Descubren en Jerusalén una calle de tiempos de Pilatos

Arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel han descubierto bajo el pavimento de una antigua calle en Jerusalén cien monedas acuñadas en época de Poncio Pilatos que han permitido datar con más exactitud la construcción de esta vía monumental.

Vista aérea de Jerusalén

Vista aérea de Jerusalén

foto: iStock

Vista aérea de Jerusalén

Una antigua calle de Jerusalén acaba de proporcionar una enorme sorpresa a los arqueólogos: más de cien monedas ocultas bajo los adoquines, datadas aproximadamente entre en el año 31 d.C., de la época de Poncio Pilatos. Este hallazgo, que acaba de ser publicado en la revista de la Universidad de Tel Aviv, Journal of the Institute of Archaeology, proporciona una clara evidencia de que esta calle, que sube desde el estanque de Siloé hasta el monte del Templo, fue mandada construir por quien fue gobernador de Judea entre los años 26 y 36 d.C.

Una vía monumental, obra de Pilatos

Para llegar a esta conclusión los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) han sacado a la luz una sección de 220 metros de largo en esta antigua calle, que fue descubierta por primera vez por investigadores británicos en 1894, y en la que se están llevando a cabo excavaciones desde hace seis años. El hecho de haber localizado estas monedas bajo el pavimento ha sido muy bienvenido por los arqueólogos, ya que, como comenta Donald T. Ariel, experto en numismática antigua y uno de los autores del estudio, si alguna moneda con una fecha posterior al año 30 d.C. se encuentra bajo la calle, eso quiere decir que "la calle tuvo que construirse en el mismo año o después de que esa moneda fuera acuñada. Sin embargo, explica el mismo investigador, "nuestro estudio va más allá, porque estadísticamente, las monedas acuñadas unos diez años después son las monedas más comunes en Jerusalén, por lo que no tenerlas debajo de la calle significa que la calle fue construida antes de su aparición, en otras palabras, solo pudo construirse en tiempos de Pilatos".

Según los investigadores, si alguna moneda con una fecha posterior al año 30 d.C. está bajo la calle eso quiere decir que ésta tuvo que construirse en el mismo año o después de que esa moneda fuera acuñada

Esta calle mide en total unos 600 metros de largo y unos 8 de ancho, estaba pavimentada con grandes losas de piedra y se calcula que en su construcción se emplearon unas 10.000 toneladas de roca caliza. Su monumentalidad, junto al hecho de que unía dos lugares importantes de la ciudad, hace pensar a expertos como Joe Uziel y Moran Hagbi (también autores del estudio) que se trataba de una ruta de peregrinación. Los arqueólogos opinan que "su gran anchura unida a la piedra finamente tallada y sus adornos ornamentados, como un podio escalonado a lo largo de la calle, indica que se trataba de una calle especial".

¿Cuánto sabes sobre el Vía Crucis?

Más información

¿Cuánto sabes sobre el Vía Crucis?

Otros restos encontrados

Los adoquines estaban ocultos bajo grandes capas de escombros. Los arqueólogos han sugerido que posiblemente datan de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el año 70 d.C., ya que entre ellos se han hallado puntas de flecha, piedras de honda, restos de árboles calcinados y piedras caídas de los edificios de su alrededor.

Los arqueólogos sugieren que los escombros que ocultaban los adoquines datan de 70 d.C., año de la destrucción de Jerusalén por los romanos

Los investigadores también han especulado sobre los motivos que pudo tener Pilatos para ordenar la construcción de esta monumental vía. El arqueólogo Nahshon Szanton sugiere que pudo haberse ordenado "para apaciguar a los habitantes de Jerusalén, así como para que la ciudad encajara en el mundo romano y para engrandecer su nombre [el de Pilatos] con grandes proyectos de construcción".

¿Quién fue Jesús en la Historia? En busca del Jesucristo histórico

Más información

En busca del Jesús histórico

13

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?