¿Quién dice que las segundas partes no son buenas? Hace apenas unas semanas, el nacimiento de una jirafa sin manchas en un zoológico de Tennessee (Estados Unidos) ocupó las portadas de los medios: el cuerpo del animal era de un color marrón rojizo sólido, en ausencia del patrón que caracteriza a la especie. Pero ahora la naturaleza nos ha regalado una secuela de este evento. Y es que en el Mount Etjo Safari Lodge, una reserva de caza privada en Namibia, se ha visto por primera vez en la historia un ejemplar con esta particularidad y en estado salvaje

jirafa sin manchas
Eckart Demasius / GCF

Esta jirafa sin manchas es la única con estas características en Namibia.

Las probabilidades de que ambos fenómenos -nacimiento y avistamiento- sucediesen con tan solo unas semanas de diferencia eran bajas, más aún teniendo en cuenta que estas jirafas no mantienen ninguna relación de parentesco y están separadas por miles de kilómetros. Eso sí, los expertos en vida silvestre de la Fundación de Conservación de Jirafas (GCF, por sus siglas en inglés) aseguran que se trata de una coincidencia y que no hay evidencias de que estén apareciendo en la actualidad más ejemplares sin manchas que en el pasado. 

De hecho, hasta el momento esta ha sido la tercera en la historia: una en Japón, en 1972, otra en Estados Unidos (bautizada como Kipekee) el pasado 24 de agosto de 2023, y la de Namibia. Así, se trata de una variación genética tan poco habitual que todavía no existen investigaciones concluyentes que den respuesta a la particularidad: "Tal vez no siempre necesitamos tener explicaciones para todo. ¿Por qué simplemente no admiramos las maravillas de la naturaleza?", comenta en el comunicado oficial Stephanie Fennessy, Directora Ejecutiva y Cofundadora de GCF.

Por ahora tampoco existen evidencias de que la ausencia de manchas suponga algún riesgo para la salud del animal, aunque su estampado característico cumple funciones vitales para su supervivencia, como el camuflaje, la regulación térmica y la identificación. Además, el registro de los patrones ayuda a las organizaciones conservacionistas a elaborar recuentos de la especie con el fin de protegerla. "Con la ayuda de programas de IA, podemos determinar el número exacto de jirafas incluso para grandes poblaciones. Sin embargo, esto podría ser un poco más difícil con esta jirafa impecable; si bien es única en sí misma, no tiene un patrón que la distinga de los demás". 

Con esto, hasta que la ciencia resuelva la incógnita de las jirafas sin manchas, los expertos creen que el fenómeno podría ser una oportunidad para dar visibilidad internacional a los retos a los que se enfrentan estos animales: solo quedan 117.000 jirafas en toda África y ya se han extinguido en al menos 7 países del continente. "Eso es lo que realmente me preocupa", concluye la portavoz.

Más Sobre...
Jirafa Actualidad