Retrato vegetal de Rodolfo II

La más famosa de las «cabezas compuestas» de G. Archimboldo inmortalizó al emperador como Vertumno, dios etrusco y romano de las estaciones

1 / 2
01 02 03 Vertumno retrato vegetal rodolfo II Arcimboldo. Vertumno, Rodolfo II según Archimboldo

1 / 2

Vertumno, Rodolfo II según Archimboldo

Retrato de Rodolfo II en traje de Vertumno, finalizado hacia 1590, es la más famosa de las cabezas compuestas a partir de vegetales de Giuseppe Arcimboldo. El artista italiano recreó al soberano del Sacro Imperio como Vertumno, dios de la mitología etrusca y romana asociado al cambio y a la abundancia de la Naturaleza.

FOTO: Album

04 rodolfo II Arcimboldo Vertumno. Rodolfo II, un soberano excéntrico

2 / 2

Rodolfo II, un soberano excéntrico

Rodolfo II, arriba retratado por Martino Rota, fue coronado emperador tras la muerte de su padre, Maximiliano II, en 1576. Fijó su corte en Praga, donde su carácter excéntrico y depresivo lo llevó a recluirse dedicado a sus grandes pasiones: la alquimia y el arte. Arcimboldo, pintor con una obra original, llena de sentido del humor y simbolismo, se convirtió en su artista favorito. Museo de Historia del Arte, Viena.

FOTO: Album

01 02 03 Vertumno retrato vegetal rodolfo II Arcimboldo

Retrato vegetal de Rodolfo II

En 1590, Rodolfo II de Habsburgo, soberano del Sacro Imperio Romano Germánico, esperaba impaciente en Praga la llegada del último cuadro de Giuseppe Arcimboldo (1527-1593). El artista italiano, retirado en Milán desde 1585, había servido en la corte imperial durante veinticinco años no sólo como pintor de cámara, sino también como director de festejos cortesanos y marchante de arte. En la corte humanista y científica de los Habsburgo, Arcimboldo había realizado una serie de retratos antropomorfos compuestos a partir de vegetales, frutas, flores, animales y otros objetos. Estas "cabezas compuestas" pronto se hicieron famosas por su originalidad, sentido del humor y simbolismo, y fueron admiradas en muchas cortes europeas, incluida la de Felipe II, y copiadas por muchos artistas contemporáneos.

Murillo, la mirada serena del arte barroco español

Más información

Murillo, un genio del arte barroco

6

Fotografías

El emperador dios

Vertumno, el último encargo que Arcimboldo realizó para el emperador, representa la culminación de sus cabezas compuestas. Es una glorificación del propio Rodolfo II, que aparece en traje de Vertumno, dios de la mitología etrusca y romana asociado al cambio y a la abundancia de la Naturaleza durante el transcurso de las cuatro estaciones.

El retrato capta el proceso de la metamorfosis, donde los frutos y vegetales se transforman en una cara humana y viceversa. A través de esta inestabilidad dinámica y surreal, Rodolfo parece ocupar una doble identidad como emperador y como dios. Los frutos y vegetales del retrato simbolizan la paz, la estabilidad y la abundancia de la nueva Edad de Oro que restauró Rodolfo II en el Sacro Imperio.

Al final de la guerra de los Treinta Años (1618-1648), el ejército sueco conquistó Praga y saqueó sus tesoros artísticos. El Vertumno de Arcimboldo fue llevado a Suecia, y se cree que la reina Cristina lo donó al castillo de Skokloster, donde hoy se exhibe.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?