Vincent Van Gogh, un pintor atormentado e incomprendido

El 29 de julio de 1890 moría a los 37 años de edad Vincent Van Gogh, uno de los pintores más famosos y reconocidos a nivel mundial, cuyo difícil e inestable carácter marcaría profundamente su estilo artístico

1 / 6
Autorretrato. Vincent van Gogh pintó más de 30 autorretratos entre 1886 y 1889

1 / 6

Vincent van Gogh pintó más de 30 autorretratos entre 1886 y 1889

Gtres

Los girasoles de Van Gogh, sin duda una de sus obras más importantes.

2 / 6

Los girasoles de Van Gogh, sin duda una de sus obras más importantes.

Foto: CC

Su carácter arisco hizo que fuera trasladado a Bruselas y posteriormente a Londres. Aquí en un autorretrato.

3 / 6

Su carácter arisco hizo que fuera trasladado a Bruselas y posteriormente a Londres. Aquí en un autorretrato.

Foto: CordonPress

El dormitorio en Arlés de Van Gogh.

4 / 6

El dormitorio en Arlés de Van Gogh.

Foto: CordonPress

Van Gogh fue un niño solitario que asistió a la escuela de manera muy irregular. La abandonó definitivamente a los 15 años.

5 / 6

Van Gogh fue un niño solitario que asistió a la escuela de manera muy irregular. La abandonó definitivamente a los 15 años.

Foto: CordonPress

Van Gogh pintó la fantástica "Noche Estrellada" en 1889

6 / 6

Van Gogh pintó la fantástica "Noche Estrellada" en 1889

Su carácter arisco hizo que fuera trasladado a Bruselas y posteriormente a Londres. Aquí en un autorretrato.

Vincent Van Gogh, un pintor atormentado e incomprendido

Vincent Van Gogh nació el 30 de marzo de 1853 en Zundert (Países Bajos) y fue hijo de un pastor protestante. Durante su infancia sufrió por haber sido el sustituto de un hermano que nació muerto justo el mismo día, pero un año antes que él, y al que también habían llamado Vincent. El pequeño Vincent fue un niño solitario y asistió a la escuela de manera muy irregular hasta que la abandonó definitivamente a los quince años. De adolescente desarrolló un carácter muy difícil y una personalidad cambiante e inestable. Años mas tarde, Van Gogh comentaría sobre su juventud: "Mi juventud fue triste, fría y estéril".

Van Gogh dijo sobre sus primeros años: "Mi juventud fue triste, fría y estéril"

Primeras obras

En 1869 empezó a trabajar como aprendiz en Goupil & Co. (más tarde Boussod & Valadon), una importante compañía internacional de comercio de arte de La Haya de la que su tío, también llamado Vincent, fue socio. A Van Gogh le gustaba el trabajo ya que se sentía atraído por el arte. Le gustaban los pintores holandeses del siglo XVII como Rembrandt y los paisajistas franceses como Millet. Su carácter arisco hizo que fuera trasladado a Bruselas y posteriormente a Londres, donde tuvo su primera crisis al enamorarse de la hija de los dueños de la pensión donde se alojaba, Úrsula Loger, quien rechazó su proposición de matrimonio. Acabó siendo despedido en 1876 tras un traslado a París.

Con el tiempo, su religiosidad se había ido agudizando y decidió seguir los pasos de su padre e ingresar en la escuela evangélica tras no ser admitido en la Facultad de Teología protestante de Ámsterdam. Van Gogh ingresó en un centro protestante de Bruselas y en 1879 fue enviado como misionero evangelista a Wasmes, en la región minera de Borinage (Bélgica). Fue una época trascendental en la vida de Vincent. Se dedicó por completo al cuidado de los mineros, despreocupándose de la ropa, de la comida y de los asuntos terrenales. De ese período es Los campesinos comiendo patatas, una de sus obras más célebres. Finalmente, en 1880 regresó agotado a casa de sus padres y decidió dedicarse a la pintura.

En 1879 fue enviado como misionero evangelista a Wasmes y allí se dedicó por completo al cuidado de los mineros

Van Gogh impregnó sus obras de una oscura personalidad fruto de su carácter. Quería pintar gente trabajando y reflejar con un absoluto realismo la vida cotidiana de los más desfavorecidos. Como punto de partida se fijó en los pintores realistas franceses, como Millet. También tuvo un claro referente en Rembrandt en cuanto al color. A partir de entonces usará gamas de tonos más oscuros e iluminará escasamente los ambientes. Un ejemplo de esta época es su obra El tejedor.

Vida en París

Tras enamorarse de su prima Kate, Van Gogh abandonó la casa de sus padres y se trasladó a París con su hermano Theo, donde pudo ver la obra de los impresionistas y conocer a Toulouse-Lautrec y Paul Gauguin. En esa época Van Gogh experimentó con el neoimpresionismo, estilo que había conocido a través del pintor Paul Signac, y se decantó por el paisaje y el retrato empleando colores puros y pinceladas de pequeños toques que recuerdan al puntillismo, una técnica que consiste en componer una obra mediante el uso de puntos diminutos.

El Guernica de Picasso paso a paso

Más información

El Guernica de Picasso paso a paso

11

Fotografías

En 1887, durante su estancia en Arlés, en el sur de Francia, Van Gogh realizó un gran número de obras: autorretratos, paisajes, pinturas de flores como Los girasoles o La terraza de café en la Place du Forum, en las que logrará superar las limitaciones cromáticas de los impresionistas y sus composiciones estarán dominadas básicamente por dos tonos: el azul y el amarillo.

En su intensa correspondencia con su hermano Theo, al que siempre consideró su único amigo, le ofrece una explicación sobre su obra El dormitorio del artista en Arlés: "Esta vez se trata únicamente de mi habitación; sólo que aquí el color ha de serlo todo, y su simplificación, que da una mayor grandiosidad a las cosas, pretende evocar el descanso o el sueño en general. En una palabra, al mirar el cuadro debería reposar la mente, o más bien la imaginación".

A instancias de Theo, Paul Gauguin se instaló junto a Van Gogh en la "casa amarilla" (así llamada por el color de sus paredes) en octubre de 1888. La relación entre Van Gogh y Gauguin se fue haciendo más y más difícil debido al fuerte carácter de ambos. En el transcurso de una discusión, Van Gogh llegó a atacar a Gauguin con una navaja de afeitar; luego, al parecer, arrepentido de aquel ataque de ira, se cortó el lóbulo de la oreja para expiar su culpa y se lo hizo llegar a Gauguin, quien, lejos de conmoverse ante aquella muestra de contricción, lo tildó de loco peligroso con el que no tenía ninguna intención de convivir. De este confuso lance (pues existen otras versiones del mismo) dan fe dos célebres autorretratos del pintor con una oreja vendada; en el segundo de ellos, Autorretrato con la oreja cortada y pipa, de 1889, aparece fumando melancólicamente su pipa, ensimismado y sombrío. Tras la marcha de Gauguin, Theo le visitó y le convenció para que ingresara en el hospital de Arlés. En mayo de 1889, ante el temor a perder su capacidad para trabajar, Van Gogh pidió ser ingresado en el hospital psiquiátrico de Saint-Rémy-de-Provence, donde permaneció doce meses.

En el transcurso de una discusión, Van Gogh llegó a atacar a Gauguin con una navaja de afeitar y luego, al parecer, arrepentido, se cortó una oreja

Una muerte misteriosa

Durante los últimos treinta meses de su vida, Van Gogh llegó a realizar quinientas obras y en sus últimos 69 días firmó hasta 79 cuadros. El 22 de febrero de 1890, Van Gogh sufrió una nueva crisis calificada por él "como el punto de partida de uno de los episodios más tristes en una vida ya plagada de tristes acontecimientos". El crítico de arte Robert Hughes escribió que, entre mayo de 1889 y mayo 1890, Van Gogh "tuvo arrebatos de desesperación y alucinación que le impedían trabajar, y entre ellos, meses en los que pudo hacerlo y lo hizo marcado por el éxtasis de un extremo visionario". Sin embargo, su depresión empeoró y, según la versión oficial, el 29 de julio de 1890, a la edad de treinta y siete años, mientras paseaba por el campo, se disparó en el pecho con un revólver. No se dio cuenta de que su herida era mortal y volvió a la pensión Ravoux, donde murió en su cama dos días después en brazos de su hermano Theo.

En su lecho de muerte se encontró una carta en la que venía escrito: "Yo arriesgué mi vida por mi obra, y mi razón destruida a medias".

Salvador Dalí, el genio del surrealismo

Más información

Salvador Dalí, el genio del surrealismo

9

Fotografías

La duda del suicidio

En teoría, el pintor se había suicidado y, de hecho, es la hipótesis más aceptada actualmente por la comunidad científica. Pero en 2011, Gregory White Smith y Steven Naifeh, publicaron el libro Van Gogh: la vida, donde ponían en duda la hipótesis del suicidio del artista. Ambos autores presentaron varias pruebas que, según ellos, refutaban el suicidio: la supuesta nota de suicidio que se encontró entre las ropas del artista no era tal, sino que se trataba del borrador de una carta dirigida a su hermano Theo. Otra prueba que sustentaba su teoría es que el artista había pedido una enorme cantidad de pinturas tan sólo dos días antes de morir, lo que no tendría mucho sentido si tenía planeado quitarse la vida. Además consideraron que las heridas mortales que presentaba el cuerpo de Van Gogh no eran del todo coherentes con la historia oficial de su muerte. El primer disparo fue en el abdomen (no es habitual que un suicida se dispare en el abdomen). Otro hecho que encontraron extraño es que el cuerpo agonizante fue hallado a casi un kilómetro del lugar donde recibió el primer disparo (¿puede un hombre agonizante recorrer esa distancia?). El segundo disparo fue en el pecho, aunque no llegó a tocar órganos vitales. Y, para rematar el misterio, al parecer nunca se encontró el arma (aunque recientemente se ha subastado en París un arma que supuestamente es la pistola que acabó con la vida del artista).

Vincent fue enterrado en el cementerio de Auvers-sur-Oise. Se considera que sus trastornos mentales fueron producto de una insuficiencia renal, ​probablemente a causa de piedras en el riñón, aunque según otros autores su enfermedad mental era producto de la sífilis. Poco después, su hermano Theo ingresó en una clínica de Utrecht, donde falleció el 25 de enero de 1891, a los seis meses de la muerte de su hermano. En 1914 el cuerpo de Theo fue exhumado y enterrado junto al de su querido hermano Vincent.

Picasso, el arte de convertirse en un genio

Más información

Picasso, el arte de convertirse en un genio

11

Fotografías

Para saber más

El loco del pelo rojo (película)

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?