10 curiosidades sobre los osos polares

Estos grandes depredadores son los carnívoros terrestres más grandes que existen, además de uno de los pocos mamíferos de gran tamaño que han podido adaptarse bien a la vida en el hielo. ¿Quieres saber por qué? Te explicamos esta y otras curiosidades:

1 / 10
Están clasificados como mamíferos marinos

1 / 10

Están clasificados como mamíferos marinos

Dado que pasan la mayor parte de su vida en el hielo marino del Océano Ártico y dependen del océano para su alimentación y hábitat, los osos polares son la única especie de oso que se considera mamífero marino.
 

Foto: Istock

La piel del oso polar es negra, no blanca

2 / 10

La piel del oso polar es negra, no blanca

Debajo de todo ese grueso pelaje, los osos polares tienen una piel negra como el azabache. Su pelaje también es translúcido, y solo parece blanco porque refleja la luz visible. Si arrancásemos un mechón de pelo de un oso polar descubriremos que en realidad es transparente y hueco. Cada pelo actúa como una cámara de aire que almacena el calor y le da esa apariencia blanquecina.

Foto: Istock

 Es una especie vulnerable

3 / 10

Es una especie vulnerable

Aunque es difícil conocer sus poblaciones exactas, los científicos estiman que la mayoría está en declive. Actualmente, la UICN lo califica al oso polar como especie “vulnerable” con una población estimada de unos 26.000 ejemplares.

 

Foto: Istock

Es una especie poco prolífica

4 / 10

Es una especie poco prolífica

De promedio solo tienen dos crías, que nacen entre los meses de noviembre y febrero.  Pasarán cinco meses junto a las madres, aprendiendo a localizar comida y a resguardarse de los machos adultos.

Foto: Istock

El cambio climático no es su única amenaza

5 / 10

El cambio climático no es su única amenaza

Aunque el cambio climático sigue siendo la mayor amenaza para la supervivencia del oso polar, el aumento de las temperaturas no es su único problema. La industria del petróleo y el gas está volviendo sus ojos hacia el Ártico, y con ello llegan los riesgos potenciales de destrucción del hábitat por los trabajos de exploración petrolífera. El contacto con los vertidos de petróleo puede reducir el efecto aislante de la piel de los osos, lo que les obliga a utilizar más energía para calentarse. Además, pueden envenenarse si lo ingieren. También están expuestos a sustancias químicas tóxicas, como los pesticidas, a través de sus presas, lo que puede afectar al funcionamiento biológico y su capacidad de reproducción. 

Foto: Istock

Puede nadar sin parar durante días

6 / 10

Puede nadar sin parar durante días

En el agua el oso polar puede alcanzar velocidades de hasta 10 kilómetros por hora. Además, pueden recorrer largas distancias y nadar durante mucho tiempo. Sus grandes patas están especialmente adaptadas para nadar, y las utilizan para remar por el agua mientras mantienen sus patas traseras planas como un timón.

Foto: Istock

 Puede pesar hasta 800 kilos

7 / 10

Puede pesar hasta 800 kilos

Un macho adulto de oso polar puede alcanzar los 800 kilos de peso y medir entre 2 y 2,5 metros de largo.

 

Foto: Istock

Son capaces de oler presas a un kilómetro de distancia

8 / 10

Son capaces de oler presas a un kilómetro de distancia

Los osos polares tienen un sentido del olfato muy potente, que utilizan para localizar los agujeros abiertos en el hielo que las focas usan para respirar. Una vez que ha encontrado el hueco, esperarán pacientemente hasta que la foca salga a respirar para atacar. Incluso pueden detectar una presa en el agua bajo un metro de nieve compactada.

Foto: Istock

Están adaptados para sobrevivir a las bajas temperaturas

9 / 10

Están adaptados para sobrevivir a las bajas temperaturas

Para sobrevivir en un territorio tan inhóspito, los osos polares cuentan con dos poderosos aliados: su grasa corporal les aísla de las bajas temperaturas, mientras que sus anchas patas les ayudan a moverse por el hielo. 

Foto: Istock

Menos del 2% de las capturas que realizan los osos polares tiene éxito.

10 / 10

Menos del 2% de las capturas que realizan los osos polares tiene éxito.

Aunque la mitad de la vida del oso polar se dedica a cazar para alimentarse, sus cacerías rara vez tienen éxito. Los osos suelen cazar focas, su principal presa, de distintas maneras: irrumpiendo en las madrigueras de cría, esperando en los huecos abiertos en el hielo para respirar o acechando a los animales que descansan en el hielo. A veces, tienen que conformarse con pequeños mamíferos, aves, huevos y vegetación.

 

Foto: Istock