La Rendición de Breda según Velázquez

El genio sevillano retrató en 1635 el episodio de la rendición de la ciudad de Breda tras 9 meses de asedio de manera hipnótica, con todo lujo de detalles. Analizamos una de las obras maestras del autor para comprobar el valor histórico de la obra.

La Rendición de Breda pintada por Diego Velázquez

La Rendición de Breda pintada por Diego Velázquez

Foto: CordonPress

La Rendición de Breda pintada por Diego Velázquez

En 1635 Diego Velázquez, sin duda uno de los pintores más importantes de la historia de España, compuso esta célebre obra que debía decorar, junto a otras, un salón del palacio del Buen Retiro. Sus enormes proporciones (más de 3 metros de alto y ancho, dan buena cuenta de la importancia concedida al episodio, así como de la confianza puesta en el pintor andaluz para ejecutarla. Estos son algunos de los elementos esenciales que hacen de esta pintura un auténtica maravilla tanto artística como histórica:

  • El sitio de la ciudad: Al fondo del cuadro se pueden observar la ciudad asediada y las humaredas por los ataques de la artillería todavía elevándose hacia el cielo
  • La rendición: Justino de Nassau entrega las llaves de la ciudad a Spínola como símbolo de la rendición de la urbe a los españoles. En realidad no ocurrió así, pues acaeció en una tienda de campaña, pero Velázquez lo representó en el exterior.
  • Los españoles: tras Spínola, provisto de una bengala de mando, se sitúan los soldados españoles que alzan sus picas, mal llamadas lanzas.
  • Los holandeses: los soldados contrarios se representan con aspecto de inexpertos, pero sin que trasluzca la impresión de la derrota sufrida.
La rendición de Breda, la última victoria española del siglo XVII

Más información

La última victoria española del siglo XVII

8

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?