Un reciente estudio publicado en la revista Science ha sacado a la luz la primera evidencia de menopausia en chimpancés salvajes, una revelación que podría tener implicaciones significativas en nuestra comprensión de la evolución humana

Este estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores en la comunidad Ngogo de chimpancés salvajes en el Parque Nacional Kibale de Uganda occidental, ha desvelado que las hembras experimentan una disminución de la fertilidad después de los 30 años, y no se observaron nacimientos después de los 50 años.

 

Antes de este descubrimiento, la menopausia y la supervivencia post-reproductiva se habían identificado solo en humanos y en algunas especies de cetáceos con dientes entre los mamíferos. Los nuevos datos demográficos y fisiológicos presentados en el estudio pueden ayudar a los investigadores a comprender mejor por qué ocurre la menopausia y la supervivencia post-fértil en la naturaleza, y cómo evolucionó en la especie humana.

HIPÓTESIS DE LA ABUELA

La menopausia en humanos ha sido explicada en parte por la "hipótesis de la abuela", que sugiere que las mujeres pueden pasar más genes ayudando a criar a los hijos de sus hijos o cuidando directamente de sus nietos, en lugar de tener más hijos propios. Sin embargo, este estudio revela que, a pesar de que los arreglos de vida de los chimpancés son muy diferentes y las hembras mayores generalmente no viven cerca de sus hijas ni cuidan de sus nietos, las hembras en Ngogo a menudo viven más allá de sus años reproductivos.

Este hallazgo amplía la comprensión de las condiciones socioecológicas bajo las cuales puede surgir la menopausia y la supervivencia post-fértil, proporcionando una base sólida para considerar los roles que las dietas mejoradas y los riesgos reducidos de depredación podrían haber desempeñado en la evolución de la historia de vida humana.

Los investigadores también enfatizan la importancia de seguir el comportamiento de los chimpancés mayores y observar cómo interactúan e influyen en otros miembros del grupo, lo que subraya la necesidad de apoyar el estudio a largo plazo de los primates en estado salvaje.

HORMONAS Y ECOLOGÍA

Otro desafío emergente es entender las implicaciones hormonales de la menopausia en chimpancés. El equipo de investigación analizó las hormonas asociadas con la menopausia humana en muestras de orina de chimpancés, lo que podría sentar las bases para futuras investigaciones sobre los mecanismos hormonales subyacentes a la menopausia en primates.

El estudio también sugiere que las condiciones ecológicas pueden jugar un papel en la emergencia de la longevidad post-reproductiva. Los chimpancés de Ngogo disfrutan de una oferta de alimentos estable y abundante y bajos niveles de depredación, condiciones que podrían contribuir a las longevidades post-reproductivas observadas. 

La posibilidad de que las longevidades post-reproductivas sean una respuesta temporal a condiciones ecológicas favorables, o tal vez una característica evolutiva típica de la especie, es una pista intrigante para futuras investigaciones sobre la evolución de la menopausia y la longevidad post-reproductiva en primates, incluidos los humanos. No en vano, los chimpancés comparten alrededor del 98% de su ADN con los humanos, lo que los convierte en un modelo comparativo valioso para explorar características evolutivas únicas en humanos.

Más Sobre...
Chimpancés