Los primeros meses del año están siendo esperanzadores para los Pan troglodytes verus, más conocidos como chimpancés occidentales, especialmente para el grupo que habita en BIOPARC Valencia, el más numeroso de España. Y es que en poco más de 30 días han nacido dos crías de la misma familia, un hito que ofrece esperanza a los esfuerzos por conservar esta subespecie en peligro crítico de extinción. 

Las madres han sido Noelia (16 años) y Natalia (20 años), hermanas entre ellas, pero en el nacimiento también estuvieron presentes Moreno, Eva, Malin y Py, otros ejemplares que pertenecen al mismo grupo y que, según narra el comunicado oficial del parque, miraban de forma curiosa mientras, en ambas ocasiones, cada hembra daba a luz. Una conducta habitual de esta especie en la que la estructura y los lazos familiares son fundamentales.

Una subespecie en peligro de extinción

El chimpancé occidental, o del oeste africano, es de las dos subespecies de chimpancé más amenazada, junto con el chimpancé de Nigeria-Camerún (Pan troglodytes ellioti), de acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UINC.

Según el Instituto Jane Goodall (IJG), entidad especializada en la conservación de este animal, a principios del siglo XX, había entre 1 y 2 millones de chimpancés ocupando 25 países africanos, mientras que ahora, 57 años más tarde, se cree que quedan menos de 250.000 individuos.

 

chimpancé
BIOPARC Valencia

La chimpancé Natalia con su cría.

Así, la Fundación BIOPARC trabaja mano a mano con el IJG para garantizar la supervivencia del chimpancé, tanto en su hábitat natural -desde el sureste de Senegal hasta el río Níger en Nigeria- como en los parques de España, donde los programas de cría controlada son imprescindibles para tratar de mantener una población suficiente y viable genéticamente.

El nacimiento de las dos crías, pues, es fruto de este proyecto, que hasta ahora ha conseguido conservar en excelentes condiciones a 9 individuos en Valencia y 2 en Fuengirola. Con esto, el equipo de cuidadores del parque espera que la familia de chimpancés siga creciendo a lo largo del año, mientras se deleita con las tiernas escenas que regalan los nuevos y pequeños integrantes del grupo.