El aislamiento geográfico de la isla creó un paraíso de riqueza biológica. Hoy, la presión demográfica y las turbulencias políticas aceleran el saqueo de sus maderas, minerales y piedras preciosas.