Decenas de nuevas especies del Cámbrico descubiertas en China podrían redibujar el árbol de la vida

Las criaturas descubiertas, más de la mitad de las cuales son nuevas para la ciencia, conservan incluso las partes blandas, lo cual da una nueva idea de las formas de vida primitiva durante el período Cámbrico, cuando se produjo una espectacular explosión de vida.

1 / 3
artistic impression of Ctenophores. Parientes lejanos

1 / 3

Parientes lejanos

Los científicos llevaban años considerando que las medusas peine y medusas estaban estrechamente relacionadas, una hipótesis que ahora ha sido cuestionada por nuevos estudios genéticos, que sugieren que las medusas peine podrían ser en realidad un pariente lejano, anterior incluso a las esponjas. 

Ilustración: Xiaodong Wang/Universidad de Yunnan

Ancestro de las medusas peine

2 / 3

Ancestro de las medusas peine

"Daihua sanqiong", una criatura marina recién descubierta en China, tenía 18 tentáculos y una apariencia similar a las medusas peine actuales. Los científicos sospechan que podría ser un ancestro común de esponjas, medusas y medusas peine.

Foto: Yang Zhao

Dinomischus drawing from Xiaodong-3. Un monstruo marino

3 / 3

Un monstruo marino

Conocido anteriormente como 'monstruo marino', "Daihua saiqiong", vivió hace unos 518 millones de años en lo que hoy es China. El animal extinto tiene un asombroso parecido anatómico con las medusas peine actuales.

Ilustración: Xiaodong Wang

artistic impression of Ctenophores

Decenas de nuevas especies del Cámbrico descubiertas en China podrían redibujar el árbol de la vida

Un yacimiento arqueológico encontrado por casualidad a orillas del río Danshui, en la provincia de Hubei, en el sur de China, ha resultado albergar algunos de los fósiles mejor conservados del mundo, según artículo reciente publicado en la revista Science.

El sitio arqueológico de Qingjiang, de 518 millones de años de antigüedad, es uno de los pocos “Lagerstätte”, un tipo de yacimiento conocido por la abundancia de fósiles que presenta, entre los que se incluyen las famosas lutitas de Burgess, en Canadá, datada de hace 507 millones de años.

Hasta la fecha los investigadores han descubierto 101 especies animales, más de la mitad de las cuales son nuevas para la ciencia. Un hallazgo que arroja nueva luz sobre la explosión de vida que tuvo lugar en el período Cámbrico, hace entre 541 y 485 millones de años, cuando surgió una biota pluricelular más compleja que dio lugar a la fauna tal y como la conocemos en la actualidad.

¿Cuánto sabes sobre la evolución humana?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre la evolución humana?

El autor del estudio: el paleontólogo Dongjing Fu, de la Universidad Northwest de Xian, y su equipo encontraron el yacimiento el verano de 2007 mientras peinaban una zona rocosa del sur de China en busca de fósiles. El estudio del yacimiento procuró al equipo de investigadores una imagen de cómo podría haber sido aquél ecosistema primigenio.

La vida hace 500 millones de años

Los científicos se hicieron una idea completa de cómo debía de ser la vida en ese lugar y en ese momento: trilobites escurriéndose a través del suelo oceánico, anémonas primitivas, algas y unas 20 variedades de esponjas, de diferentes tipos y colores, así como lobopodios, unas criaturas marinas con forma de gusano.

Sin embargo, uno de los hallazgos más sorprendentes fueron los fósiles en perfecto estado de conservación de lo que parecían ser medusas peine, lo cual dio a los investigadores pistas sobre dónde encajar a estas extrañas criaturas en el árbol de la evolución.

Aunque las medusas peine puedan parecer medusas, en realidad pertenecen a otro filo: el de los ctenóforos. Los científicos llevaban años considerando que ambas criaturas estaban estrechamente relacionadas, una hipótesis que ahora ha sido matizada por nuevos estudios genéticos, que sugieren que las medusas peine podrían ser en realidad un pariente lejano anterior incluso a las esponjas, largamente consideradas como la forma de vida más antigua de la Tierra.

El estudio del nuevo yacimiento podría colocar a los ctenóforos (medusas peine) en una nueva rama del árbol filogenético

Es la teoría que parece encajar en los análisis de otro estudio independiente, publicado recientemente en la revista Current Biology, otro equipo de paleontólogos afirmaba que los yacimientos cámbricos contenían en realidad un ancestro de las medusas peine: una extraña criatura con forma de flor y más de una docena de tentáculos que vivía anclada al fondo marino, bautizada por los investigadores como "Daihua”. en honor a la tribu Dai, de Yunnan, y la palabra ‘hua’, cuyo significado es flor en chino mandarín.

Parecido a las medusas peine

Los científicos dedujeron que ‘Daihua’ presentaba algunas de las características propias de las medusas peine, entre ellas unas hileras de filamentos llamados ‘cilios’. Al comparar los nuevos fósiles con Dinomischus, una enigmática criatura encontrada en las lutitas de Burguess, en Canadá, llegaron a una sorprendente conclusión: medusas y medusas peine eran parientes, pero lejanos. Estaban relacionados con un ancestro común Si se confirma dicha teoría, las medusas peine podrían haberse separado de la rama a la que pertenecen las medusas en el árbol filogenético mucho antes de lo que se pensaba.

"Sostenemos que los ctenóforos (grupo al que pertenecen las medusas peine) y los cnidarios (medusas) son hermanos" -asegura Jakob Vinter, paleobiólogo de la Universidad de Bristol (Reino Unido)-. Sin embargo, las pruebas genéticas actuales han colocado a los primeros en un tronco mucho más bajo del árbol filogenético, una idea que no es nueva, puesto que ya era sostenida por científicos como Erns Haeckel, en la época de Darwin".

¿Hasta qué punto -le preguntamos- podría este descubrimiento modificar los cimientos del actual árbol filogenético? "Hemos aportado evidencias científicas del lugar que ocuparían los ctenóforos. Pueder ser una conclusión un poco aburrida, pues la alternativa sería considerarlos como un grupo extremadamente raro, como venido de otro planeta. Sin embargo, a veces la evolución resulta ser algo más práctica. Eso sí, examinando los fósiles que hemos descubierto –reconoce– podemos deducir que los ctenóforos son unos 'cadetes espaciales', si los comparamos con la especie de la que proceden".

Charles Darwin el padre de la teoría de la evolución

Más información

Charles Darwin el padre de la teoría de la evolución

9

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?