Robin Hood, historia y leyenda de un proscrito

Aunque no se sabe a ciencia cierta si existió un bandido con ese nombre, desde el siglo XII la tradición hizo de Robin Hood un popular personaje que encarnaba las demandas de justicia de las clases oprimidas en Inglaterra

1 / 4
01 Bosque Sherwood. Banda de Robon Hood. La banda de Robin Hood

1 / 4

La banda de Robin Hood

En este óleo de 1859, el pintor inglés Edmund George Warren representó al bandido medieval  y su banda de merry men en torno a un viejo roble del bosque de Sherwood.

Scala, Firenze

02 Bosque de Sherwood. Bosque de Sherwood

2 / 4

Bosque de Sherwood

En la actualidad sólo queda una porción del vasto bosque que en la Edad Media se extendía al norte de Nottingham. Aunque se conservan robles antiguos, hoy es un pinar.

AGE Fotostock

04 Los Bandidos y el Rey. Robin Hood. Los Bandidos y el Rey.

3 / 4

Los Bandidos y el Rey.

En este óleo de Daniel Maclise se representa el momento en que Robin Hood y sus hombres agasajan a Ricardo Corazón de León a su vuelta de la cruzada

Bridgeman / ACI

03 Abadía de Newstead. Abadía de Newstead

4 / 4

Abadía de Newstead

Fue fundada como un priorato en 1170 por el rey Enrique II de Inglaterra, en la región en la que la leyenda sitúa las andanzas de Robin Hood y sus compañeros.

AGE Fotostock

04 Los Bandidos y el Rey. Robin Hood

Robin Hood, historia y leyenda de un proscrito

La literatura y, en el siglo XX, el cine han hecho de Robin Hood uno de los personajes de ficción más populares en todo el mundo. Las peripecias de este rebelde en el bosque de Sherwood, secundado por los miembros de su banda y dispuesto siempre a burlarse del odioso Sheriff de Nottingham y a cortejar de paso a su amada Lady Marian, se han hecho un lugar en el imaginario colectivo. Robin Hood se ha convertido así en modelo del bandido justiciero, que redistribuye la riqueza robando a los ricos para dárselo a los pobres. Sin embargo, es esta una versión sentimental de la figura de Robin Hood, muy alejada de la realidad histórica de los bandidos y proscritos de la Edad Media que dio pie a la leyenda en la Inglaterra del siglo XIII.

En su esfuerzo por deslindar realidad y ficción, numerosos historiadores han intentado identificar al misterioso bandido con un personaje histórico concreto. A mediados del siglo XIX, el archivero Joseph Hunter señaló a un Robyn Hode que en 1324 era ayuda de cámara del rey Eduardo II y luego dejó su empleo, como en la balada Una gesta de Robin Hood, donde se cansa de la corte y regresa al bosque. Sin embargo, no hay evidencia de que ese Hode hubiera sido un proscrito. Más recientemente, Graham Phillips y Martin Keatman han cruzado gran cantidad de datos históricos con las leyendas hasta concluir que Robin Hood fue una amalgama de tres individuos distintos: un campesino proscrito del bosque de Barnsdale en torno a 1225; Robert Hood de Wakefield, soldado del ejército rebelde del conde de Lancaster que luego estuvo al servicio de Eduardo II en 1324 –lo que concuerda en parte con el candidato a Robin Hood defendido por Hunter–, y Fulk Fitz Warine, uno de los barones que se alzaron contra el rey Juan entre 1200 y 1215. Fulk Fitz Warine se convirtió él mismo en un personaje de leyenda y protagonizó un romance compuesto hacia el año 1325.

Robin Hood y la ley del bosque de Sherwood

Más información

Robin Hood y la ley del bosque de Sherwood

4

Fotografías

Frente a estas hipótesis, lo único cierto es que en los documentos de los siglos XIII y XIV se hallan varias referencias a cazadores furtivos, salteadores de caminos o criminales en fuga llamados Robin Hood o algo parecido. Una de las más antiguas procede de un registro judicial de Yorkshire, en el norte de Inglaterra, que cita la expropiación en 1226 de los bienes de un tal Robert Hod, a quien se describe como fugitivus. En 1262 hay una mención similar a un tal William Robehod, pero en Berkshire, al sureste del país; seguramente es el mismo que un documento del año anterior llama «William, hijo de Robert le Fevere» como miembro de una banda de proscritos. En 1354 consta la existencia algo más al norte, en Northamptonshire, de un hombre llamado Robin Hood en prisión a la espera de juicio por delitos cometidos en el bosque de Rockingham.

Lo único cierto es que en los documentos de los siglos XIII y XIV se hallan varias referencias a cazadores furtivos, salteadores de caminos o criminales en fuga llamados Robin Hood o algo parecido.

Esta variedad de testimonios sugiere que no hubo un único Robin Hood, sino que éste era un apodo o alias típico de proscritos y que se usó en distintas épocas y lugares de la Inglaterra medieval. Es significativo un episodio ocurrido en 1441, cuando un grupo de propietarios rurales de Southacre (Norfolk) bloqueó la carretera coreando «¡Somos hombres de Robin Hood, guerra, guerra, guerra!» y amenazando con asesinar a un magistrado. En 1296 aparece por primera vez «Robynhod» como apellido: pertenecía a un hombre llamado Gilbert del condado sureño de Sussex. Diversos lugares, sobre todo en torno a Barnsdale, el bosque en el que inicialmente se ambientaron las aventuras de Robin, tomaron nombres como Cueva de Robin Hood, Campo de Robin Hood o la Cruz de Robin Hood.

William Wallace, el héroe trágico de Escocia

Más información

William Wallace, el héroe trágico de Escocia

12

Fotografías

La leyenda de Robin Hood llega a las canciones

Hubiera o no un Robin Hood histórico, sabemos que desde principios del siglo XIII surgieron leyendas y canciones en torno a Robin Hood, aunque los primeros textos que se conservan datan de mediados del siglo XIV. La mayor parte de la cultura medieval era de naturaleza oral, de ahí que lo que nos ha llegado escrito no sea más que la punta de un iceberg. Si bien antes del siglo XV los textos sobre Robin Hood son fragmentarios, limitándose a alusiones sueltas, su número y variedad no dejan lugar a dudas sobre la creciente popularidad de su leyenda.

Esta variedad de testimonios sugiere que no hubo un único Robin Hood, sino que éste era un apodo o alias típico de proscritos y que se usó en distintas épocas y lugares de la Inglaterra medieval

El triunfo de la leyenda

En el siglo XV, las narraciones sobre las aventuras del forajido se vierten en una composición literaria particular: las baladas. Al igual que los cantares de gesta franceses o los romances castellanos, las baladas inglesas eran un tipo de literatura de base oral. En su origen más remoto pudieron proceder, en algún caso, de cantos noticieros compuestos por algún trovador o ministril próximo a los hechos relatados. Tras su gestación, una balada corría de boca en boca, transformando sus detalles durante generaciones, hasta que alguien decidía fijarla por escrito.

Las baladas de Robin Hood más antiguas conocidas, Robin y Gandalín y Robin Hood y el Monje, datan de mediados del siglo XV. En la primera de ellas todavía no se reconoce bien a Robin, pues, aunque se le retrata en su entorno habitual cazando ciervos en el bosque, aparece sin su apellido, Hood, y muere por una flecha de un personaje llamado Wrennok, de quien luego le venga un tal Gandalín.

Donde ya aparece plenamente desarrollada la figura familiar de Robin Hood es en Robin Hood y el Monje. Encontramos aquí al Pequeño Juan y otros de los alegres compañeros (merry men) de Robin Hood, como Much y Scathlock (luego conocido como Scarlet). El héroe se enfrenta a un monje corrupto y al sheriff, arriesga su vida para ir a rezar a la Virgen en una iglesia de la ciudad de Nottingham y se muestra en todo momento leal a la Corona. En el siglo XVI, las baladas se multiplicaron gracias a la imprenta. Fue entonces cuando apareció una gesta de Robin Hood, la narración más larga y completa sobre el proscrito medieval, una balada que parece un compendio de distintos episodios que pudieron haberse originado por separado y haber circulado oralmente hasta que se copiaron e imprimieron.

En el siglo XVI, las baladas se multiplicaron gracias a la imprenta. Fue entonces cuando apareció una gesta de Robin Hood, la narración más larga y completa sobre el proscrito medieval,

Aplaudido en el teatro

Robin Hood se popularizó también a través del teatro popular. Sus aventuras empezaron a escenificarse en fiestas primaverales conocidas como May Games, los Juegos de Mayo, en las que Robin Hood aparecía librando combates de estacas –dentro de una danza ritual de guerra llamada danza Morris, o «morisca», de posible origen ibérico–, duelos de espada o concursos de arquería. Además, como «rey de Mayo» Robin Hood se emparejaba con una reina, Lady Marian, figura romántica que aparece por primera vez. Las obras servían para realizar colectas destinadas a los más pobres de la comunidad. Aprovechando la fama del personaje, forajidos reales se disfrazaban de Robin para atemorizar a viajeros en el bosque e incluso se producían tumultos en su nombre, como una revuelta de artesanos de Edimburgo en 1561. Por ello, en 1578 la Asamblea General de Escocia pidió al rey que prohibiera los dramas de «Robin Hood, rey de Mayo».

Gutenberg: el inventor que cambió el mundo

Más información

Gutenberg: el inventor que cambió el mundo

7

Fotografías

En el siglo XVI, la fama de Robin Hood llegó hasta los palacios de nobles y reyes. Se cuenta que en 1509, al año siguiente de desposar a Catalina de Aragón, Enrique VIII –entonces un joven de apenas 18 años– irrumpió en la alcoba de su esposa disfrazado de Robin Hood junto con once nobles, azorando a la reina y a las damas presentes con danzas y juegos. Seis años más tarde, cuando la pareja real atravesaba un paraje apropiadamente denominado Colina de los Tiradores, les salieron al paso doscientos yeomen vestidos de verde y les invitaron a entrar en la espesura, donde les agasajaron con una cena de venado y vino, una exhibición de arquería y la oportunidad de conocer la vida de los proscritos. Naturalmente se trataba de otra mascarada orquestada por el rey.

Aprovechando la fama del personaje, forajidos reales se disfrazaban de Robin para atemorizar a viajeros en el bosque e incluso se producían tumultos en su nombre.

Bandido con causa

El éxito de la leyenda de Robin Hood guarda relación con la forma en que la gente se identificaba con el personaje. Se plantea aquí la cuestión de la clase de bandido que se representa en las baladas. En su libro Bandidos (1970), Eric Hobsbawm consideró que Robin encarnaba el ideal de bandido justiciero propio del campesinado libre, un caso semejante al de los cosacos en Rusia o los haiduks en Hungría y los Balcanes. En cambio, James Holt sostuvo que las historias del proscrito se gestaron en el contexto de las casas aristocráticas y reflejaban más el descontento de la pequeña nobleza que el del campesinado; de ahí la amistad de Robin con el caballero sir Richard at the Lee, a quien ayuda a recobrar su heredad injustamente expropiada. Otros investigadores conectan la mentalidad de Robin Hood con las fraternidades y gremios artesanales de pequeñas villas, o, más en general, con una clase media de villanos y rústicos atrapados entre el declive del feudalismo y el capitalismo emergente. Historiadores actuales como Stephen Knight concluyen, por su parte, que no se le puede atribuir un único contexto social, sino que siempre ha encarnado un sueño de resistencia a la autoridad.

Cabe destacar, en cualquier caso, que las baladas inglesas medievales utilizan un término específico para denominar a Robin Hood y sus compañeros: yeoman. Se trata de un término ambivalente. En su sentido original significaba «joven (young-man) sirviente», y por ello se aplicaba a los sirvientes de cierta consideración en las casas nobles. En Una gesta de Robin Hood el proscrito es nombrado yeoman del rey, pero añora el bosque y abandona el cargo. Cuando se menciona a Robin como «yeoman de la foresta» puede tratarse de un simple asistente de caza o montero, o un guarda forestal en rebeldía.

El éxito de la leyenda de Robin Hood guarda relación con la forma en que la gente se identificaba con el personaje.

Sin embargo, en el siglo XIV los yeomen eran también propietarios rurales autónomos, situados socialmente por encima de los campesinos arrendatarios (husbandmen) y por debajo de los caballeros (gentlemen). Esto ha hecho que algunos estudiosos relacionen la ideología de Robin con la gran revuelta campesina que estalló en Inglaterra en 1381. Iniciada como una protesta contra los impuestos de guerra y los abusos feudales, se extendió por varios condados del sur y el este de Inglaterra y algunos puntos aislados del norte. Los rebeldes eran no sólo campesinos, sino también artesanos y aprendices, y sin duda hubo muchos yeomen. Llegaron a ocupar Londres y forzaron al rey a negociar personalmente con sus líderes. No tenían nada en contra del propio monarca, Ricardo II, todavía un adolescente de catorce años, sino contra sus malos consejeros, eclesiásticos abusivos, extranjeros advenedizos y oficiales corruptos, un buen número de los cuales fueron linchados. Al final, la revuelta fue reprimida de forma sangrienta, pero los impuestos se moderaron y los dramáticos sucesos trascendieron como una advertencia de la dignidad del pueblo llano y de su capacidad de respuesta frente a los abusos.

Algunos estudiosos relacionen la ideología de Robin con la gran revuelta campesina que estalló en Inglaterra en 1381. Iniciada como una protesta contra los impuestos de guerra y los abusos feudales.

Héroe despiadado

Ése es justamente el ánimo que parecen reflejar las baladas de Robin Hood. Al principio de la Gesta, Robin recuerda al Pequeño Juan que nunca dañen a «un campesino que labre con su arado», ni a ningún buen yeoman del bosque como ellos, «ni a ningún caballero ni a escudero», y que en cambio «a obispos y arzobispos lo apalearéis y ataréis». Sobre todo, debían dirigir sus iras contra el Sheriff de Nottingham, encarnación de la arbitrariedad y crueldad de la nobleza. Y así lo hacen, en efecto. En una sociedad como la medieval, en la que los cadáveres se exponían en cadalsos en cada cruce de caminos, las cabezas y los miembros de traidores colgaban de portones y murallas, y las disputas entre nobles o campesinos solían acabar con sangre derramada y muertos; la violencia y la crueldad eran normas aceptadas, lo cual se refleja en las baladas. En la Gesta, Robin termina por atravesar al sheriff con una flecha, y a continuación lo degüella con la espada. En Robin Hood y el Monje, Pequeño Juan no se limita a degollar al Monje que había traicionado a Robin con el sheriff, sino también a un pajecillo que iba con el Monje, para que no les delate.

La muerte del propio Robin en la Gesta y otras baladas será apropiadamente sanguinaria: la Priora de Kirklees, con la excusa de practicarle una sangría curativa, le desangra para que luego el amante de esta monja pueda apuñalarle aprovechando su debilidad.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?