La lotería en España: una fiebre del siglo XVIII

Importada de Nápoles, la lotería hizo que muchos españoles soñaran que les "caía el terno", esto es, les tocaba el gordo

1 / 6
dia-de-sorteo-loteria. Día de sorteo. Grabado de finales del siglo XVIII o principios del XIX

1 / 6

Día de sorteo. Grabado de finales del siglo XVIII o principios del XIX

Todos pendientes del capricho de la suerte

En el grabado que se reproduce sobre estas líneas se muestran las diversas reacciones de los jugadores ante los resultados de un sorteo de lotería a finales del siglo XVIII o principios del XIX. A dos de los personajes les ha tocado su número: un joven de clase humilde lo celebra bailando y el otro, un caballero, arroja al aire su sombrero a la vez que se le cae la peluca de la emoción. A la izquierda, un ciego muerde los números de rabia por su mala suerte, mientras que en el centro un cura lee los números a los que ha jugado un cantero (sus herramientas están tiradas por el suelo). A la derecha vemos el puesto de la "Administración de la Real Lotería", con varias personas –entre ellas, un abate elegantemente vestido– que examinan las listas de números premiados colgadas en el exterior.

Foto: M. C. Esteban / Photoaisa

pagaré-loteria. Un billete de 1768

2 / 6

Un billete de 1768

Los jugadores recibían del lotero un pagaré en el que constaba el tipo de apuesta y los números a los que jugaban. En el que se reproduce junto a estas líneas, la apuesta es un terno, y se especifica que si salían los números 19, 70 y 88 el jugador recibiría mil reales, a razón de 250 reales por 3 maravedíes (0,26 reales) jugados.

Foto: Archivo Histórico-Museo de SELAE

acto-sorteo-loteria-siglo-xviii. Acto público de un sorteo de lotería a finales del siglo XVIII

3 / 6

Acto público de un sorteo de lotería a finales del siglo XVIII

El día del sorteo

La extracción de los números premiados seguía un rito semejante al actual. En presencia de la junta de la administración de loterías, un niño huérfano del Colegio de San Ildefonso de Madrid extraía de un arcón las bolas de marfil, que tenían en su interior un papel con el número premiado. A cada número estaba asociada una niña huérfana que recibía un donativo para su futura dote.

Foto: Oronoz / Album

lista-premiados-loteria. Lista de números premiados con el nombre de las huérfanas agraciadas

4 / 6

Lista de números premiados con el nombre de las huérfanas agraciadas

El funcionamiento de esta primera lotería guarda semejanzas con el de la actual lotería primitiva; de hecho, fue conocida con este último nombre para distinguirla de la "lotería moderna" aparecida en 1812. 

Foto: Archivo Regional de la Comunidad de Madrid. Fondo Inclusa de Madrid

participacion-sorteo-navidad-siglo-xix-loteria. El Gordo de Navidad

5 / 6

El Gordo de Navidad

Aunque el primero tuvo lugar en 1818, el sorteo especial de Navidad sólo se empezó a celebrar con regularidad a partir de 1839 y tomó oficialmente ese nombre en 1897. Sobre estas líneas, una participación para un sorteo de Navidad de finales del siglo XIX, emitida por un café de postín que tenía sedes en Madrid, Barcelona, Zaragoza y Bilbao.

Foto: Archivo Histórico-Museo de SELAE

billete-primer-sorteo-loteria. Billete del primer sorteo de lotería nacional en 1812

6 / 6

Billete del primer sorteo de lotería nacional en 1812

Existían diversas modalidades de apuesta. El "extracto simple" daba premio cuando salía el número elegido. En el extracto "determinado" debía acertarse el número y la posición en la que saldría (primero, segundo). Para jugar un "ambo" se escogían dos números, y para el "terno" se elegían tres. Esta última apuesta daba el premio más suculento, de modo que en el lenguaje popular se decía "caer el terno" como en la actualidad "tocar el gordo".

Foto: Archivo Histórico-Museo de SELAE

participacion-sorteo-navidad-siglo-xix-loteria

La lotería en España: una fiebre del siglo XVIII

El 30 de septiembre de 1763 Carlos III promulgó un decreto en el que declaraba su firme propósito de controlar la práctica de los juegos de azar en España: "Prohíbo que las personas estantes en estos reinos, de cualquier calidad y condición que sean, jueguen, tengan o permitan en sus casas los juegos de banca o faraón, baceta, carteta, banca fallida, sacanete, parar, treinta y cuarenta, cacho, flor, quince, treinta y una envidada, ni otros cualesquiera de naipes que sean de suerte y azar". Sólo un juego gozaba del beneplácito del monarca ilustrado, precisamente el que había decidido introducir en España en virtud de ese mismo decreto: la lotería. Si la prohibición de los otros juegos cayó en saco roto, el de la "lotería de Madrid", como empezó llamándose, emprendería enseguida una carrera de éxito que dos siglos y medio más tarde aún no se ha detenido.

La lotería encajaba a la perfección en la política de incremento de tasas e impuestos y de establecimiento de monopolios

Desde mediados del siglo XVII, en diversas ciudades italianas se habían desarrollado loterías públicas llamadas lotto –término derivado del francés lot o "lote"–. Carlos III, en el período en que fue rey de Nápoles (1734-1759), conoció la lotería que existía allí desde 1682, y fue ese modelo el que quiso establecer en España cuando volvió en 1759 para ocupar el trono tras la muerte de su hermano Fernando VI. La razón de su interés es fácil de entender: la lotería constituyó una preciada fuente de ingresos para la monarquía, y encajaba a la perfección en la política de incremento de tasas e impuestos y de establecimiento de monopolios –como el de la venta de tabaco– que Carlos III aplicó al subir al trono.

El truco del fin benéfico

La aprobación del juego de la lotería no fue una operación sencilla. Carlos III hizo venir de Nápoles al experimentado director de la lotto napolitana, José Peya, para poner en marcha la lotería española. También llegaron de Italia muchos "posteros", los dueños de los puestos en los que se vendían los billetes y que estaban sometidos a una estricta reglamentación, a fin de prevenir fraudes. Por otra parte, el éxito de la lotto en Italia había provocado críticas por parte de la Iglesia, hasta el punto de que en 1728 Benedicto XIII prohibió jugar bajo pena de excomunión, aunque tan sólo tres años más tarde el mismo pontífice auspició una lotería propia. Para anticiparse a este tipo de críticas, Carlos III anunció en el decreto fundacional que la nueva lotería tenía una finalidad puramente benéfica, pues debía servir para sufragar "hospitales, hospicios y otras obras pías y públicas". La conversión de la monarquía española en regulador máximo y punitivo del marasmo jugador se completó en 1774, cuando se prohibieron las loterías extranjeras.

El funcionamiento de esta primera lotería guarda semejanzas con el de la actual lotería primitiva; de hecho, fue conocida con este último nombre para distinguirla de la "lotería moderna" aparecida en 1812 (ambos sistemas convivirían hasta la desaparición de la primitiva en 1862).

En el lenguaje popular se decía "caer el terno" como en la actualidad "tocar el gordo"

El juego era relativamente complicado, lo que explica que se publicaran manuales para los jugadores, incluido uno del primer director de la lotería, José Peya, titulado Demostración en que se da un método fácil para jugar a la nueva Lotería. Había un total de 90 números posibles, de los que salían cinco premiados, llamados "extractos" porque en el sorteo se extraían de un arca las bolas con números. Existían diversas modalidades de apuesta. El "extracto simple" daba premio cuando salía el número elegido. En el extracto "determinado" debía acertarse el número y la posición en la que saldría (primero, segundo). Para jugar un "ambo" se escogían dos números, y para el "terno" se elegían tres. Esta última apuesta daba el premio más suculento, de modo que en el lenguaje popular se decía "caer el terno" como en la actualidad "tocar el gordo".

Los orígenes de la Navidad

Más información

El origen de la Navidad

9

Fotografías

Juego para entendidos

Los jugadores también podían hacer combinaciones de apuestas, escogiendo varios números y apostando todas las combinaciones de ambos y ternos con ellos, además de apostar a los extractos. El jugador decidía la cantidad que quería apostar en cada modalidad. La cuantía del premio era fija y no consistía en una proporción de la cantidad recaudada en cada sorteo, a repartir entre posibles acertantes, sino que dependía de la suma apostada y se calculaba a partir del inverso de la probabilidad de acertar en cada modalidad de apuesta. Si el riesgo de pérdida económica que corrían los jugadores era grande, también lo era el que asumía la real hacienda, pues era posible que las apuestas se concentraran sobre determinados números. Para evitar esos premios gigantescos, se recurría al "cerrado" de estos números muy demandados por el público, de modo que no se aceptaban más apuestas sobre ellos.

El riesgo de pérdida económica que corrían los jugadores era grande, y también lo era el que asumía la real hacienda

Muchos testimonios dan cuenta de la popularidad que alcanzó la lotería. Por ejemplo, un sainete de 1791 titulado El día de la lotería recrea cómo vivían unos vecinos de un barrio popular las vísperas de un sorteo. "Todo sea festejo, / todo alegría, / que esperamos nos caiga / la Lotería", empiezan cantando. Un estudiante trata de convencerlos de que apuesten a cinco números: 6, 15, 90, 1 y 86, asegurándoles que sabe que saldrán gracias a determinadas técnicas secretas, entre ellas las "esmorfias", la adivinación a través de los sueños. Se aseguraba, en efecto, que determinadas figuras que aparecían en sueños tenían valores numéricos precisos (un sol, por ejemplo, equivalía a 2).

En el sainete, los vecinos y vecinas sueñan que pronto no tendrán que trabajar más ("Yo no vuelvo a bordar cofias. / Yo no hilo más. / Ni yo tejo encajes. / Ni yo cordones"). Luego la acción se traslada a una calle en la que hay "una puerta de Lotería con la tablilla y papel de números". Llega un correo a caballo y la gente lo rodea para que lea en voz alta los números premiados: 20, 9, 70, 7 y 5. "Perdimos nuestro dinero", dice una mujer. "Hijas, a otra, y conformarnos", responde otra. Varios preguntan: "¿Me cayó el terno?". Una vecina se confunde y cree que en efecto había "ganado un terno", hasta el punto de que tira por el balcón sus muebles y enseres viejos esperando que los podrá sustituir por otros nuevos ese mismo día (la expresión "tirar la casa por la ventana" viene de entonces). Pero al volver a casa su marido la desengaña: "No hay terno, ni un número he acertado", tras lo que ella se desmaya.

La lotería nacional

Según algunos autores, la incertidumbre en la administración estatal de lotería fue, junto con las estrecheces fiscales, uno de los factores que llevaron a las Cortes gaditanas de 1812 a aprobar una nueva modalidad de lotería, más previsible y de grandes posibilidades recaudatorias: la lotería de billetes fragmentados en décimos, conocida como "holandesa", "moderna" o simplemente "lotería nacional". A cambio de diez reales, el poseedor obtenía "cuarto de billete para el sorteo duodécimo, que se ha de celebrar en Cádiz el 18 de diciembre". Dos semanas antes, el 6 de diciembre, las Cortes habían autorizado al gobierno de la regencia a hacer extensivo "a donde crea más útil y ventajoso al erario el establecimiento de la lotería nacional". La nueva denominación indica que a partir de entonces no era el rey, sino la nación el sujeto pagador. La lotería nacional fue un producto de la guerra y la revolución liberal.

Curiosas tradiciones navideñas fuera de España

Más información

Tradiciones curiosas de Navidad

4

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?