Los 10 mandamientos, ¿deriva la ley judía de la legislación egipcia?

A pesar de los grandes diferencias entre el judaísmo y la religión egipcia, hay ciertos parecidos entre los diez mandamientos y algunas leyes del Antiguo Egipto

Moises y los 10 mandamientos

Moises y los 10 mandamientos

judios-moises

Según el relato bíblico, mientras conducía a los judíos en el éxodo a Tierra Santa, Moisés llegó ante el monte Sinaí, ascendió a su cima y allí Dios se le manifestó y le ordenó que proclamara ante el pueblo el decálogo, los diez mandamientos. Moisés dictaría asimismo el conjunto de leyes rituales que se recogen en los cinco primeros libros de la Biblia.

Israel en el exilio: el destierro de Babilonia

Más información

Israel en el exilio: el destierro de Babilonia

Tanto el decálogo como las demás leyes del Pentateuco se caracterizan por la oposición a lo egipcio. El decálogo empieza: "Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo. No tengas otros dioses aparte de mí". El judaísmo se define así por su carácter monoteísta, en contraste con el politeísmo de los egipcios. Asimismo, los ritos judíos se caracterizan por despreciar las cosas sagradas para los egipcios; por ejemplo, algún autor ha interpretado que el sacrificio del cordero pascual fue un modo de diferenciarse del culto egipcio al carnero de Amón.

Moisés dictaría asimismo el conjunto de leyes rituales que se recogen en los cinco primeros libros de la Biblia

Pese a esta contraposición, cabe señalar las evidentes similitudes entre el judaísmo y un episodio particular de la religión egipcia: el culto a Atón impulsado por el faraón Akhenatón. El Himno a Atón tiene un curioso parecido con el salmo 104 del Antiguo Testamento. Uno de sus capítulos reza: "Todos los rebaños pacen en sus pastos; los árboles y las hierbas florecen, los pájaros echan a volar de sus nidos, sus alas saludan a tu ka. Todo rebaño brinca sobre sus patas. Todo lo que vuela y se posa, vive cuando amaneces para ellos".

Si ahora leemos el salmo 104, los paralelismos saltan a la vista: "Todas las bestias del campo beben de ellos, y los asnos salvajes mitigan su sed. Junto a ellos las aves del aire hacen sus nidos, y cantan entre las ramas. Desde tu morada en las alturas riegas los montes; del fruto de tus obras se sacia la tierra. Haces brotar hierba para los rebaños, y plantas para el uso de la humanidad".

¿Simple coincidencia? ¿Conocía el autor del salmo 104 (posterior al poema egipcio) el himno de Akhenatón y lo adaptó a sus necesidades?

El judío errante, el mito de la eterna culpabilidad

Más información

El judío errante

6

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?