El día en que se identificaron los restos de Josef Mengele en Brasil

El 21 de junio de 1985 el jefe de la Policía Forense brasileña, Romão Tuma, confirmó que unos restos humanos que habían sido localizados en una playa de Brasil en 1979 pertenecían a Josef Mengele, el "ángel de la muerte", uno de los criminales de guerra nazis más sanguinarios de la historia

1 / 4
josef-mengele-. Josef Mengele, el destacado médico nazi

1 / 4

Josef Mengele, el destacado médico nazi

Popularmente conocido como 'el ángel de la muerte', Josef Mengele fue un médico que se afilió al Partido Nazi en 1937. Durante su carrera vinculado a la organización nacionalsocialista pidió ser enviado al campo de Auschwitz, donde se convirtió en el responsable de experimentos y macabras pruebas médicas a los que sometía a los prisioneros.  

Foto: CC

gemelos-judios-auschwitz. Experimentos genéticos

2 / 4

Experimentos genéticos

Una de las obsesiones experimentales de Mengele fueron los gemelos. A pesar de que como médico del campo de concentración no estaba obligado a participar en la selección de los presos que llevarían a cabo trabajos forzosos y los que iban directamente a las cámaras de gas, Mengele lo hacía con gusto con la intención de encontrar sujetos adecuados para sus experimentos. 

Foto: CC

Josef Mengele, Richard Baer, Rudolf Hoess-en-Auschwitz. Josef Mengele –en el centro– junto a Richard Baer y Rudolf Hoess en Auschwitz

3 / 4

Josef Mengele –en el centro– junto a Richard Baer y Rudolf Hoess en Auschwitz

El criminal nazi pudo abandonar Auschwitz tan solo 10 días antes de su liberación a manos del Ejército Rojo. Poco después emprendió una huída desesperada hacia el oeste y, aunque terminó siendo capturado, su identidad no fue revelada y quedó en libertad. Obtuvo documentación falsa y cruzó el Atlántico para esconderse en Sudamérica. 

Foto: CC

pasaporte-josef-mengele. Sobreviviendo con ayudas

4 / 4

Sobreviviendo con ayudas

Con un pasaporte falso expedido en Génova a nombre de Helmut Gregor, Mengele entró en Argentina. Durante su estancia en el país recibió ayuda de simpatizantes nazis y ex miembros del partido también exiliados, incluso llegó a viajar a Europa para encontrarse con su hijo. Pasó sus últimos años en Brasil, donde murió ahogado bajo la identidad de Wolfgang Gerhard tras sufrir un infarto cerebral en la playa de Beritoga el 7 de febrero de 1979. Tenía 67 años. 

Foto: Age Fotostock

Josef Mengele, Richard Baer, Rudolf Hoess-en-Auschwitz

El día en que se identificaron los restos de Josef Mengele en Brasil

¿Era Wolfgang Gerhard la persona que murió en la playa de Ensenada, en la ciudad de Bertioga, en el litoral del estado brasileño de São Paulo el 7 de febrero de 1979 o alguien que había tomado prestada su identidad? Tuvieron que pasar seis años para que Romão Tuma, director de la Policía Federal de Brasil, descubriera que el cadáver que todos creían que era el de un hombre llamado Wolfgang Gerhard era en realidad, ni más ni menos, el de Josef Mengele "el Ángel de la muerte": el médico acusado de haber enviado a miles de seres humanos a una muerte segura en campos de concentración y de haber realizado experimentos genéticos en más de 3.000 hermanos gemelos.

Desde 1975, Josef Mengele había vivido en Brasil bajo la identidad de Wolfgang Gerhard, un nazi austríaco que prestó sus documentos a Mengele cuando regresó a su país para recibir un tratamiento médico. Allí fue asesinado a golpes y enterrado. Mengele siguió viviendo bajo esa falsa identidad hasta su muerte en Ensenada en 1979.

Un cadáver aparecido en una playa de Brasil con una identidad falsa resultó ser el del criminal nazi Josef Mengele

La noticia, divulgada en todo el mundo, se convirtió en una bomba informativa: cuarenta años después del final de la Segunda Guerra Mundial, Josef Mengele, el médico de Auschwitz y uno de los criminales de guerra más buscados del mundo, había muerto.

Unas cartas comprometedoras

En mayo de 1985, la policía alemana interceptó unas cartas que Wolfram y Liselotte Bossert, un matrimonio austríaco que ocultó a Mengele durante su estancia en Brasil, habían enviado a Hans Sedlmeier, un antiguo empleado que había trabajado para la familia de Mengele en Alemania. Rápidamente la policía alemana se puso en contacto con el superintendente de la Policía Federal en São Paulo, Romão Tuma. Éste inició la investigación registrando la casa de los Bossert. Mientras, en Alemania, la policía germana registró la casa de Sedlmeier y encontró las cartas que Liselotte Bossert le había enviado comunicándole que Mengele había muerto. Una vez detenidos por la policía brasileña, los Bossert mostraron el lugar exacto donde estaba enterrado el cuerpo de Mengele.

Los restos de Josef Mengele fueron exhumados por la Policía Federal en el cementerio brasileño de Embu en junio de 1985. Posteriormente se trasladaron al Instituto Médico Legal de Sao Paulo donde fueron examinados por especialistas brasileños y por algunos de los científicos forenses más importantes del mundo.

Investigación internacional

En medio de lo que Eric Stover –director del programa de Ciencia y Derechos Humanos de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, que contaba con la experiencia de organizar equipos de identificación de restos en Argentina– denominó como "un gran circo mediático", los científicos reunidos en Sao Paulo tuvieron que analizar si los restos exhumados en Emu eran los de un hombre del que no se sabía nada desde hacía cuarenta años. En esa época, la identificación por ADN aún no había sido desarrollada y tuvieron que emplear otras técnicas para poder confirmar que el cuerpo era el de Mengele.

Uno de los antropólogos forenses, Ellis Kerley, había desarrollado una técnica de conteo de osteones (los elementos básicos estructurales de la matriz del hueso) para poder averiguar la edad del esqueleto. Tras el conteo se determinó que la edad de dichos restos estaba en la franja de los 60 años, y Mengele tenía 67 en 1979.

Durante la investigación se usaron técnicas de conteo de osteones que demostraron que la edad de los restos exhumados se correspondía con la de Mengele

También hubo otras evidencias que parecían demostrar la identidad de los huesos, como una fractura de cadera como resultado de un accidente de motocicleta que Mengele había sufrido en Auschwitz. Otras pruebas realizadas en el cráneo desvelaron que exhibía un diastema, una separación entre los dientes frontales. El antropólogo Richard Helmer también usó una técnica de superposición de imágenes del criminal nazi y el cráneo exhumado, y llegó a la conclusión de que se trataba de la misma persona. Así, todo hacía indicar que los restos eran los de Josef Mengele, pero la prueba definitiva, que en esa época era como una huella digital –pero de la que los científicos no disponían–, hubiera sido la existencia de una radiografía.

Confirmada la identidad de Mengele

Tras varios días de deliberaciones por parte del equipo forense, el 21 de junio de 1985 Romão Tuma confirmó de manera oficial la identificación de Josef Mengele y constató su muerte. Pero no sería hasta marzo de 1986, cuando tras varias investigaciones se logró encontrar una radiografía de Mengele, que expertos estadounidenses y brasileños confirmaron que la imagen del cráneo que aparecía en la misma era idéntica al cráneo de Embu.

La confirmación de que los restos hallados en Brasil eran los de Mengele llegó con el estudio de una radiografía del médico nazi

Pero todavía quedaba un actor al que se tenía que convencer de la muerte de uno de sus peores enemigos: Israel. Los israelíes no aceptaron los resultados del informe de 1985. Se intentó convencer al hijo de Mengele, Rolf para que aceptara donar muestras para una prueba de ADN, pero, aunque en un principio tanto él como su madre, la que fuera la esposa de Mengele, Irene, se negaron, finalmente aceptaron. En 1992 la prueba se hizo bajo la supervisión de Alec Jeffrey, pionero mundial en la identificación genética. Fue en ese momento cuando Israel dio por bueno el resultado de las investigaciones. Uno de los criminales de guerra más buscados de todos los tiempos había sido por fin identificado.

Eichmann, el esquivo criminal de guerra nazi

Más información

Eichmann, el esquivo criminal de guerra nazi

8

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?