Estas son las principales amenazas a la biodiversidad y lo que podemos hacer para enfrentarlas

El Convenio sobre Diversidad Biológica, hoy ratificado por la mayoría de países del mundo, reconoce la biodiversidad como un recurso esencial para la vida en la Tierra y para nuestro propio bienestar.

Actualizado a

NG

Vídeo: Animales en peligro de extinción 2023
NG
Héctor Rodríguez
Héctor Rodríguez

Editor y periodista especializado en ciencia y naturaleza

La diversidad biológica, o biodiversidad, es el término empleado para definir la gran variedad de formas de vida en la Tierra, las interacciones que se establecen entre todas ellas y los patrones naturales que forma.

A su vez, esta biodiversidad puede ser entendida en términos numéricos, atendiendo a la gran variedad de plantas, animales, hongos y microorganismos que habitan en la Tierra, Así, en nuestro planeta hasta el momento se han identificado alrededor de 1,75 millones de especies, en su mayoría pequeñas criaturas como insectos, sin embargo, según estiman los científicos, aún desconocemos la gran mayoría de especies con las que compartimos el mundo, las cuales, según los cálculos, podrían oscilar entre los 3 y 13 millones. 

Pero la biodiversidad no es solo un bien cuantitativo, sino que también incluye las diferencias genéticas dentro de cada especie, por ejemplo, entre variedades de cultivos y razas de ganado. Los cromosomas, los genes y el ADN, los componentes básicos de la vida, determinan la singularidad de cada individuo y cada especie.

Además, de las cualidades e interacciones entre cada una de sus partes surge uno de los aspectos más fascinantes de la biodiversidad, que radica en cómo las relaciones entre estas pueden dar lugar a una gran variedad de ecosistemas únicos y con características excepcionales donde los seres vivos, incluidos los humanos, forman un comunidad, interactuando entre sí y con los elementos físicos que los rodean. 

El Convenio sobre Diversidad Biológica, una herramienta para proteger la vida en la Tierra

Fruto de millones de años de evolución, esta biodiversidad forma una red viva de la que formamos parte, y por lo tanto, inevitablemente se encuentra cada día más influenciada por los seres humanos. Como resultado de esta influencia creciente y en respuesta a una preocupación global por su estado de conservación, durante la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas en Río de Janeiro en 1992, 168 países acordaron adoptar un marco legal y político para abordar la pérdida de biodiversidad y promover su conservación que tomó forma en el llamado Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). 

ornitorrinco
iStock

El CDB, hoy ratificado por la mayoría de países del mundo, reconoce la biodiversidad como un recurso esencial para la vida en la Tierra y para nuestro propio bienestar, y establece principios y objetivos para su conservación, las amenazas a las que se enfrenta y aboga por un uso sostenible y una distribución justa de los beneficios derivados de los recursos genéticos.

¿Cuáles son las principales amenazas para la biodiversidad? 

En la actualidad, la conservación de la biodiversidad se enfrenta a numerosas amenazas que ponen en peligro los ecosistemas y las especies en todo el mundo. Cada una de estas amenazas desempeña un papel significativo en la disminución de la biodiversidad y plantea desafíos importantes para su conservación y uso sostenible. Entre las amenazas más importantes encontramos: 

  • La pérdida y degradación de hábitats: la modificación, fragmentación y destrucción de los hábitats naturales son una de las principales amenazas para la biodiversidad. La conversión de tierras para la agricultura, la urbanización, la deforestación y la destrucción de los arrecifes de coral son solo algunos ejemplos de como las actividades humanas pueden modificar e incluso destruir por completo los hábitats naturales, lo cual afecta a las numerosas especies que dependen de ellos. 
  • Terrenos deforestados para la práctica agrícola
    Foto: iStock
  • Sobreexplotación: la sobreexplotación de recursos naturales o especies a través de actividades como la caza furtiva, la pesca insostenible o la minería ilegal. representa otra de las amenazas mas significativas para biodiversidad. Por ejemplo, la captura excesiva de peces, la caza ilegal de vida silvestre y la extracción descontrolada de plantas medicinales son prácticas que agotan las poblaciones y pueden llevar a la extinción de diversas especies.
  • Contaminación: La contaminación del aire, el agua y el suelo tiene un impacto negativo en la biodiversidad. Los contaminantes químicos, como los pesticidas agrícolas, los vertidos de residuos industriales y la contaminación por plásticos, pueden afectar la salud y la supervivencia de las especies, así como alterar los ecosistemas en los que viven. 
  • Cambio climático: El cambio climático representa una de las amenazas más graves  para la biodiversidad, cuyos efectos y consecuencias, además, se producen a nivel global. Aumento de las temperaturas, cambios en los patrones de precipitación o una mayor incidencia de fenómenos climáticos extremos son solo algunos ejemplos extremos de como afecta el cambio climático a los ecosistemas y desestabilizan las interacciones entre las especies, dando como resultado la pérdida de hábitats, la migración, una disminución en la disponibilidad de recursos, y con ello la migración forzosa de numerosas especies. 
  • sequia
    Foto: John Locher / Gtres
  • Introducción de especies exóticas invasoras: la introducción de especies no nativas en ecosistemas donde no tienen depredadores o controles naturales puede tener impactos devastadores en la biodiversidad. Estas especies exóticas invasoras compiten con las especies nativas por recursos, pueden alterar los ciclos naturales y propagar enfermedades, lo que puede llevar a la extinción local de especies autóctonas.

¿Qué pueden hacer los países para luchar contra la pérdida de biodiversidad?

Con el objetivo de conservar la biodiversidad, el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios derivados de la utilización de los recursos, para abordar estas amenazas el Convenio sobre la Diversidad Biológica establece una serie de objetivos, medidas y directrices entre las que se incluyen:

  • Conservación de hábitats: El CBD promueve la conservación de hábitats naturales y la protección de áreas clave para la biodiversidad, como parques nacionales, reservas naturales y sitios Ramsar. Se alienta a los países a establecer y gestionar redes de áreas protegidas para garantizar la representatividad y la conectividad de los ecosistemas. 
  • Uso sostenible de los recursos naturales: El acuerdo también aboga por un uso sostenible de los recursos biológicos. Esto implica promover prácticas agrícolas sostenibles, como la agricultura orgánica y la agroecología, la gestión forestal sostenible, la pesca responsable y la protección de especies amenazadas.
  • Reparto justo de los beneficios: del mismo modo, la conservación de la biodiversidad pasa por garantizar un acceso equitativo a los recursos naturales y una distribución justa de los beneficios derivados de su utilización, por lo que el convenio insta a los países firmantes tanto a establecer regulaciones que garanticen este acceso equitativo a los recursos genéticos así como mecanismos para que los beneficios económicos repercutan en el ámbito local y no discriminen a las comunidades indígenas de los territorios. 
  • Hombres de la tribu indígena Arawete en la Amazonía brasileña
    iStock
  • Transferencia de tecnología: Otro aspecto muy importante hace referencia a una transferencia tecnológica adecuada y ambientalmente segura para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Esto incluye el intercambio de conocimientos científicos y técnicos, así como el acceso a tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
  • Integración de la biodiversidad en políticas y planes: mediante la cual se insta a los países firmantes a integrar la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en sus políticas nacionales y planes de desarrollo, promoviendo la elaboración de estrategias y marcos legales para la implementación efectiva de las medidas de conservación. 
  • Participación ciudadana y concienciación pública: la conservación no debería ser una competencia exclusivamente política. Todo lo contrario, en una estrategia de conservación efectiva se hace indispensable la participación activa de las comunidades indígenas y locales, así como de la sociedad civil en general por lo aspectos como la concienciación pública, la educación ambiental y la divulgación de información sobre la conservación resultan fundamentales. 

Además de estos principios, resulta importante destacar que el éxito en la implementación de las medidas propuestas por el CBD dependen no solo de la voluntad política de los países para implementar políticas y estrategias a nivel nacional, sino también de una estrecha cooperación internacional que implique la colaboración efectiva entre gobiernos, organizaciones no gubernamentales, comunidades locales y el sector privado.

¿Te preocupa la biodiversidad de la Tierra? ¿Quieres publicar en National Geographic? Participa en el Cuarto Concurso de Redacción Periodística para Jóvenes que convocan National Geographic y RBA Libros y comparte tus ideas, propuestas y reflexiones para proteger nuestra flora y fauna. Cuida el planeta ¡y cuéntalo!