El oso: de rey de los bosques a bestia diabólica

Amo y señor de los bosques, el oso pasó de ser un animal digno de ser cazado por los reyes a representar todos los vicios y pecados y ser condenado por la iglesia

1 / 4
01 02 Favila oso rey Asturias. Favila, rey de Asturias, atacado y muerto por un oso.

1 / 4

Favila, rey de Asturias, atacado y muerto por un oso.

Un oso pardo (Ursus arctos) acabó con la vida del segundo rey de Asturias en el año 739. El soberano se llamaba Favila o Fáfila, y las crónicas Albendense y de Alfonso III explican que el oso lo despedazó en los montes de Cangas de Onís. En la memoria de sus habitantes ha quedado la frase: «Espabila Favila, que te coge el oso», en referencia a quienes no hacen su trabajo a tiempo, como el rey, que al parecer se entretuvo más de la cuenta en huir hasta que lo atrapó el plantígrado. Pintura del Ayuntamiento de Oviedo.

FOTO: Oronoz / Album

03 capitel caza oso segovia. Capitel de la caza del oso en la iglesia de Santa María de la Soterraña, en Santa María La Real de Nieva (Segovia).

2 / 4

Capitel de la caza del oso en la iglesia de Santa María de la Soterraña, en Santa María La Real de Nieva (Segovia).

Se pueden ver figuras de osos en diferentes posturas en capiteles y canecillos de templos románicos de Cantabria, Asturias, León, Palencia, Navarra, Segovia o Soria.

FOTO: SFGP / Album

04 osos libro caza Phebus. Osos representados en El Libro de la caza de Gaston Phebus. Siglo XV. Bibl. Mazarino, París.

3 / 4

Osos representados en El Libro de la caza de Gaston Phebus. Siglo XV. Bibl. Mazarino, París.

FOTO: Bridgeman / ACI

aci editorial 7891024. Un león coronado posa junto a un oso vencido y encadenado. Siglo XVI.

4 / 4

Un león coronado posa junto a un oso vencido y encadenado. Siglo XVI.

En el Roman de Renart, un conjunto de poemas franceses ambientados en una sociedad animal y compilados entre los siglos XII y XIII, queda perfectamente definido el ascenso del león a rey de los animales en detrimiento del oso. Noble, el león del poema, es un monarca encargado de administrar justicia y hacer respetar la ley, un animal que sólo tiene cualidades. En cambio el oso, llamado Brun, es una bestia estúpida, ridícula y objeto de desprecio y mofa por parte de todos los animales.

FOTO: Bridgeman / ACI

01 02 Favila oso rey Asturias

El oso: de rey de los bosques a bestia diabólica

Un oso pardo (Ursus arctos) acabó con la vida del segundo rey de Asturias en el año 739. El soberano se llamaba Favila o Fáfila, y las crónicas Albendense y de Alfonso III explican que el oso lo despedazó en los montes de Cangas de Onís. En la memoria de sus habitantes ha quedado la frase: «Espabila Favila, que te coge el oso», en referencia a quienes no hacen su trabajo a tiempo, como el rey, que al parecer se entretuvo más de la cuenta en huir hasta que lo atrapó el plantígrado.

El oso siempre ha tenido un gran protagonismo en la historia de Europa, especialmente durante la Edad Media. En la península ibérica su presencia era habitual en los principales montes de Castilla, como indica el Libro de la Montería, una guía de caza que Alfonso XI de Castilla encargó en el siglo XIV, y que documenta aquellos lugares del reino donde la presencia de este animal era notable.

Durante el Medievo, la caza del oso estaba casi restringida a la Corona y la nobleza. Por eso, algunos reyes de Aragón como Jaime II, Alfonso V o el mismo Fernando el Católico prohibieron a sus vasallos la captura del «rey de los bosques» para disfrute propio. De hecho, el monarca aragonés y su esposa Isabel I de Castilla se llevaron un buen susto con un oso en el sitio de El Real de Manzanares.
Este mismo rey envió una carta al concejo de Sevilla para que prohibiera la caza de «puercos monteses e osos e venados e gamos…» en un coto junto al Guadalquivir con el fin de aprovecharse en exclusiva de su riqueza cinegética. Algunas crónicas cuentan que su bisnieto Felipe II abatió al último plantígrado madrileño en el monte de El Pardo cuando aún era príncipe.

Los leones devoradores de hombres de Tsavo

Más información

Los leones devoradores de hombres de Tsavo

3

Fotografías

El declive de un animal regio

De la abundancia de osos da fe su presencia en escudos como los de Madrid, Berlín y la ciudad suiza de Berna. Si damos crédito a la tradición, el oso del escudo madrileño representaría la riqueza del bosque: los árboles, la caza y la leña. Este símbolo del oso y el madroño también aparece en el famoso y enigmático lienzo El jardín de las delicias de El Bosco, expuesto en el Museo del Prado.

Asimismo, en capiteles y canecillos de templos románicos de Cantabria, Asturias, León, Palencia, Navarra, Segovia o Soria se pueden ver figuras de osos en diferentes posturas. El relato completo de los últimos momentos de Favila, desde que se despide de su esposa hasta su muerte, está muy bien representado en un capitel del antiguo monasterio de San Pedro de Villanueva, en el concejo de Cangas de Onís.

Durante el Medievo, la caza del oso estaba casi restringida a la Corona y la nobleza.

Sin embargo, conforme se entraba en la Baja Edad Media el oso perdió la dignidad que había ostentado dentro del mundo animal y en la sociedad. Fue considerado un animal fiero, aterrador y cruel; al menos así aparecía en las fiestas paganas de los pueblos celtas y germánicos. En España, incluso hoy, en carnavales como los de Salcedo (Álava), Bielsa (Huesca), Arizkun (Navarra) y Almiruete (Guadalajara), aparece la figura del oso como un personaje malvado que persigue a todos los presentes. Como ha explicado el medievalista francés Michel Pastoreau, la propia morfología del oso, con sus semejanzas con el hombre en la forma de caminar sobre dos patas y su cuerpo velludo, provocó la aparición de relatos que hablaban de relaciones de osos con mujeres, leyendas que llegaron hasta la América conquistada.

La pérdida de prestigio del oso se puede constatar en las representaciones artísticas. Durante largo tiempo, la imagen del oso había sido muy popular en las miniaturas de biblias, misales, beatos y crónicas, y también aparecía con frecuencia en un lugar destacado dentro del arca de Noé, acompañado de leones, jabalíes, ciervos o serpientes. Sin embargo, poco a poco el león quedó consagrado en la iconografía como el rey de los animales y el oso pasó a un puesto secundario, e incluso desapareció de las representaciones del arca bíblica.

La Iglesia acabó por asociar el oso con el diablo. Desde el siglo XII se encuentran muchos relatos de monjes a los que se les aparece el demonio en forma de oso, que los agarra y asfixia en sueños. Su color oscuro y su pelaje se correspondían con la imagen de Satán. De esta forma se confirmaba una frase de Agustín de Hipona (siglo V) a propósito de la lucha del rey David contra un oso y un león: Ursus est diabolus, «El oso es un demonio».

Momias de animales del antiguo Egipto

Más información

Momias de animales del antiguo Egipto

22

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?