6 curiosidades sobre los pelícanos

Los pelícanos, fácilmente reconocibles por sus grandes picos y sacos gulares, son unas aves espectaculares, y unos perfectos cazadores. Desglosamos aquí algunas curiosidades.

Actualizado a

Sergi Alcalde National Geographic
Sergi Alcalde

Redactor de National Geographic España. Periodista de ciencia y medio ambiente.

Cuando alguien piensa en aves acuáticas, casi nunca se le viene a la mente un pelícano. Sin embargo, estas enormes aves con esos picos tan característicos son unas pescadoras muy experimentadas. Algunas especies no dudan en precipitarse desde las alturas para obtener una copiosa captura. Desvelamos aquí algunas curiosidades:

Hay pelícanos en todos los continentes, salvo en la Antártida

Foto: Istock

1 / 6

Hay pelícanos en todos los continentes, salvo en la Antártida

Los pelícanos son unas aves enormes capaces de volar alto y lejos. Normalmente prosperan en aguas cálidas cercanas a los trópicos, aunque podemos encontrarlos en todos los continentes, excepto en la Antártida. También habitan, aunque son menos comunes, en zonas interiores América del Sur. No suelen habitar el mar abierto, aunque a veces alguno se despista y acaba vagando a la deriva en el océano.

La bolsa no le sirve para almacenar comida, sino para cazar

2 / 6

La bolsa no le sirve para almacenar comida, sino para cazar

Cuando hablamos de pelícanos, en lo primero que pensamos es en esa enorme bolsa que tienen debajo del pico. Se llama 'saco gular', y les sirve para alimentarse, pero es posible que no lo hagan como imaginéis. Existe la creencia generalizada de que el pelícano almacena allí su comida, como si de una despensa se tratase. Nada más lejos de la realidad. Utilizan su bolsa para pescar: capturan las presas y luego se inclinan hacia atrás para drenar el agua y tragarse el pescado inmediatamente. Por ejemplo, el pelícano blanco americano (Pelecanus erythrorhynchos) puede almacenar unos 11 litros de agua en el pico. La fórmula de captura también dependerá en función de la especie. Algunas de ellas, como el pelícano alcatraz (Pelecanus occidentalis) pescan zambulléndose al agua desde el aire.  Otras prefieren nadar en formación, empujando pequeños bancos de peces y engullendo la captura abriendo el pico.

Son aves monógamas, pero no siempre

Foto: Istock

3 / 6

Son aves monógamas, pero no siempre

El macho suele encargarse de la defensa del nido y de las perchas cercanas durante unas 3 semanas. Marca el territorio incluso antes de conseguir pareja. Normalmente, copulan unas 7 veces antes de poner el primer huevo. Eso sí, cada acto dura bien poco: solo entre 7 y 14 segundos.  Durante la cópula, el macho sujeta la parte superior del cuello de la hembra con el pico, la monta por detrás y le sujeta el cuello hasta que termina el acto. Una curiosidad es que los pelícanos son aves monógamas, pero solo durante la temporada de cría, lo que significa que pueden tener más de una pareja reproductora durante toda su vida. Eso sí, una vez eclosionen los huevos, ambos progenitores se ocupan por igual de la protección del nido y el cuidado de la prole.

Algunas especies desarrollan un ‘cuerno’ temporal en él  pico

Foto: Istock

4 / 6

Algunas especies desarrollan un ‘cuerno’ temporal en él pico

Todos los años, a los adultos de pelícano blanco americano les ocurre algo extraño durante la temporada de cría: desarrollan una especie de "cuerno" ancho, plano y amarillo o naranja en la parte superior del pico de las aves sexualmente maduras (tanto machos como hembras). Una protuberancia que los científicos creen que les sirve para proteger a las crías, y que caerá cuando acabe la temporada de reproducción. 

iStock

Son aves gregarias

Foto: Istock

5 / 6

Son aves gregarias

A los pelícanos les gusta vivir en comunidad, y suelen formar grandes colonias, en muchos casos se congregan en una misma isla. Es el caso del pelícano vulgar (Pelecanus onocrotalus), que forma normalmente grandes bandadas que anidan en islas y lagos de América del Norte. Muchas especies son además migratorias. El pelícano alcatraz (Pelecanus occidentalis) que recorre Estados Unidos y Canadá de costa a costa. 

iStock

Foto: Istock

6 / 6

Pueden medir hasta 3 metros de envergadura alar

Algunas especies alcanzan los 180 centímetros de longitud, una envergadura alar de 3 metros y 13 kilos de peso, lo que las convierte en una de las aves de mayor tamaño que existen. Los machos suelen ser más grandes que las hembras. La especie de menor tamaño es el pelícano pardo, pero aun así mide unos 1,5 metros de largo.