El arte de curar

Moxibustión, fangoterapia, medicina ayurvédica... Existe un amplio abanico de prácticas curativas, algunas con mayor credibilidad que otras

1 / 10
L1022161. Medicina ayurvédica, India

1 / 10

Medicina ayurvédica, India

Shirodhara, tratamiento ayurvédico consistente en la aplicación de aceite medicinal templado en la frente para aliviar dolores de cabeza, insomnio y ansiedad. El ayurveda es un sistema milenario
de curación concebido para fortalecer el sistema inmunitario y sanar el cuerpo, la mente y el espíritu.

Foto: Tino Soriano

SICILIA293-Vulcano-Soriano. Baños de arcilla blanca

2 / 10

Baños de arcilla blanca

El poder curativo del barro también tiene sus adeptos en Sicilia y las islas Eolias. En la imagen, varias personas toman baños de arcilla blanca y de sol en la isla de Vulcano. La fangoterapia es un tratamiento tópico que busca tanto beneficios curativos como también estéticos.

Foto: Tino Soriano

Fangoterapia

3 / 10

Fangoterapia

Un chico con todo el cuerpo cubierto de barro se beneficia de las propiedades de la fangoterapia en un centro de Nueva Delhi. Los baños de arcilla se utilizan en este país para aliviar la artritis. También para prevenir diversas enfermedades, puesto que el barro puede absorber toxinas del cuerpo.

Foto: Tino Soriano

Tratamiento Vossissa

4 / 10

Tratamiento Vossissa

En la ciudad de Abomey-Calavi, capital de la comuna homónima, un curandero sostiene una gallina sobre la cabeza de un paciente al que efectúa un tratamiento para protegerlo de las enfermedades. En el suelo se observan numerosos fetiches desperdigados por la estancia.

Foto: Tino Soriano

 ISR2949-R-2. Israel: relajación con serpientes

5 / 10

Israel: relajación con serpientes

La sanadora Ada Barak trata a un paciente en el moshav de Talmei Elazar. Barak cree que sus serpientes pueden aportar una influencia relajante y realiza sesiones controladas para favorecer el contacto con estos reptiles.

Foto: Tino Soriano

L1003512. Fototerapia

6 / 10

Fototerapia

Una niña recibe terapia con un láser de bajo nivel en La Habana. Este láser frío es usado en fototerapia para estimular la curación de heridas y lesiones.

 

Foto: Tino Soriano

L1010839. Moxibustión

7 / 10

Moxibustión

En Kunming, capital de la provincia de Yunnan, una mujer se somete a un tratamiento que combina el calor con las propiedades curativas de la artemisa

Foto: Tino Soriano

 MGD1543. Peeling natural

8 / 10

Peeling natural

En Chiang Mai, una mujer sumerge los pies en una tina para que unos peces garra rufa lleven a cabo un peeling natural. Algunas voces alertan de que los peces pueden acarrear bacterias causantes
de infecciones.

Foto: Tino Soriano

 BEN3810-2. Vudú en Benín

9 / 10

Vudú en Benín

La imagen, tomada en la ciudad costera de Ouidah, muestra un altar vudú con varias divinidades locales y un corazón de ternera (en primer término), depositado a modo de ofrenda. Detrás, tres hombres aguardan su turno para ser tratados por el sacerdote de esta religión animista.

Foto: Tino Soriano

 BOM5251. Rituales de chamanes

10 / 10

Rituales de chamanes

En la cumbre del cerro San Cristóbal, en Lima, periódicamente tienen lugar reuniones de chamanes (en primer término, el Gran Maestro Félix) para celebrar rituales de sanación o rendir homenaje a la Tierra y pedirle paz y prosperidad.

Foto: Tino Soriano

 BOM5251

El arte de curar

A Tino soriano, fotógrafo y colaborador habitual de National Geographic, el tema de la medicina le ha interesado desde siempre: de hecho, lleva más de tres décadas documentando la evolución de esta disciplina en la sociedad contemporánea.


Hace algún tiempo, justo en el cambio de milenio, Soriano empezó a reflexionar sobre un dato muy relevante.

«Según estimaciones de la OMS y del Banco Mundial, una parte muy importante de la población mundial está privada de servicios de salud básicos, ya sea por razones económicas o de ubicación –dice–. Y una tercera parte de los habitantes del planeta no tiene acceso regular a fármacos elementales; una cifra que asciende hasta un 50 % en las zonas más pobres de África y Asia. Estos datos me llevaron a indagar cómo se afronta la enfermedad y su curación en los lugares más remotos y aislados de la Tierra».

El ser humano lleva practicando el arte de curar desde prácticamente sus orígenes como especie. A lo largo de la historia, las sociedades humanas dispersas por el mundo fueron desarrollando distintas técnicas para prevenir y curar la enfermedad, y aunque el progreso científico ha permitido pasos de gigante en la gestión de las distintas afecciones, las prácticas más ancestrales aún perviven, conviven y se solapan con la cien­­cia médica actual.

Un trabajo que le ha llevado a una quincena de países


La OMS define como medicina tradicional todo el conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales.

«Mi intención es documentar gráficamente un mundo en vías de desaparición» (Tino Soriano)


Se trata de un concepto tan vasto que abarca desde medicinas alternativas de tradición milenaria, como la china o la india, hasta prácticas de nula efectividad que se encuadran más bien en el ámbito de la tradición chamánica, la magia o simplemente la falacia.


En ese marco, e inspirado por una curiosidad antropológica, Soriano lleva años recopilando imágenes de conocimientos relativos a esa medicina más ancestral, así como de habilidades y prácticas todavía vigentes en numerosas culturas indígenas. Para ello ha viajado a lugares tan distantes como Cuba, China, Israel, la India, Benín, Thailandia, Brasil, México, Vietnam, Myanmar, la australiana isla de Hook, Hong Kong, Etiopía, Perú, Italia y también España.

Cirugía 4.0: la nueva revolución quirúrgica

Más información

Cirugía 4.0: la nueva revolución quirúrgica

12

Fotografías


La recopilación de imágenes no ha sido tarea fácil. «En muchos lugares es muy complicado fotografiar y documentar esas prácticas –afirma el fotógrafo–. Por lo general los sanadores se muestran muy desconfiados. Negociar el permiso de acceso puede llevar varios días, y otros tantos llegar a esos lugares». Aunque ha trabajado en una quincena de países, todavía le quedan mu­chos lugares por explorar.


«Mi intención es documentar gráficamente un mundo en vías de desaparición. En la actualidad, los hijos de muchos sanadores herbales prefieren un trabajo en la ciudad más próxima a perderse cada día en el bosque para recolectar las hierbas necesarias y confeccionar remedios que aliviarán, casi gratis, los padecimientos de sus vecinos».

En este siglo marcado por el avance frenético de la tecnología, todas estas prácticas aún representan la única realidad asistencial para cientos de millones de seres humanos. Es posible que muchas de ellas se pierdan en el camino. «Por ello creo que vale la pena seguir documentándolas. Mi investigación sigue en marcha».

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?