Decenas de primates en riesgo por las inundaciones

Las catástrofes ambientales colapsan carreteras, anegan los cultivos, inundan viviendas... y los centros de recuperación de animales no son una excepción a la catástrofe. Es el caso de la Fundación MONA, destrozada tras las últimas lluvias torrenciales...

Las instalaciones de la Fundación MONA se vieron completamente inundadas por las lluvias torrenciales

Las instalaciones de la Fundación MONA se vieron completamente inundadas por las lluvias torrenciales

Foto: Fundación MONA

Las instalaciones de la Fundación MONA se vieron completamente inundadas por las lluvias torrenciales

"A perro flaco todo son pulgas" apunta certeramente el dicho popular. Y parece que en este caso se hace más patente que nunca. Tras años de maltratos sufridos en circos, o ejerciendo como mascotas y "modelos" de publicidad, los chimpancés y macacos son recogidos por la Fundación MONA y se trasladan al centro de recuperación de primates de Riudellots de la Selva, en Girona.

Ahora, las lluvias acaecidas en noviembre en tierras gerundenses, donde se halla su sede, ha sufrido graves inundaciones. El desbordamiento del río Onyar y de la riera que corre paralela al centro, ha colmado de agua las instalaciones. Tanto es así, que el desplazamiento por el mismo ha tenido que hacerse en barca. El agua ha inundado completamente el recinto, dejando inutilizables las instalaciones exteriores de todos los animales.

Como explican desde el centro, "hemos puesto en marcha el protocolo de inundaciones y gracias al gran esfuerzo de todo el equipo, todos los primates se encuentran a salvo. Sin embargo, los chimpancés y los macacos han tenido que quedarse encerrados en sus dormitorios, ya que era el único sitio donde podíamos mantener el agua bajo control gracias a la combinación de mucho trabajo humano, sacos de arena y una bomba de agua", explica Olga Feliu, directora de MONA. Mientras tengamos electricidad, añade Feliu, "podremos asegurar luz y calefacción para mantenerlos confortables, pero nos encontramos en un momento delicado porque durante las inundaciones se nos han estropeado una de las bombas y al menos la mitad de los walkie-talkies".

La situación es realmente dramática. Ahora se deberán llevar a cabo ingentes labores de limpieza y de restauración de las instalaciones para asegurar el bienestar de estos animales en riesgo. La Fundación empezará próximamente las obras de las nuevas instalaciones en la comarca del Pla de l’ Estany, pero hasta que se materialice el traslado lucharán por mantener a los animales en las mejores condiciones posibles. Si quieres conocer la Fundación, sus proyectos y maneras de ayudarles puedes hacerlo a través de su página web.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?