Animales políticos

La estabilidad política y económica de cualquier región tiene efectos directos sobre la fauna que habita en ella

Pastos siberiamos

Pastos siberiamos

Un pastor conduce su rebaño de renos cerca del pequeño poblado de Oimiakón, en el este de Siberia. La fotografía fue tomada en 1974, cuando la región formaba parte de la República Socialista Soviética Autónoma de Yakutia. 

Foto: Dean Conger / National Geographic Creative

rebaño-de-renos-animales-politicos

En tiempos de turbulencia política, la fauna de un país también se resiente. Para evaluar las consecuencias de la inestabilidad socioeconómica sobre los animales salvajes, un equipo liderado por la ecóloga rusa Eugenia Bragina estudió los efectos del desmoronamiento de la Unión Soviética sobre ocho especies de grandes mamíferos: reno, corzo, ciervo común, alce, jabalí, oso pardo, lince boreal y lobo.

La decadencia del progreso de la antigua Unión Soviética en forma de fotografías

Más información

La decadencia de la Unión Soviética

7

Fotografías


Todos ellos mostraron notables fluctuaciones demográficas en los decenios anterior y posterior a 1991, año de la disolución de la URSS. Las poblaciones de jabalí, oso pardo y alce se vieron mermadas con rapidez tras la caída del bloque soviético, probablemente como consecuencia del furtivismo, la desaparición de tierras cultivadas en las que se alimentaban y el incumplimiento de la legislación de protección de la fauna salvaje.

La única especie que creció en número de individuos –más de un 150 %– fue el lobo, quizá porque desaparecieron los programas de control de poblaciones. Bragina, investigadora de la Universidad del Estado de Carolina del Norte, afirma que "hasta las especies más abundantes pueden necesitar una estrecha vigilancia en épocas de zozobra". Una manera de proteger la fauna en momentos difíciles, añade, "pasa por ocuparse de la gente".

El ganado también puede sufrir las consecuencias del caos político y social. Según una investigación publicada en la revista científica Rangifer, a partir de 1991 el número de renos domesticados cayó en picado, como ya había ocurrido en otra época de tensión política: a finales de la década de 1920, cuando Stalin implantó la colectivización forzosa de las explotaciones agropecuarias soviéticas.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?