Descubiertos los gemelos del barco hundido "Vasa", una de las joyas marítimas suecas

Un grupo de arqueólogos suecos ha descubierto los restos de dos navíos de guerra del siglo XVII que fueron hundidos a propósito cerca de la localidad de Vaxholm, en aguas del estrecho que conduce a Estocolmo.

Para la construcción del Vasa uno de los navíos de guerra más potentes de la época, se necesitaron mil robles, tenía casi 70 metros de eslora y pesaba unas 1.200 toneladas.

Para la construcción del Vasa uno de los navíos de guerra más potentes de la época, se necesitaron mil robles, tenía casi 70 metros de eslora y pesaba unas 1.200 toneladas.

Foto: Museo Vasa

Para la construcción del Vasa uno de los navíos de guerra más potentes de la época, se necesitaron mil robles, tenía casi 70 metros de eslora y pesaba unas 1.200 toneladas.

A las afueras de la ciudad sueca de Vaxholm, en aguas de un estrecho que conduce a Estocolmo, y a una profundidad de cincuenta metros, los arqueólogos acaban de realizar un descubrimiento sensacional: los restos de dos navíos de guerra del siglo XVII, que, según todos los indicios, se trataría de los gemelos del Vasa, el buque insignia de la marina sueca que se hundió el 16 de agosto de 1628 tras recorrer apenas un kilómetro, durante su viaje inaugural.

El Vasa era uno de los navíos de guerra más potentes de la época y el orgullo del rey Gustavo Adolfo II. Su estructura se construyó con más de mil robles especialmente escogidos para tal fin, su peso era de 1.200 toneladas, tenía 69 metros de eslora, casi doce de manga y más de 1.200 metros cuadrados de velamen. El barco iba pertrechado con 64 cañones y en el momento de su hundimiento llevaba una carga de setecientas esculturas de héroes bíblicos, emperadores romanos y dioses griegos. En el naufragio murieron unas cuarenta personas. Poco tiempo después, la marina sueca hizo construir, además del Vasa, otros tres navíos del mismo tipo, el Applet (1629), el Kronan (1632) y el Scepter (1634) . Éstos tuvieron más suerte que su gemelo; sirvieron en la marina sueca y participaron en combates navales.

El Vasa era uno de los navíos de guerra más potentes de la época, su peso era de 1.200 toneladas, tenía 69 metros de eslora, casi doce de manga, más de 1.200 metros cuadrados de velamen e iba pertrechado con 64 cañones

Hundidos a propósito

Jim Hanson, el arqueólogo que ha descubierto los restos de dos de estos navíos, describe de este modo el hallazgo: "Nada más empezar a bucear, en un día en el que la visibilidad era bastante buena, de tres o cuatro metros, me di de bruces con aquella gigantesca pared negra de madera, sin duda el casco de un barco enorme. Sentí un escalofrío debajo de mi traje seco de buceo, en el cuerpo entero se me puso la piel de gallina. Miré hacia arriba y me di cuenta de lo enorme que era, me parecía irreal. Empecé a avanzar lentamente hacia la parte superior y luego descendí por el interior del casco. Allí estaban partes de los baos, cuadernas, los aparejos". Pero eso no fue todo. Cuando Hanson empezó a explorar el primer pecio, descubrió, alineado con el anterior, un segundo barco. De hecho, documentos datados en 1650 informan de que los suecos hundieron a propósito los tres barcos de guerra gemelos del Vasa en esta zona.

"Nada más empezar a bucear, en un día en el que la visibilidad era bastante buena, me di de bruces con aquella gigantesca pared negra de madera, sin duda el casco de un barco enorme", cuenta el arqueólogo Jim Hanson

Este hundimiento intencionado fue una medida de protección frente a los ataques de las flotas de Dinamarca y de Holanda, los grandes enemigos de Suecia en esa época. El conjunto de canales que rodea Vaxholm es el único acceso a Estocolmo para los navíos de grandes dimensiones. En el mismo lugar, dominando el paso, por motivos de seguridad se erigió en 1548 una fortaleza, y en medio del canal más transitable se levanta asimismo el castillo de Fredericksborg. Los arqueólogos que buceaban en estos canales no esperaban hallar tan fácilmente los barcos, ya que la zona se encuentra llena de encofrados y de piedras que actuaban como auténticos diques de contención frente a las armadas enemigas, y mucho menos en tan buen estado de conservación.

Harald III, el batallador rey de Noruega

Más información

Harald III, el batallador rey de Noruega

¿Son los buques gemelos del Vasa?

La conclusión evidente es que se han descubierto dos de los barcos de guerra sucesores del Vasa, ya que tienen la misma eslora y comparten muchos detalles constructivos.Ahora falta dar con el tercero, que, según los arqueólogos, puede encontrarse en una zona situada a la popa de uno de los pecios, donde hay restos mezclados con materiales constructivos. Los especialistas han tomado muestras de la madera de los barcos para, mediante pruebas de dendocronología, saber de qué bosques salieron los árboles utilizados para su construcción y el año en que fueron talados.

La conclusión evidente es que se han descubierto dos de los barcos de guerra sucesores del Vasa, ya que tienen la misma eslora y comparten muchos detalles constructivos

En la actualidad, no existen planes para rescatar a los pecios de su tumba submarina, a diferencia de lo que ocurrió con el Vasa, que fue extraído de las aguas en 1961. Lo que sí está previsto dentro de pocos meses es la apertura en Estocolmo un nuevo museo, el Wrak Museum, dedicado a la investigación y al estudio de barcos hundidos descubiertos por la arqueología sueca, y que expondrá objetos, herramientas, armas y vestimentas salvados del fondo del mar durante las últimas décadas. Este nuevo museo se alzará junto al Museo Vasa, que expone los restos del barco que fue la joya de la Corona sueca en el siglo XVII.

Buque sueco Mars: botado, hundido... y rescatado 450 años después

Más información

Un buque de guerra de hace 450 años

6

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?