Electrodomésticos más eficientes para ahorrar energía en casa

A la larga, con electrodomésticos eficientes, ahorras en la factura de la luz y ayudas a conseguir un consumo más eficiente de los recursos del planeta

Certificación energética

Certificación energética

Foto: Gtres

Certificación energética

Quizá no te lo has preguntado nunca pero, ¿sabes cuánta energía consumes a lo largo del día? Gran parte de la energía que empleamos en nuestras casas es debido a nuestros hábitos y necesidades de consumo. Se trata de un factor que podemos controlar simplemente cambiando alguna de las pautas que seguimos a diario. Dejarnos las luces encendidas o poner en marcha lavadoras semi vacías son algunas de las acciones que por un lado encarecen nuestra factura a modo individual, pero que a nivel planetario, sumando esas pequeñas cantidades procedentes de miles de hogares, generan un gran impacto energético a nivel global.

Cada vez más personas en todo el mundo empiezan a ser conscientes como ese pequeño ahorro puede tener una incidencia muy positiva en un mundo en el que cada día los requerimientos energéticos son cada vez mayores. Sin embargo existe otro modo de ahorrar energía y que de un modo pasivo puede marcar una gran diferencia. Se trata de las decisiones que tomamos a la hora de comprar nuestros electrodomésticos. Y es que una u otra elección puede, aunque no lo parezca a priori, mejorar en gran medida la relación con nuestra factura de la luz, a la vez que con nuestro planeta. Y por ello se hace cada vez se hace más necesario que nuestros electrodomésticos posean un menor consumo energético.

Revolución energética en Alemania, cómo combatir el cambio climático

Más información

Revolución energética en Alemania, cómo combatir el cambio climático

12

Fotografías

Como herramienta para optimizar el uso doméstico de la energía, se creó a nivel europeo en los años 90 el sistema de etiquetado energético de los electrodomésticos, que se inicia con la Directiva 92/75/CEE. Este sistema de etiquetado proporciona a los usuarios de forma sencilla una información muy completa sobre el comportamiento del electrodoméstico en términos de consumo de energía y en comparación con otros electrodomésticos similares. Con el etiquetado energético se busca que los compradores de electrodomésticos, aparatos de climatización, o coches consideren la eficiencia energética como un factor más a tener en cuenta en la decisión de compra y al mismo tiempo promover el ahorro energético y la protección medioambiental. Gracias a estas etiquetas, el consumidor puede valorar, antes de la compra, el consumo de energía de frigoríficos, lavadoras, hornos eléctricos, lámparas de iluminación, equipos de aire acondicionado y un largo etcétera.

Para ello, se basa en una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los equipos más eficientes, a la D y el color rojo, para los equipos menos eficientes. Incluye hasta 3 clases adicionales de eficiencia energética: A+, A++ y A+++. También incluye una serie de pictogramas con información adicional sobre las características del equipo.

La eficiencia energética se mide con la siguiente escala:

Los más eficientes:

A+++
A++
A+

Consumo moderado:

A
B

Alto consumo:

C
D

A pesar de que los aparatos más eficientes son más caros en el momento de la compra, se amortizan generalmente antes de la finalización de su vida útil por lo que elegirlos es siempre la opción más inteligente.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?