El foro de Davos aborda el futuro del planeta tras la COVID-19

El Foro Económico Mundial arranca este año una edición marcada por la pandemia. Bajo el lema ‘El Gran Reinicio’, la cumbre, celebrada esta vez en formato virtual, busca respuestas a la crisis mundial a través de siete ámbitos de actuación esenciales: salvar el planeta, economías más justas, el uso inclusivo nuevas tecnologías, el futuro del mercado de trabajo, un cambio del modelo empresarial, la mejora de las políticas sanitarias y el mundo más allá de la geopolítica.

La ciencia y el cuidado del planeta están muy presentes en la agenda del Foro de Davos.

La ciencia y el cuidado del planeta están muy presentes en la agenda del Foro de Davos.

Foto: Istock

La pequeña ciudad suiza de Davos acoge desde hace más de medio siglo un importante foro económico internacional en el que se dan cita gobernantes, líderes empresariales y organizaciones no gubernamentales con el fin de tratar los retos más importantes a los que se enfrenta el planeta, como las amenazas medioambientales, las políticas sanitarias o el desarrollo sostenible. Este año, en su edición número 51, la cumbre se celebrará en formato virtual debido a la pandemia del coronavirus. No tendremos la típica foto de familia de los líderes mundiales, pero las conferencias podrán verse en todo el mundo por internet. El mercado laboral del futuro, la búsqueda de nuevos modelos de desarrollo sostenible y el aprovechamiento de las tecnologías de la llamada Cuarta Revolución Industrial son algunas de las propuestas abordadas en esta edición, que se está celebrando entre los días 25 y 29 de enero.

Salvar el planeta

“La Tierra se calienta, el hielo se derrite, sube el nivel del mar y el plástico amenaza los océanos. Estamos perdiendo especies, acumulando gases de efecto invernadero y se nos acaba el tiempo”, explican los organizadores del Foro de Davos. Con esta coyuntura, advierten, es fácil sentirse desanimado, aunque existen razones para la esperanza si abordamos las prácticas sostenibles a la producción industrial, el mundo del turismo, del desarrollo urbanístico o el comercio…. pero ¿por dónde empezar?

El debate medioambiental aborda este año más de 250 propuestas, con cinco ejes fundamentales: acelerar las acciones destinadas a combatir el cambio climático; financiar la transición hacia un futuro con cero emisiones; idear soluciones basadas en la naturaleza; encontrar una transición hacia energías limpias, encontrar modelos útiles de economía circular y fomentar el uso sostenible del suelo.

Los temas medioambientales ganan terreno en un foro de Davos no siempre exento de polémica. La activista Greta Thunberg, invitada en la edición del año pasado, acusó entonces a los líderes mundiales de haber ignorado completamente las demandas realizadas por las organizaciones conservacionistas. Este año ha publicado un mensaje en Twitter en el que acusa a los responsables políticos de no haber hecho nada en los últimos 30 años.

Economías más justas

El promedio de la esperanza de vida ha aumentado en unos 30 años desde la Segunda Guerra Mundial, mientras que en los últimos años el acceso a la educación y la atención sanitaria han sacado a miles de millones de personas de la pobreza, especialmente en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, en muchos países del mundo la desigualdad ha crecido de forma alarmante mientras que la cohesión se ha debilitado. Las nuevas tecnologías, que deberían ser una herramienta en pos de la reconstrucción y la redistribución, aceleran en ocasiones las distancias entre ricos y pobres. ¿Cómo remodelar las economías para que el crecimiento beneficie a la mayoría y así garantizar un desarrollo humano sostenible?

En este sentido la organización plantea un total de 270 temas que permitiránreconfigurar el crecimiento económico mundial para que se beneficie el mayor número posible de personas. Un crecimiento inclusivo, la redefinición del impacto económico de la COVID-19, el rediseño del contrato social o una asistencia sanitaria más resiliente engloban algunas de las principales propuestas del encuentro de 2021.

Uso inclusivo nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías siempre son disruptivas: destruyen puestos de trabajo, crean nuevos empleos y marcan el punto de inflexión de importantes cambios socioeconómicos. Sin embargo, esa misma velocidad de vértigo a la que se desarrolla la tecnología acaba creando brechas tecnológicas, algunas de las cuales presentan dilemas humanos y éticos. ¿Cómo abordar el dilema de los embriones genéticamente modificados o el uso de robots y la inteligencia artificial en los conflictos armados? ¿Deberíamos ralentizar el avance de la tecnología?, se preguntan los organizadores del Foro de Davos. Para dar respuesta a esta y otras preguntas, la organización plantea una serie de análisis basados en seis ejes: el acceso equitativo a las nuevas tecnologías, especialmente las de la información, modelos de gobernanza más ágiles, aplicación de modelos más diversos e inclusivos en el desarrollo de la inteligencia artificial (IA), el estudio del impacto real de la tecnología en las sociedades contemporáneas, la educación para el uso agregado de datos el aprovechamiento de las oportunidades de la cuarta revolución industrial.

Futuro del mercado de trabajo

Cualquiera que tenga un teléfono móvil puede acceder al material del curso para obtener un título de Harvard, participar en la ‘economía gig' o encontrar financiación para su nueva empresa. Ese es un cambio profundo y muy reciente. Las tecnologías que están alterando nuestra vida económica y social también nos ayudan a adaptarnos. La historia nos dice, alertan desde Davos, que si dejamos dejamos su regulación al albur de las leyes del mercado, la Cuarta Revolución Industrial acarreará costes insalvables. ¿Qué podemos hacer al respecto? "Reimaginar" la educación, promover un nuevo contrato social o apostar por la igualdad de oportunidades para el emprendimiento se cuentan entre las principales soluciones propuestas por la organización.

Cambio del modelo empresarial

Las empresas, en especial las grandes corporaciones, deben cambiar su modelo de negocio en esta nueva etapa de recuperación marcada por la pandemia: cambiar los horizontes en el tiempo, mejorar los rendimientos a largo plazo y velar por modelos de negocio más inclusivos son los grandes objetivos marcados para este período. Los temas propuestos en la última cumbre de Davos incluyen soluciones basadas en mejorar la cadena de valor de servicios y productos, la gestión corporativa del riesgo o la financiación de modelos de negocio innovadores, además de nuevas pautas de consumo sostenible.

Mejora de las políticas sanitarias

El último decenio se ha traducido en un aumento considerable del gasto sanitario en todo el planeta, mientras que la salud ha adquirido cada vez más relevancia en la agenda política. La ciencia médica ha dado grandes pasos en el abordaje de cuestiones que antes parecían imposibles, mientras que la "medicina de precisión" ya no solo un argumento de películas o libros de ciencia ficción. ¿Cómo identificamos y resolvemos los principales desafíos de la atención médica mientras garantizamos un acceso justo para todos? La mejora en el acceso a los servicios sanitarios, las acciones contra la contaminación atmosférica o el estudio de futuras enfermedades zoonóticas son algunos de los ejemplos abordados en las propuestas de soluciones.

Más allá de la geopolítica

La pandemia de la COVID-19 ha demostrado que los problemas globales se solucionan con respuestas globales. El éxito de respuestas multilaterales para abordar cuestiones internacionales -como pueden ser los Acuerdos de París, demuestra que en ocasiones la competencia internacional basada en la geopolítica debe dar paso a la cooperación. La organización del Foro de Davos aborda algunas de las respuestas para superar todo tipo de disputas territoriales: superar los conflictos comerciales, abordar una gobernanza mundial de Internet o una transición verde internacional se cuentan entre las principales propuestas.

Este año se espera que participen de forma virtual más de 1.500 personalidades de todos los ámbitos procedentes de 150 países, entre ellos los dirigentes de las naciones más poderosas del mundo. La agenda de Davos será seguida de cerca en internet y en las redes sociales por más de 25 millones de seguidores de las redes sociales, incluidas algunas de sus plataformas, como TopLink, Strategic Intelligence o Global Shaper, una red de jóvenes destinadas a impulsar soluciones globales a través del diálogo y la cooperación.

Las conclusiones del foro se complementarán los días 13 y 16 de mayo con un acto presencial en Singapur, según ha informado la propia organización, que espera que en 2022 la clásica cumbre vuelve a poder celebrarse en la ciudad suiza.

Qué significa que Estados Unidos vuelva al Acuerdo de París contra el cambio climático

Más información

Estados Unidos vuelve al Acuerdo de París