Un videojuego para aprender a ser romano

La Universidad de Navarra quiere tender un puente entre el público más joven y el conocimiento del mundo romano. ¿Cómo solucionar esta brecha generacional? Con videojuegos, documentales y mucha tecnología.

Captura de pantalla del videojuego "Valete vos viatores"

Captura de pantalla del videojuego "Valete vos viatores"

Foto: Valete vos viatores

Un proyecto europeo busca cerrar la brecha entre la investigación y la cultura audiovisual emergente, en el ámbito del programa de la Comunidad Europea Europa Creativa. A finales de 2020, la Unión Europea distinguió una aplicación original de la Universidad de Navarra (UNAV), que cuenta con la colaboración de las Universidades de Burdeos (Francia), La Sapienza de Roma (Italia) y Coimbra (Portugal), del Museo Nazionale Romano, del consorcio de desarrollo de material tecnológico y 3D Trahelium, de la empresa audiovisual Clau Creative Services y del ayuntamiento portugués de Idanha-a-Nova con el objetivo de permitir a académicos y simples curiosos del mundo romano acceder de forma remota a la vasta colección de inscripciones conocidas en el Occidente Romano – con atención también a las de Hispania – y, al mismo tiempo, proporcionar a los usuarios una inmersión digital en la Antigüedad a través de un juego y una serie documental.

La espina del proyecto es la epigrafía y el texto escrito en la antigüedad, asumiendo la escritura latina -y sus derivados modernos- como uno de los ejes fundamentales de nuestra civilización. Cuando pensamos en la civilización romana, es habitual pensar primero en las inscripciones, ya que el mundo romano fue una de las primeras civilizaciones en utilizar el medio escrito como canal de comunicación a través de un territorio continental.

“Recuperar el mensaje de las inscripciones como medio de comunicación y colocarlo en el centro del discurso histórico son desafíos para la investigación moderna”, explica Javier Andreu, el director del proyecto.

Las inscripciones servían para celebrar los honores recibidos por ciudadanos de prestigio, para adorar a los dioses o al emperador, o para recordar a los muertos. Incluso dentro de los límites del Imperio Romano, esta práctica se extendió rápidamente. A este respecto, el Laboratorio de Arqueología de la UNAV ya ha adquirido cierta experiencia con la digitalización 3D de inscripciones romanas de Los Bañales de Uncastillo (en Zaragoza) y Santa Criz de Eslava (en Navarra). En un momento, el director del proyecto, Javier Andreu, se reunió con Pedro C. Carvalho y Armando Redentor (de la Universidad de Coimbra) para discutir los problemas modernos de la epigrafía, a menudo limitados a la acumulación de artefactos antiguos escritos en piedra. Al proyecto se unirían también Milagros Navarro (de la Universidad de Burdeos) y Silvia Orlandi (de La Sapienza de Roma), presidenta, además, de la Asociación Internacional de Epigrafía Griega y Latina.

Las inscripciones, como medio de comunicación, llenaban los ámbitos público y privado de la antigua Roma y las provincias”, recuerda Andreu. “Recuperar su mensaje y colocarlo en el centro del discurso histórico son desafíos para la investigación moderna”. Para ello, sin embargo, es necesario superar las dificultades que plantea el desciframiento de los textos latinos, la no siempre fácil lectura de las superficies y cierta creencia de que la epigrafía no resulta todo lo atractiva que podría ser para los estudiantes. “De hecho, estos soportes suelen contar buenas historias sobre los romanos y sus vidas”, recuerda.

Notre Dame después del incendio

Más información

Notre Dame después del incendio

Las tres patas del proyecto

El proyecto adquirió tres dimensiones. Por un lado, funcionará como Museo Virtual, transformando las inscripciones en modelos 3D interactivos que permitan la consulta a distancia. Por el momento, se han completado las lecturas en 3D de 200 inscripciones de varios lapidarios romanos. “Las inscripciones romanas eran una forma de difundir la lengua latina y generar una cultura común en el marco del Imperio Romano”, dice Pedro Carvalho. ”Son uno de los signos más claros de la globalización desde hace dos mil años. En origen, la matriz cultural europea es esencialmente romana”, añade Armando Redentor. La colección, la mayor base de datos de inscripciones en 3D de Europa, ya está disponible en https://sketchfab.com/valeteviatores.

Durante mucho tiempo, para estudiar una inscripción, era necesario viajar al lugar físico donde se encontraba. El Museo Virtual las pone a disposición en cualquier parte del mundo.

Foto: Valete vos viatores

La segunda dimensión es el videojuego Valete vos viatores. Desarrollado por Pablo Serrano e Iker Ibero, del estudio Trahelium (este último incluso ganó un Emmy por su colaboración en los efectos especiales de la serie “Juego de Tronos”), el juego permite al usuario convertirse en un artesano de las inscripciones que observa, junto a su padre, al despertar de la cultura epigráfica en la Roma de los inicios de la República. En la Vía Apia de la capital imperial, empieza por conocer la compleja tipología de los monumentos epigráficos de esta civilización.

“Las inscripciones romanas eran una forma de difundir la lengua latina y generar una cultura común en el marco del Imperio Romano”, explica el investigador Pedro Carvalho.

Tras dejar Roma, el artesano se traslada a otra ciudad, en Aquitania, donde perfecciona su arte de escribir antes de cruzar los Pirineos y visitar dos ciudades de la Hispania Tarraconense (Los Bañales de Uncastillo y Santa Criz de Eslava), donde comprenderá la generalización de las inscripciones en comunidades ya alejadas de la capital. Finalmente, sin su progenitor, el jugador es llamado a un último viaje, atraído por el fervor constructivo de civitas Igaeditanorum (Idanha-a-Velha), donde le esperan varias misiones asociadas al arte, finalizando finalmente su especialización con la creación de epígrafes a instalarse en el imponente foro de la ciudad.

Los escenarios y características de las ciudades romanas retratadas en el videojuego buscan respetar el registro arqueológico, revelando lo conocido en las distintas latitudes representadas en el proyecto. “Las nuevas tecnologías, a través de la fotogrametría 3D y el diseño de un videojuego temático sobre epigrafía, deben servir para facilitar la percepción de la Historia Antigua y la Epigrafía como disciplinas atractivas e innovadoras”, apunta Javier Andreu.

Imágenes del juego Valete vos viatores que invita al usuario a jugar el papel de un aprendiz de epigrafista, viajando desde Roma hasta el borde occidental del Imperio. Es la oportunidad de reconstruir diversos escenarios de la Antigüedad, a partir del registro arqueológico. 

Foto: Valete vos viatores

El juego se ha basado en los  yacimientos arqueológicos de Santa Criz de Eslava, Los Bañales de Uncastillo y Idanha-a-Velha.

Foto: Valete vos viatores

La tercera dimensión del proyecto pretende crear una serie audiovisual dirigida por Clau Creatie y protagonizada por un estudiante del Diploma en Arqueología de la UNAV que viaja desde Pamplona a Lusitania, pasando por varias ciudades de la Tarraconense Hispana e Idanha, pero también por Burdigala (Burdeos) y Roma.

Puedes conocer la web del proyecto en https://www.unav.edu/web/valete-vos-viatores

El club de la lucha de la antigua Roma

Más información

La verdad de los combates de gladiadores, el espectáculo de Roma