Hallan una "casa del hielo" perdida del Londres del siglo XIX

Una pozo destinado a almacenar grandes cantidades de hielo durante los siglos XVIII y XIX estaba sepultado bajo las calles de Londres y acaba de ser destapado por los arqueólogos

1 / 3
01 02 exploracion camara casa hielo londres noticia. Un gran depósito

1 / 3

Un gran depósito

El pozo hallado en Londres es una gran estructura de ladrillo que tiene nueve metros y medio de profundidad y siete y medio de ancho. En la imagen, un par de arqueólogos estudian el interior de la cámara.

FOTO: MOLA

03 obreros cortando hielo casa londres. El hielo noruego

2 / 3

El hielo noruego

El hielo que se consumía en Londres llegaba en grandes bloques aserrados en Noruega que se distribuían a través de una red de canales que conectaban la ciudad con el río Támesis. En la imagen, obreros cortando hielo en un lago noruego a finales del siglo XIX.

FOTO: London Canal Museum

04 arqueologo pozo hielo regents park londres. Un pozo enterrado

3 / 3

Un pozo enterrado

Un arqueólogo inspecciona el exterior del pozo de hielo subterráneo descubierto en Regents’ Park.

FOTO: MOLA

01 02 exploracion camara casa hielo londres noticia

Hallan una "casa del hielo" perdida del Londres del siglo XIX

Los arqueólogos del Museum of London Archaeology (MoLA) estaban llevando a cabo un proyecto de restauración en el próspero barrio de Regents Park cuando realizaron un descubrimiento sorprendente: una cámara enorme de ladrillo de 9,5 metros de profundidad y 7,5 metros de ancho. Rápidamente determinaron que se trataba de un pozo de hielo (icehouse, en inglés) y que era uno de los mayores que se habían hallado nunca en la ciudad. La cámara, en forma de huevo, fue construida en la década de 1780 y fue usada hasta bien entrado el siglo XIX para almacenar bloques de hielo que eran traídos desde lagos noruegos, donde las temperaturas eran mucho más bajas que en la capital inglesa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las bombas destruyeron las casas que se hallaban encima, pero no dañaron la cámara subterránea. Eso sí, los escombros llenaron el pozo, ocultándolo durante décadas.

Desde hace tiempo, los historiadores sabían que había una "casa de hielo" en esta zona, pero ignoraban dónde estaba exactamente. Hicieron falta meses para retirar todos los escombros. Este pozo, a pocos metros de una línea de metro, había sido construido para durar.

Arqueología bajo el suelo de Londres, un pasado oscuro

Más información

Arqueología bajo el suelo de Londres, un pasado oscuro

10

Fotografías

Oro helado

El descubrimiento ha permitido reconstruir la historia y concretar el papel que jugó esta cámara en el negocio del hielo londinense. Aunque el pozo de Regents’ Park era uno entre los dos mil que se cree que hubo en la capital británica, esta estructura era mucho más grande que la mayoría. El equipo del MoLA determinó que el hielo se depositaba en el pozo a través de una abertura superior y que se extraía por otra abertura a nivel de suelo.

El tamaño del pozo y su conveniente ubicación junto al Regents Canal –completado en 1820– lo convirtieron en un elemento crucial de este negocio. Se cree que un tal William Leftwich lo adquirió en la década de 1820 y empezó a importar grandes bloques de hielo desde lagos noruegos hasta Londres. Este enorme pozo se convirtió, así, en el sitio perfecto para almacenar esos fríos cargamentos.

¿Cuánto sabes sobre la Segunda Guerra Mundial?

Más información

¿Cuánto sabes sobre la II Guerra Mundial?

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?