SOS Océanos

Los océanos se aproximan cada vez más al devastador destino que les espera, fruto de la irresponsabilidad e ignorancia humana que se viene dando desde hace décadas. Este desolador y poco utópico futuro del que gran parte de la población no es consciente, se volverá inevitable si no tomamos acción en este mismo momento.

La vida es posible gracias a la fundamental labor ejercida por los océanos. Estos no solo acogen a cientos de miles de especies, sino que además funcionan como climatizadores naturales, regulando la temperatura y absorbiendo casi un tercio del CO2 atmosférico. Al mismo tiempo, son fuente de alimentos, agua y energía renovable, imprescindibles para la subsistencia humana. Asimismo, el 71% de la superficie terrestre está ocupada por el océano global, por lo que cuidar el planeta es proteger nuestros océanos del daño antropológico, causa de los terribles efectos observados en los últimos años. La verdadera pregunta es, ¿son estos reversibles?

Son numerosos los desafíos a los que se enfrentan las aguas del planeta. En primer lugar se encuentra la contracción de la criosfera y el deshielo, que no solo disminuye los recursos alimenticios, hídricos y pesqueros de poblaciones costeras dependientes del océano, sino que además implica la destrucción de ecosistemas, y por ende, la pérdida de especies. La subida del nivel del mar, la cual, en más del 80%, se debe a variaciones en la temperatura del aire, combinada con el aumento de ciclones tropicales, se traduce en una elevación del riesgo de desastres naturales. Por otro lado, la explotación pesquera y el calentamiento del océano han originado cambios en la distribución, expansión e incluso composición de las especies. La acidificación (que ha aumentando gradualmente hasta elevarse un 30% desde la industrialización) y la pérdida de oxígeno por estratificación en aguas oceánicas juegan un rol primordial en cambios ecológicos y marinos como el blanqueamiento de los corales. Además, es increíblemente alarmante la cantidad de residuos plásticos vertidos en los océanos anualmente: 8 millones de toneladas, que contaminan nuestros alimentos y causan la muerte de miles de peces; esto es sin contar los derrames de petróleo o de componentes tóxicos responsables de alteraciones marítimas.

Al observar el panorama actual pareciera que estuviéramos hablando de una película apocalíptica; no obstante, es el futuro de nuestro planeta. Para evitar este terrorífico final, debemos implementar medidas urgentemente. El Manifiesto Azul se presenta como la vía más eficaz para rescatar los océanos, al contar con un plan estructurado, realista y efectivo. Es de vital importancia que los gobiernos sigan esta ruta y creen acuerdos para proteger las aguas internacionales (en su mayoría no sometidas a regulación alguna) de la pesca ilegal y de los derrames de sustancias como aguas de escorrentía o contaminantes. Así pues, se ha de ejercer un mayor control sobre las emisiones de gases efecto invernadero de grandes fábricas, reducir los plásticos y concienciar a los ciudadanos para que adopten hábitos sostenibles.

La naturaleza nos obsequió con los océanos; luchemos unidos para conservar este preciado regalo.

...

Este es uno de los trabajos ganadores o finalistas del II Concurso de Redacción Periodística para Jóvenes de National Geographic España y RBA Libros, dedicado a los océanos. Aquí podéis consultar la lista completa de los trabajos premiados y seleccionados por el jurado.