A las aves también les salen canas con la edad

Tener canas es absolutamente natural y, según parece, no es exclusivo de los humanos. Un grupo de investigadores ha seguido a diferentes aves desde su nacimiento hasta su etapa adulta demostrando que el proceso de encanecimiento puede afectar también a las plumas.

Chotacabras adulto con plumas leucísticas.

Chotacabras adulto con plumas leucísticas.

Foto: Carlos Camacho

Con el paso del tiempo, los efectos del envejecimiento pueden deteriorar el funcionamiento del cuerpo y modificar nuestra apariencia externa. En los mamíferos, el encanecimiento gradual del cabello es una de las manifestaciones más comunes del avance de la edad. Sin embargo, los cambios de la apariencia física en otros grupos de animales son menos evidentes para el ojo humano. Ahora, un estudio liderado por un equipo científico del CSIC ha demostrado que el proceso de encanecimiento también afecta al plumaje de las aves.

El estudio, publicado por la revista Scientific Reports y realizado en el Espacio Natural de Doñana, ha demostrado que las plumas de algunas aves como el chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis) se tornan blancas con el paso de los años, un leucismo que arroja luz sobre las causas de variación de la longevidad en las aves y el ser humano.

Medición de un ejemplar de chotacabras cuellirrojo

Medición de un ejemplar de chotacabras cuellirrojo

Foto: Ale Ochoa
Avistado un raro pingüino completamente blanco en las islas Galápagos

Más información

Avistado un extraño pingüino blanco

El leucismo, una particularidad genética más desconocida en las aves

El objetivo inicial del estudio era esclarecer las causas de la aparición de plumas completamente blancas por ausencia de melaninas, según ha explicado el autor principal del trabajo e investigador del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC), Carlos Camacho. “Este fenómeno, por el que aparecen zonas sin pigmentación en la piel, el pelaje o el plumaje de los animales, se conoce técnicamente como leucismo y sus causas obedecen tanto a factores genéticos como a traumas físicos y estrés ambiental”, ha subrayado.

Investigador examina el plumaje de un chotacabras.

Investigador examina el plumaje de un chotacabras.

Foto: Carlos Camacho

Los investigadores de la investigación llevada a cabo por el IPE-CSIC y la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) han destacado el interés de estudiar los fenómenos relacionados con el envejecimiento de las aves, ya que se comportan de forma diferente a los mamíferos. “Nuestros perros y gatos envejecen a ojos vista, pero ¿alguien ha podido reconocer a una cigüeña anciana en el campo?”, señala Juan José Negro, coautor del estudio e investigador de la (EBD-CSIC).

Los mamíferos envejecen a simple vista, pero ¿es posible reconocer a un ave anciana?

Más plumas blancas a partir de los 5 años

En los más de mil chotacabras que examinaron los investigadores, las primeras plumas blancas siempre aparecían después de la fase juvenil, y con mucha más frecuencia después de los cinco años, el equivalente a los 35 en los humanos. Al igual que con las canas, las plumas blancas aparecieron año tras año en aquellos individuos examinados repetidamente a lo largo de su vida.

Sin embargo, no todas las aves de mediana edad presentaban canas. Esta diferencia permitió a los investigadores verificar el efecto de la aparente falta de canas en el camuflaje y la supervivencia de los chotacabras. “Esto explica que el número de machos ‘canosos’ sea similar al de hembras pese a ser estas mucho más susceptibles a la depredación debido a la necesidad de incubar”, apunta Camacho.

Cambio en la frecuencia de leucismo según la edad

Cambio en la frecuencia de leucismo según la edad

Frecuencia de leucismo en los chotacabras cuellirrojos capturados por primera vez como juveniles entre los 0 y los 8 años de edad. Los números sobre las barras son el número de aves leucísticas en cada categoría de edad y el tamaño de las muestras entre paréntesis.

Foto: Scientific Reports

Doñana, un espacio natural con alta frecuencia de leucismo

La aparición de leucismos es relativamente frecuente en aves de ciudad, mientras que en zonas no urbanas su frecuencia rara vez supera el 1%. Sin embargo, esta cifra asciende al 3% en los chotacabras de Doñana, lo que supone una de las tasas más altas del mundo para aves silvestres fuera de espacios urbanos.

“Desconocemos las causas exactas de esta elevada prevalencia, aunque quizás podría relacionarse con la exposición a pesticidas en las inmediaciones de las zonas agrícolas adonde acuden los chotacabras para alimentarse”, explica Juan José Negro.

Puesta en libertad de un chotacabras cuellirrojo tras su manipulación

Puesta en libertad de un chotacabras cuellirrojo tras su manipulación

Foto: Tim Blackburn

Las aves son fértiles y pueden reproducirse hasta el final de sus vidas sin signos visibles de envejecimiento, aunque como muestra este estudio, sus plumas pueden proporcionar algunas pistas. El leucismo es una ventana al proceso de envejecimiento de las aves que podría revelar las razones de las diferencias en la longevidad entre las aves y nosotros.

El Cambio Climático está modificando el cuerpo de las aves

Más información

El Cambio Climático está modificando el cuerpo de las aves

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!