Ricardo Corazón de León ¿rey valiente o soberano cruel y ambicioso?

La leyenda ha mitificado la figura de Ricardo I de Inglaterra, un monarca que prácticamente no pisó su país y que dedicó su vida a la guerra en Francia y en Oriente

1 / 5
Merry-Joseph Blondel realizó este retrato de Ricardo Corazón de León en el siglo XIX.

1 / 5

Merry-Joseph Blondel realizó este retrato de Ricardo Corazón de León en el siglo XIX.

Foto: CC

Tumba de Ricardo en la Abadía de Fontevrault, en Francia.

2 / 5

Tumba de Ricardo en la Abadía de Fontevrault, en Francia.

Foto: CC

La unción de un rey

3 / 5

La unción de un rey

Ilustración del siglo XIII que muestra a Ricardo I siendo ungido durante su coronación como rey en la abadía de Westminster, Londres.

Foto: CC

Estatua ecuestre en bronce de Ricardo I realizada por Carlo Marochetti y situada en palacio de Westminster de Londres.

4 / 5

Estatua ecuestre en bronce de Ricardo I realizada por Carlo Marochetti y situada en palacio de Westminster de Londres.

Foto: CordonPress

Gran Sello Real de 1189 con el rey Ricardo I.

5 / 5

Gran Sello Real de 1189 con el rey Ricardo I.

Foto: CC

Merry-Joseph Blondel realizó este retrato de Ricardo Corazón de León en el siglo XIX.

Ricardo Corazón de León ¿rey valiente o soberano cruel y ambicioso?

Ricardo I, rey de Inglaterra, duque de Aquitania y de Normandía, entre otros títulos, es uno de los personajes más controvertidos de la Edad Media. Su vida estuvo cuajada de guerras, intrigas y aventuras que discurrieron entre las verdes colinas de Francia y las tórridas arenas de los desiertos de Oriente. Fue príncipe, caballero, trovador, amante, rey y héroe, para acabar convirtiéndose en protagonista de las más atractivas leyendas del Medievo.

Los caballeros andantes de la Edad Media

Más información

Los caballeros andantes de la Edad Media

3

Fotografías

Más conocido como "Corazón de León", es recordado como un soberano fabuloso que abandonó su reino para luchar en las cruzadas, y regresó a él para recuperarlo ante la ambición de su hermano Juan sin Tierra. La imagen que el cine y la literatura han ofrecido de Ricardo es la del monarca que vuelve a un reino abatido por los abusos y el mal gobierno para imponer la justicia y restaurar el bienestar del pueblo, donde sólo algunos leales, como el semilegendario Robin Hood, mantienen viva la fe en su monarca durante su ausencia. Pero ese rey es un personaje inventado.

El príncipe valiente

Es difícil perfilar con precisión la verdadera personalidad de Ricardo I, pues durante su vida los cronistas manejaron su biografía según los intereses que los movían. Ricardo fue el tercer hijo varón de dos formidables personalidades: el ambicioso y vital Enrique II de Inglaterra y la incansable y hermosa Leonor de Aquitania. Nació en el palacio real de Beaumont, en la ciudad de Oxford, el 8 de septiembre de 1157. Por su puesto en el orden sucesorio apenas tenía posibilidades de reinar, pero la muerte de sus dos hermanos mayores lo alzó al trono de Inglaterra. Antes se había convertido en conde de Poitiers y señor de Aquitania, por deseo expreso de su madre la reina Leonor, que siempre lo consideró como su hijo predilecto. En 1189, Corazón de León heredó la corona de Inglaterra, que ostentaría hasta su muerte el 6 de abril de 1199. Murió sin hijos y fue sucedido por su hermano, el taimado Juan sin Tierra.

Pero, ¿cómo fue realmente Ricardo Corazón de León? ¿El rey caballeresco y noble, de recia personalidad y profundas convicciones, que dibuja la leyenda, o el monarca fútil, mediocre, inane y veleidoso que presentan algunos libros de historia? Desde luego, el aspecto físico de Ricardo debió de ser imponente: alto, aunque no en demasía, de cabello rojizo, ojos azules, rostro leonino, y cuerpo recio y poderoso (aunque en sus últimos años, al regreso de las cruzadas, engordó demasiado y se convirtió en un hombre obeso).

Su aspecto debió ser imponente: alto, tenía un cuerpo recio y poderoso, rostro leonino, ojos azules y pelo rojizo

Nada se sabe de su infancia, que transcurrió junto a su madre, la brillante Leonor, en una corte rodeada de poetas exquisitos, de trovadores que cantaban al amor y a los placeres, y de nobles y damas apasionados por la moda del amor cortés. Apenas tenía diecisiete años cuando su padre encarceló a Leonor en una prisión de Inglaterra, y Ricardo, privado del apoyo de su madre, se vio inmerso en las endémicas disputas familiares de los Plantagenet, sumidos en una vorágine de guerras feudales en las que los nobles batallaban entre sí y se aliaban a favor o en contra de sus soberanos, todo ello en medio de la tensión entre Francia e Inglaterra por el dominio de Aquitania, el Poitou, Bretaña, el Vexin y Normandía –territorios que comprendían la mitad de la actual Francia.

Bruegel el Viejo y la vida de los campesinos en la Edad Media

Más información

La Edad Media según Bruegel

5

Fotografías

En esos años, entre 1174 y 1189, Ricardo se formó como un formidable guerrero, y adquirió fama de soldado invencible cuando en 1178, con veintiún años, dirigió el asalto y conquista del castillo de Taillebourg, que se consideraba inexpugnable. Era un príncipe y gobernaba la rica Aquitania, pero ambicionaba más. Ocluido por la amplia sombra de su padre, sabía que en sus circunstancias no era sino una pieza más del rompecabezas político en que se había convertido Europa occidental. Enrique II acordó con Luis VII de Francia el matrimonio de sus respectivos hijos, Ricardo y Aélis, para sellar un acuerdo de paz que pusiera fin, o al menos tregua, al enfrentamiento entre ingleses y franceses. Aélis era una niña cuando se trasladó a la corte de Enrique II, quien la convirtió en su concubina, en un acto verdaderamente escandaloso. Más tarde, Ricardo se negaría a contraer matrimonio con su prometida, alegando que había sido desflorada por su padre, el futuro suegro, que la había tenido como amante durante años. Es probable que este comportamiento –que hoy calificaríamos de auténticamente pedófilo– de Enrique con la novia de su hijo Ricardo influyera en la inclinación sexual de este último.

Odios familiares

Desde luego, el linaje de los Plantagenet no constituía una familia modélica. Enrique II, el soberano patriarca, se había casado con Leonor, once años mayor que él, tras separarse ésta de Luis VII de Francia, y había ganado la corona de Inglaterra con tesón y habilidad política. Había concebido diez hijos con Leonor, a la que había encarcelado, y había disfrutado de numerosas amantes, entre ellas la pobre Aélis. Hombre libidinoso y autoritario, se había empeñado en crear un imperio en el que sus hijos gobernarían los diversos estados en tanto él actuaría como un verdadero emperador, por encima de sus vástagos.

El padre de Ricardo, Enrique II era un hombre autoritario y libidinoso que tuvo numerosas amantes, entre ellas la prometida de su hijo cuando era sólo una niña.

Leonor era brillante y rebosaba energía; hija y heredera del duque Guillermo X de Aquitania y nieta de Guillermo el Trovador, se había educado en la refinada y sutil corte de Poitiers, en la que los placeres eran por sí mismos un objetivo. Duquesa de Aquitania, reina de Francia primero y de Inglaterra después, pasó quince años de su vida encerrada en un castillo inglés por orden de su propio esposo. Los hijos de ambos, ambiciosos, egoístas y caprichosos, configuran un mosaico de personalidades diversas. Enrique el Joven, el primogénito, fue coronado rey de Inglaterra por su padre, pero vivió amedrentado por éste y envidiando a Ricardo, que pese a su condición de segundón podía gobernar sus propios Estados con cierta autonomía. Juan sin Tierra fue coronado rey de Irlanda en 1185, pero siempre se mantuvo a la sombra de sus hermanos, aunque sin dejar de intrigar cuanto pudo con y contra ellos. Los demás hermanos maquinaban en silencio para ganarse un puesto al sol, en tanto las hermanas se convertían en meras piezas de cambio en los pactos políticos de sus padres a través de enlaces matrimoniales con príncipes de Francia, Aragón o Castilla.

El apodo de "Corazón de León"

Sobrevivir en esas circunstancias ya era todo un éxito, y Ricardo lo logró con creces. El 6 de julio de 1189 Enrique II murió tras ser herido en el transcurso de uno de los enfrentamientos que mantuvo con su hijo Ricardo, en ese momento aliado con el rey Felipe Augusto de Francia. Ricardo se convirtió en rey de Inglaterra y su primera decisión fue liberar a su madre Leonor del cautiverio. Esta decidió llevar el cuerpo de su esposo a la abadía de Fontevraud y allí acudió también Ricardo, quien, según relatan las crónicas, no sintió la menor emoción ante el cadáver de su padre.

Tras la muerte de Enrique II en un enfrentamiento con su propio hijo, Ricardo se convirtió en rey de Inglaterra

Ya convertido en rey, sus antiguos enemigos, como el famoso caballero Guillermo el Mariscal, le juraron fidelidad, y se ganó el apodo de "Corazón de León", símbolo de valor, dignidad y poder. Fue el noble y belicoso Bertrán de Born, su enemigo antaño, quien escribió un poema en el que identificaba a Ricardo con un león y a Felipe de Francia con un cordero. Ricardo se mostró generoso con todos y organizó su coronación solemne como rey de Inglaterra en la abadía de Westminster, en una ceremonia fastuosa a la que vetó la asistencia de judíos y de mujeres. ¿Fue una muestra de su supuesta tendencia homosexual?

De Jerusalén a la cárcel

En julio de 1187, tras la victoria de Saladino, el gran caudillo del Islam, en la batalla de Hattin, Jerusalén cayó en manos musulmanas. El fin del dominio cristiano en Tierra Santa parecía próximo. Pero ahí estaba Ricardo, dispuesto a acudir a una nueva cruzada y "liberar" Jerusalén. Para él, las cruzadas eran una ocasión única de conseguir gloria y fama, la máxima ambición de todo caballero medieval. Partió en el verano de 1190, aliado con Felipe de Francia, no sin antes romper su compromiso con Aélis. Seguía soltero y sin hijos; por ello, su madre se presentó en Sicilia con la princesa Berenguela de Navarra, con quien se casó en mayo de 1191 en Limassol, tras la conquista de Chipre.

Los legendarios guerreros de Alamut. La secta de los asesinos

Más información

Los legendarios guerreros de Alamut, la secta de los asesinos

16

Fotografías

Ya en Tierra Santa logró varias victorias contra los musulmanes, una de ellas encabezando personalmente el ejército, en Jaffa. Pero nunca se enfrentó cara a cara con Saladino y no pudo recuperar Jerusalén. Regresó a Europa disfrazado de mercader, pero en el camino, en las afueras de Viena, fue identificado por un anillo de oro y encerrado en una prisión durante más de un año. De nuevo acudió su madre Leonor a salvarlo. La reina logró reunir la enorme cantidad solicitada por su liberación, y Ricardo quedó libre para regresar a sus dominios y hacerse cargo de sus estados.

Siguió guerreando sin cesar y en una batalla librada en Grisors en 1198 tomó el lema «Dieu et mon droit», algo así como "Dios y mi voluntad", en francés, divisa que ocho siglos después sigue siendo la leyenda heráldica del escudo de los monarcas de Inglaterra, pero en la lengua de Francia. Murió cinco años después, de resultas de una infección provocada por un flechazo en un hombro que recibió mientras planeaba el asalto al castillo de Châlus. Sus entrañas fueron enterradas en Aquitania y su cuerpo recibió sepultura en Fontevrault, en la región de Anjou, junto al de su padre, donde años después también reposaría el de Leonor. Pero su corazón –el corazón de un león– fue depositado en la catedral de Ruán.

Juana de Arco, una heroína francesa contra los ingleses

Más información

Juana de Arco, una heroína francesa contra los ingleses

6

Fotografías

PUEDE INTERESARTE EN NG VIAJES

Inglaterra

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?