Abril 2011

Namibia—En un paisaje onírico, una casa sucumbe al avance de la arena en Kolmanskop, un antiguo asentamiento minero. El viento ha ayudado a las dunas a adueñarse del lugar, abandonado desde hace más de 50 años.