El gigantesco búnker para submarinos de la Alemania nazi, en Bremen

El búnker para submarinos Valentín, erigido entre el verano de 1943 y la primavera de 1945, fue uno de los proyectos militares más grandes y desmesurados de la Alemania nazi, pero en su interior no se llegó a construir ni un solo submarino; actualmente se puede visitar

1 / 16
bunkersubmarinos1. Estructura de hormigón

1 / 16

Estructura de hormigón

La imponente estructura de hormigón, de más de 400 metros de largo, se encuentra en Rekum, un suburbio de la ciudad de Bremen, en Alemania. La fotografía es de finales de enero de 2017.

Foto: Ingo Wagner / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos2. Lugar de memoria

2 / 16

Lugar de memoria

Imagen aérea del búnker, tomada en agosto del 2012. Su uso civil se remonta al 2011, cuando se convirtió en el Denkort Bunker Valentin, un lugar de recuerdo del pasado.

Foto: Ingo Wagner / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos3. Integración en el entorno

3 / 16

Integración en el entorno

La fachada del búnker cubierta de hiedra y junto al río Weser.

Foto: Harald Schwörer, photein.de

bunkersubmarinos4. Zona de recreo

4 / 16

Zona de recreo

Una mujer paseando a sus perros entre el búnker y el río Weser, en una fotografía del 15 de abril de 2008.

Foto: Joerg Sarbach / AP Photo / Gtres

bunkersubmarinos5. Fachada monstruosa

5 / 16

Fachada monstruosa

Los muros de hormigón tienen hasta seis metros de grosor. La fotografía es del 11 de agosto de 2018.

Foto: Matthias Toedt / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos6. ¡Precaución!

6 / 16

¡Precaución!

Fachada ennegrecida del búnker Valentín en una fotografía del 11 de agosto de 2018. El cartel dice lo siguiente: "¡Atención! Por favor mantener la distancia". El grafiti dice: "¿Y si no?".

Foto: Matthias Toedt / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos7. El búnker por dentro

7 / 16

El búnker por dentro

El interior del búnker para submarinos Valentín en abril de 2008. No se llegó a fabricar ni un solo submarino, pero en la construcción del edificio murieron miles de prisioneros de guerra.

Foto: Joerg Sarbach / AP Photo / Gtres

bunkersubmarinos8. 70 años después...

8 / 16

70 años después...

El estado de conservación del edificio es excepcional, más de 70 años después de su construcción. La foto es de 2015.

Foto: Joerg Sarbach / AP Photo / Gtres

bunkersubmarinos9. Daños en el edificio

9 / 16

Daños en el edificio

Fotografía de octubre de 2015 que muestra el interior del búnker y un agujero en el techo causado por una de las bombas que cayeron sobre el edificio.

Foto: Carmen Jaspersen / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos10. Almacén de coches clásicos

10 / 16

Almacén de coches clásicos

Hoy en día, algunas partes del búnker se pueden alquilar y, a menudo, se guardan vehículos clásicos, como por ejemplo esta magnífica Volkswagen Transporter.

Foto: Matthias Toedt / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

bunkersubmarinos11. En construcción

11 / 16

En construcción

Lado este del búnker durante su construcción en 1943.

Foto: Landeszentrale für politische Bildung / Staatsarchiv Bremen

bunkersubmarinos12. Trabajos forzados

12 / 16

Trabajos forzados

Una veintena de personas trabaja en la cimentación del futuro edificio.

Foto: Landeszentrale für politische Bildung / Staatsarchiv Bremen

bunkersubmarinos13. Montando las vigas

13 / 16

Montando las vigas

Un grupo de trabajadores durante el montaje de las vigas de hormigón armado.

Foto: Landeszentrale für politische Bildung / Staatsarchiv Bremen

bunkersubmarinos14. Destrozos

14 / 16

Destrozos

Un accidente durante las obras de construcción.

Foto: Landeszentrale für politische Bildung / Staatsarchiv Bremen

bunkersubmarinos15. Fotografía aérea

15 / 16

Fotografía aérea

Vista aérea del búnker en 1951, seis años después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Foto: Heimatverein Farge-Rekum, Landeszentrale für politische Bildung

bunkersubmarinos16. El búnker en los años 60

16 / 16

El búnker en los años 60

Bañistas en el río Weser y junto al búnker, en 1965.

Foto: Heimatverein Farge-Rekum, Landeszentrale für politische Bildung

bunkersubmarinos13

El gigantesco búnker para submarinos de la Alemania nazi, en Bremen

Bremen, al noroeste de Alemania, es la ciudad del río Weser, de la estatua de Rolando, de Los músicos de Bremen (un burro, un perro, un gato y un gallo), del Werder Bremen... y del búnker para submarinos Valentín, situado en el mismo río Weser pero en Rekum, un suburbio de la ciudad. El Denkort Bunker Valentin, como se conoce hoy en alemán, fue uno de los proyectos militares más grandes y desmesurados de la Alemania nazi: una imponente estructura de hormigón armado, erigida entre el verano de 1943 y la primavera de 1945, a finales de la Segunda Guerra Mundial, para construir submarinos en un espacio fortificado, protegido de los bombardeos británicos y estadounidenses.

Los líderes nazis esperaban cambiar el curso de la guerra gracias a esos submarinos, deteniendo las rutas de suministro de los Aliados en el Atlántico. "En el búnker Valentín nunca se construyó un solo submarino. La Royal Air Force británica destruyó una sección inacabada del búnker a finales de marzo de 1945 y, poco después, se detuvo la construcción del edificio", explica Sandra Kern-Rollwage, responsable de Relaciones Públicas del Denkort Bunker Valentin, a National Geographic España.

Encontrado un submarino nazi hundido al norte de Dinamarca... ¿A dónde se dirigía?

Más información

Hallado un submarino nazi en Dinamarca

5

Fotografías

La construcción del búnker para submarinos fue planeada y supervisada por la Organización Todt, un grupo de ingeniería militar fundado por Fritz Todt, un nazi de alto rango que recibió el reconocimiento de Hitler por su trabajo en la construcción de autopistas y que murió en extrañas circunstancias (¿una acción de sabotaje?) el 8 de febrero de 1942, al accidentarse su avión poco después del despegue; Todt se había quejado ante el Führer por la posibilidad de continuar la guerra contra los soviéticos. El refugio para submarinos fue construido mediante el trabajo forzado de unos 10.000 individuos: trabajadores de los territorios ocupados, prisioneros de guerra franceses y soviéticos y aquellos procedentes de los campos de concentración, entre otros. Murieron miles de trabajadores (no se sabe exactamente cuántos), de desnutrición, agotamiento físico y, en general, por las condiciones inhumanas en las que trabajaban y vivían: algunos fueron alojados en un depósito de combustible subterráneo que estaba vacío. "En total fallecieron unos 2.000 prisioneros, el número exacto no se puede determinar con precisión", declaran a este medio los responsables del Denkort Bunker Valentin.

Murieron miles de trabajadores durante la construcción del búnker: no se sabe cuántos

La RAF, la fuerza aérea británica, atacó la fábrica de submarinos Valentín el 27 de marzo de 1945 y, tres días después, hizo lo propio la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, lanzando bombas Disney, capaces de penetrar en el hormigón sólido antes de explotar. La gigantesca estructura de hormigón ofreció una gran resistencia a los ataques, pero poco después quedó abandonada y la zona fue ocupada por las fuerzas británicas. Después de la guerra, el edificio fue usado por los Aliados para probar la eficacia de las bombas de penetración en objetivos de hormigón altamente protegidos. Posteriormente fracasaron los planes de demolición y el lugar se convirtió en un parque de aventuras para los niños que vivían en los alrededores.Desde los años 60 y hasta el 2010, el búnker fue utilizado por la marina de guerra de Alemania como un depósito de almacenamiento.

"Su uso civil se remonta al 2011, cuando se convirtió en el Denkort Bunker Valentin. Un camino de 1,5 kilómetros recorre la zona y el interior del búnker, pasando por 25 estaciones que proporcionan información sobre la historia del lugar. Ofrecemos tours en español, con reserva previa... Las generaciones más jóvenes reaccionan irritadas ante el búnker. Lo que buscamos no es tanto aprender sobre los hechos históricos, sino reflexionar sobre fenómenos actuales como el racismo, el antisemitismo, la importancia de proteger a las minorías, el Estado de derecho y la democracia", destacan.

La violenta "Noche de los cristales rotos" contra el pueblo judío en la Alemania nazi

Más información

80 años de la "Noche de los cristales rotos"

4

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?