The Tulip, el rascacielos de Londres diseñado por Norman Foster, que finalmente no se construirá

Ideado por Norman Foster e inicialmente situado junto a otra de sus obras icónicas en la City, El Pepinillo (The Gherkin), The Tulip (El Tulipán), prometía ser el edificio más alto de la capital inglesa (con permiso de The Shard) y quería cambiar completamente el skyline de la ciudad. Sin embargo el ayuntamiento, tras su aprobación a principios de abril de 2019, ha terminado echándose atrás a mediados de julio del mismo año.

1 / 8
The Tulip cambiará el skyline de Londres. The Tulip pretendía cambiar el skyline de Londres

1 / 8

The Tulip pretendía cambiar el skyline de Londres

Según las especificaciones técnicas del proyecto aprobado a principios de abril por el Ayuntamiento de Londres, el edificio cuenta con varios sistemas que impulsan la mejora de la calidad del aire de cara a 2050, como su sistema de calefacción y refrigeración,  los vidrios de alto rendimiento o las células fotovoltaicas integradas capaces de generar energía a partir de los rayos del sol. Sin embargo a mediados de julio el ente público ha alegado que  el proyecto no cuenta con la "calidad suficiente para una ubicación tan prominente".

Foto: dbox / Foster + Partners

Situado en el 30 de St. Mary Axe, junto a The Gherkin. El 30 de St. Mary Axe, junto a The Gherkin

2 / 8

El 30 de St. Mary Axe, junto a The Gherkin

Situado junto al conocido popularmente como El Pepinillo, The Tulip  habría tenido una altura de 305,3 metros y un diámetro en su planta más ancha de 34,5 metros. The Shard, actualmente el rascacielos más alto de la ciudad tiene una altura de 309,7 metros.

Foto: dbox / Foster + Partners

Un mirador de excepción

3 / 8

Un mirador de excepción

Las vistas desde The Tulip habrían sido absolutamente espectaculares. Desde unos 300 metros y gracias a las distintas pasarelas de cristal el visitante habría podido sentir el vacío bajo sus pies. También estaba prevista la apertura de un "sky bar" y varios restaurantes con vistas de 360 ​​grados de la ciudad. 

Foto: dbox / Foster + Partners

Futurista proyecto de Norman Foster

4 / 8

Futurista proyecto de Norman Foster

El nuevo edificio proyectado por Foster no habría sido únicamente un mirador para los visitantes. Estaba prevista igualmente la creación de material interactivo y guías expertos que explicarían la historia de Londres desde las alturas. 

Foto: dbox / Foster + Partners

The Tulip al atardecer

5 / 8

The Tulip al atardecer

El proyecto fue propuesto por J. Safra Group junto con Foster + Partners, propietarios y arquitectos respectivamente en noviembre de 2018. The Tulip (un nombre inspirado en la naturaleza) pretendí mejorar uno de los edificios más reconocidos de Londres, El Pepinillo y buscaba crear un nuevo recurso cultural y educativo de vanguardia para los londinenses y para los turistas. 

Foto: dbox / Foster + Partners

Una atracción no apta para gente con vértigo

6 / 8

Una atracción no apta para gente con vértigo

Para aquellos que sintieran vértigo no habría sido el sitio más bonito del mundo. Toda la parte superior, incluso los ascensores exteriores, habrían sido acristalados, convirtiendo el edificio en la pesadilla perfecta de cualquiera que sufra acrofobia.

Foto: Foster + Partners

Skyline de Londres en 2025. El teórico Skyline de Londres en 2025

7 / 8

El teórico Skyline de Londres en 2025

Este es el aspecto que habría tenido el perfil de la capital inglesa cuando se hubiera el proyecto de creación de The Tulip. Según la estimación realizada inicialmente por el estudio, habría comenzado a levantarse en 2020 y hasta 2025 no se habría terminado.

Foto: dbox / Foster + Partners

Un edificio educativo

8 / 8

Un edificio educativo

Una de las características clave del proyecto era la instalación educativa situada en la parte superior de The Tulip. Esta habría ofrecido espacios gratuitos para el desarrollo de actividades de las escuelas públicas de Londres. Para ello, según los promotores, se habrían usado herramientas innovadoras que dieran vida a la historia y el dinamismo de la ciudad, "inspirando las mentes jóvenes y creativas del mañana" decían.
 

Foto: dbox / Foster + Partners

Un mirador de excepción

The Tulip, el rascacielos de Londres diseñado por Norman Foster, que finalmente no se construirá

Londres es, sin duda, una de las ciudades más cambiantes de los últimos tiempos. Tras la reciente inauguración de The Shard, con 309 metros de altura y 95 pisos, se anunció el nuevo proyecto que cambiaría completamente el perfil de la ciudad: The Tulip. Su altura, su sorprendente diseño, su ubicación y su modernidad pretendían convertirlo en uno de los nuevos iconos de la City, el centro financiero londinense. Habría tenido más de 300 metros de altura, diversos miradores y se habría inaugurado en 2025. Sin embargo el ayuntamiento de Londres ha rechazado finalmente la propuesta. Desde el ayuntamiento inglés han alegado que el diseño de la torre es de "calidad insuficiente para una ubicación tan prominente" y han señalado que "daría lugar a un espacio público poco acogedor y mal diseñado a nivel de calle", pues, según las propias autoridades, el centro financiero ya cuenta con muchos rascacielos en un espacio limitado.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?