Masacre familiar en el Neolítico

En 2011 los arqueólogos encontraron 15 esqueletos brutalmente asesinados hacía miles de años. Ahora, gracias al análisis de ADN, los científicos han confirmado que 14 de ellos pertenecen pertenecen a la misma familia.

1 / 2

1 / 2

Los restos mostraban evidencias de haber sido golpeados violentamente en la cabeza

Foto: Piotr Włodarczak

2 / 2

Recreación del enterramiento múltiple

Foto: Michał Podsiadło

Recreación del enterramiento múltiple

Masacre familiar en el Neolítico

En el año 2011, un equipo arqueológico polaco hizo un macabro descubrimiento en la localidad de Koszyce: un grupo de quince esqueletos enterrados juntos, formado por mujeres, niños y adolescentes, todos ellos con muestras evidentes de haber sido golpeados violentamente en el cráneo. Estas personas pertenecían a la llamada cultura de las ánforas globulares (3400-2088 a.C.), llamada así por el tipo de recipientes cerámicos que la caracterizaba y que se extendía muy cerca del área de influencia de la cultura de la cerámica cordada (2900-2350 a.C.)

Los 15 esqueletos presentaban muestras evidentes de haber sido golpeados violentamente en la cabeza

Ahora, ocho años después del hallazgo, los estudios de ADN sobre estos individuos han revelado que todos, excepto una de las mujeres, estaban relacionados genéticamente, es decir, eran familiares cercanos, por lo que los arqueólogos están casi seguros de haberse topado con el asesinato colectivo de los miembros de una misma familia.

El asesinato de Ötzi fue un acto de traición

Más información

Ötzi fue asesinado a traición

8

Fotografías

Un asesinato de hace 5.000 años

Ahora, en un intento por lograr esclarecer un crimen que tuvo lugar hace unos cinco mil años, los especialistas han publicado un artículo con las conclusiones de su estudio en la revista Proceedings of te National Academy of Sciences. Hannes Schroeder, de la Universidad de Copenhague, dirige el equipo investigador y en el artículo ofrece los detalles de lo que, según cree, ocurrió en Koszyce en un momento en que tenía lugar la transición del Neolítico tardío a la Edad del Bronce.

Los cadáveres presentaban una disposición singular: las madres yacían junto a los hijos y los hermanos estaban colocados los unos junto a los otros. La mujer más mayor yacía junto a sus hijos, de 5 y 15 años, otra mujer de unos 30 años fue colocada junto a los suyos: una adolescente y un pequeño de 5 años, y cuatro hermanos fueron depositados uno al lado del otro. "Quienes enterraron a los muertos los conocían bien", concluye Morten Allentorf, coautor del estudio.

Las madres yacían junto a los hijos y los hermanos estaban colocados los unos junto a los otros

Junto a los cuerpos, cuyos cráneos presentaban todos fracturas mortales, se depositaron valiosos objetos, algo que parece indicar un respeto hacia los difuntos. No existen heridas ni fracturas en las extremidades, lo que significa que no hubo lucha, sino que estas personas fueron capturadas y ejecutadas.

Enterrados con respeto

De todos ellos, sólo una mujer adulta no tiene relación de parentesco con los demás individuos, aunque yace junto a un hombre joven, tal vez su pareja. Esto podría indicar que la mujer procedía de otro clan.

La ausencia de hombres adultos entre los difuntos ha hecho pensar a los investigadores que tal vez no se encontraban en el asentamiento cuando tuvo lugar el ataque; tal vez estaban cazando, estableciendo contacto con otros grupos o incluso tal vez escaparon. Cuando regresaron, enterraron a sus familiares en esta disposición y colocaron junto a ellos los objetos que les acompañarían en su viaje al Más Allá.

La ausencia de hombres adultos hace pensar que tal vez no estaban en el asentamiento en el momento del ataque

Los estudios de ADN han ayudado a aclarar el parentesco entre los muertos y cómo fueron asesinados, pero quien o quiénes acabaron con sus vidas y porqué es algo que continuará sumido en el misterio para siempre.

Violencia extrema en el Neolítico centroeuropeo

Más información

Violencia extrema en el Neolítico centroeuropeo

3

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?