.

España: el desierto que avanza

Más información

España: el desierto que avanza

8

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?