En busca de la reina de Saba

El arqueólogo y aventurero Wendell Phillips se preguntó si realmente existió esta reina y esto es lo que descubrió...

1 / 5

1 / 5

El templo de Awwam

El templo de Awwam, actualmente conocido como Mahram Bilqis, estaba dedicado a la principal divinidad sabea, Almaqah, y fue excavado en 1951-1952 por el norteamericano Wendell-Phillips. En la imagen, una fotografía de esa época tomada durante los trabajos.

FOTO: Getty Images

2 / 5

Hallazgos milenarios

En Awwam, Phillips encontró bellísimas estatuas de metal, además de diferentes elementos que demostraban que en ese lugar se celebraban rituales en honor del dios Almaqah. La foto contigua muestra a Phillips (a la izquierda) con su descubrimiento más importante: la estatua de Madikarib. Junto a él, Frank Albright, de la Fundación Americana para el Estudio del Hombre (AFSM), creada por el propio Phillip

FOTO: Getty Images

3 / 5

Rey de Saba

Estatua de bronce del rey Madikarib del siglo IV a.C. La imagen del monarca del reino de Saba descubierta por Wendell-Phillips fue depositada como una ofrenda al Dios Almaqah en el templo de Awwam. Museo Nacional de Yemen, Sanaa.

FOTO: AKG / Album

4 / 5

Estela dedicada a Almaqah

Mahram Bilqis era el mayor templo de la confederación tribal sabea y sus inscripciones se remontan, al menos, al siglo VII a.C. Como esta estela votiva en alabastro, del año 700 a.C., dedicada al dios Almaqah y cuyos bordes estan decorados con figuras de íbices. 

FOTO: AKG / Album

5 / 5

Las notas del arqueólogo

Un fragmento del diario de excavación de Wendell Phillips con notas sobre epigrafía sabea.

FOTO: Saul Loeb / Getty Images

02 inscripciones templo Awwam reina Saba

En busca de la reina de Saba

Wendell Phillips era un arqueólogo y aventurero norteamericano que llegó a integrarse en la sociedad tribal del sur de Arabia, y que luego se convirtió en un hombre multimillonario gracias al comercio de aceite. Durante los años 1951 y 1952 pudo excavar las ruinas del templo de Awwam. Los árabes llamaban al templo, situado cerca de Maarib (capital de los sabeos), Mahram Bilqis, "el santuario de Bilqis", el nombre de la mítica reina que visitó a Salomón según los textos árabes. En Awwam, Phillips no encontró ningún indicio que pudiera demostrar la existencia de la reina de Saba, ni la relación del templo con la soberana. El arqueólogo encontró, eso sí, bellísimas estatuas de metal, además de diferentes elementos que demostraban que en ese lugar se celebraban rituales en honor al dios solar Almaqah, del que los sabeos se autodenominaban sus hijos.

Omán, la Arabia más fascinante

Más información

La Arabia más fascinante

16

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?