A dos latidos por minuto

Por primera vez, investigadores han medido la frecuencia cardíaca del mamífero más grande del mundo, una ballena azul, en la naturaleza. Y los resultados son tan extremos como el propio animal

Balaenoptera musculus

Balaenoptera musculus

Foto: iStock

Debido a sus extremas proporciones, desde hace mucho tiempo, la biología de la ballena azul -Balaenoptera musculus- ha fascinado a los fisiólogos. Y es que a pesar de las altas demandas energéticas que exige un cuerpo de tan magnánimas dimensiones, estos animales cuentan con unas tasas metabólicas muy bajas, las cuales, en parte, ahora creen los científicos que podrían estar motivadas por las bajas frecuencias cardíacas apreciables en estos gigantes de los océanos.

Así. por primera vez los investigadores han medido la frecuencia cardíaca del mamífero más grande del mundo en la naturaleza, y los datos han resultado extremos. Los resultados recogidos en el artículo titulado Extreme bradycardia and tachycardia in the world’s largest animal han sido publicados recientemente en PNAS.

El narval, unicornio del Renacimiento

Más información

El narval, unicornio del Renacimiento

De este modo, un equipo de la Universidad de Standford liderado biólogo de la Estación Marina de Hopkins J. A. Goldbogen conectó con ventosas varios monitores de frecuencia cardíaca a una ballena azul durante su actividad alimenticia, cuando el coloso se lanzaba con la boca abierta a través de los bancos de krill de los que se alimenta. "En nuestro estudio utilizamos una etiqueta de registro de profundidad de electrocardiograma -ECG- para medir las frecuencias cardíacas de las ballenas azules durante las inmersiones de alimentación de hasta 184 metros y hasta durante 16 minutos y medio" explica Goldbogen.

Después de grabar durante casi 9 horas, el equipo descubrió que la frecuencia cardíaca de la ballena se desplomó a tan solo 2 latidos por minuto a medida que se sumergía profundamente para luego dispararse nuevamente cuando la ballena reaparecía en superficie, alcanzando un máximo de 37 latidos por minuto.

Dos tiburones ballena se disputan la merienda

Más información

Dos tiburones ballena se disputan la merienda

El secreto de este gran capacidad de ahorro energético podría encontrarse en un corazón único y altamente adaptado. "Estas dinámicas de frecuencia cardíaca explican el diseño hemodinámico único en las ballenas rorcuales, que consiste en un arco aórtico elástico de gran diámetro y gran conformidad que permite que la aorta acomode la sangre expulsada por el corazón y mantenga el flujo sanguíneo durante las largas y variables pausas entre los latidos del corazón" explican los investigadores en el artículo, quienes se sorprenden a su vez, de una frecuencia cardíaca tan lenta dada la cantidad de energía que las ballenas gastan para alimentarse. Esta baja tasa probablemente permite a las ballenas redistribuir temporalmente el oxígeno a los músculos de todo el cuerpo a medida que se lanzan a por su alimento.

Compártelo