No lo usaste hace 9 meses, no lo uses tampoco ahora

9 formas de evitar el plástico con la llegada de un bebé

Un niño puede llegar a utilizar hasta 6.000 pañales a lo largo de su infancia, y estos productos pueden llegar a tardar hasta 500 años en degradarse, lo que supone un peligro para la sostenibilidad del planeta. Muchos padres buscan ya alternativas al plástico para evitar la contaminación y evitar exponer a sus hijos a ciertos productos potencialmente nocivos. Además de reutilizar algunos artículos de otros bebés, eliminar estos materiales del día a día es posible gracias a las alternativas sostenibles que existen actualmente en el mercado. Te mostramos algunas de ellas: 

Los juguetes de madera son una alternativa muy común para reducir el uso de plástico con bebés.

Los juguetes de madera son una alternativa muy común para reducir el uso de plástico con bebés.

Foto: iStock

1.- Chupetes

Actualmente existen varias alternativas a los chupetes de plástico. A la hora de comprar uno nuevo, mejor que sea ergonómico y 100% de silicona de platino, de látex natural o de caucho.

2.- Biberones

Utilizado a diario, los biberones de plástico son fácilmente sustituibles por sus alternativas en cristal o acero inoxidable. Para evitar que se rompa el cristal si cae al suelo, se puede incluir una funda protectora de silicona a la botellita.

3.- Pañales

A lo largo de su vida un niño utiliza entre 4.500 y 6.000 pañales, así que una alternativa sostenible no solo ayuda al planeta sino que puede suponer un importante ahorro económico. La alternativa más sostenible a los pañales normales, que pueden tardar hasta cinco siglos en descomponerse, son los reutilizables de tela. Evidentemente son más incómodos y al lavar los pañales de tela se gasta una gran cantidad de agua, por ello el uso de esta alternativa debe ir de la mano de un uso responsable de la lavadora.

4.- Potitos

Nada más saludable y sostenible que hacer los purés de los más pequeños en casa con verduras y frutas frescas. Una vez cocinado, se puede guardar en un tarro de cristal o de acero inoxidable para transportarlo hasta su consumo. Otra alternativa es comprar los potitos en tarro de cristal en vez de plástico.

5.- Vajillas y cubiertos

Para esa primera vajilla infantil se suele optar por platos, cubiertos y vasos de plástico. Sin embargo, existen alternativas sostenibles en el mercado que ayudan a reducir el consumo de este material. Las más habituales son aquellas de madera, bambú o acero inoxidable, pues son igual de resistentes que las de plástico y no suponen una amenaza para el planeta.

6.- Tuppers

Estos envases para transportar alimentos se pueden sustituir por alternativas más sostenibles, como aquellos de cristal o de acero inoxidable. De hecho incluso son incluso más resistentes que sus hermanos de plástico.

7.- Cambiador

Útil, práctico, pero muy contaminante. Los cambiadores de plástico acaban en la basura una vez que el bebé deja de utilizarlos, aumentando los residuos de productos que no se pueden reciclar. En este caso la alternativa más ecológica es el cambiador de tela lavable, pues se puede limpiar fácilmente en la lavadora y no supone ninguna amenaza para el medio ambiente.

8.- Toallitas húmedas

Uno de los productos que más consumen los padres son las toallitas de limpieza. Estas suponen un desafío medioambiental porque no son reciclables y acaban incrementando notablemente la cantidad de residuos que se generan en el día a día. La alternativa más sostenible son las toallitas lavables de tela. Simplemente se deben humedecer ligeramente para cumplir la misma misión que aquellas desechable, pero sin poner en riesgo el medio ambiente.

9.- Juguetes

Los juguetes ecológicos existen y son igual de divertidos que los fabricados con plásticos. La madera o el cartón son los materiales alternativos más utilizados, aunque también abundan aquellos creados a partir de plásticos reciclados. De hecho, algunos juguetes incluyen hasta placas solares de cara a concienciar a los más pequeños sobre la importancia de las energías renovables, además de eliminar un elemento altamente contaminante: las pilas. Otra alternativa sostenible a los juguetes de plástico es fabricarlos en casa. Poca gente se lo plantea, pero puzzles, sonajeros, cuentos, etcétera pueden fabricarse en casa.

Paula González es periodista y se ha especializado en sostenibilidad y movimiento slow. Divulga sus experiencias a través del blog Efecto Green.

9 alternativas sin plástico para cuidar las mascotas

Más información

9 alternativas sin plástico para cuidar las mascotas

Compártelo