El secreto de la profundidad de campo en el mundo de la fotografía

Una herramienta esencial para la composición de las fotografías es la profundidad de campo. Esta sirve para crear diferentes planos en la imagen y así obtener un peso visual de una manera más sencilla.

Dos leonas en el Parque Nacional Masai Mara.

Dos leonas en el Parque Nacional Masai Mara.

Foto: Antonio Liébana

La profundidad de campo es un mecanismo de composición utilizado en cualquier fotografía, ya sea paisaje, retrato o reportaje. Determinará cuánto enfoque hay en la imagen, pero también será un elemento del estilo fotográfico.

Se puede controlar de muchas maneras y variará con muchos factores. El primero y más directo es la apertura del diafragma. Este regula la cantidad de luz que deja pasar el objetivo y determina la cantidad de superficie enfocada de la imagen, es decir, la profundidad de campo. Cuanto más bajo sea el valor, más abierto estará el diafragma y más luminosidad dejará pasar, lo que supondrá una menor profundidad de campo en la imagen, es decir, menos superficie enfocada. Por el contrario, al cerrar el diafragma, aumenta notablemente la profundidad de campo.

Costa de Asturias

Costa de Asturias

Foto: Antonio Liébana

La importancia de la lente

Debido a las leyes ópticas, es importante destacar que la lente utilizada también influye en la profundidad de campo de las fotografías. Cuando nuestra elección es fotografiar con un objetivo angular a una distancia focal de 24 mm a una apertura de diafragma de f/4 tendremos más superficie enfocada que si trabajamos con un teleobjetivo a 300 mm con el mismo valor de apertura del diafragma.

También afecta en la ecuación el cuerpo de cámara utilizado, con una cámara de formato completo, con sistema full frame, utilizando el mismo valor de diafragma, por ejemplo f/4, tendremos una determinada superficie enfocada que aumentará a medida que el sensor de la cámara disminuya. En el caso de utilizar una cámara con un sensor más pequeño, situados a igual distancia del sujeto principal y del fondo que con una cámara full frame, la del sensor más pequeño empastará más los fondos y el otro equipo dará mejores resultados con un bokeh, calidad del desenfoque de la imagen, lo cual quedará más estético.

Top of the Rock

Top of the Rock

Foto: Miry Fidalgo

Objetivos luminosos en la profundidad de campo

Los objetivos más valorados son siempre los más luminosos, ya que, por un lado, permiten obtener una profundidad de campo muy pequeña al utilizar diafragmas muy bajos, y gracias a los desenfoques se consiguen varias dimensiones en la imagen, logrando resaltar el sujeto principal. Por otro lado, al tener el diafragma abierto, permiten una entrada de luz mucho más significativa que las lentes del tipo con aperturas de diafragma más altos, con velocidades mucho más altas que permitan congelar el movimiento incluso en condiciones de luz baja.

En una imagen convencional, quizás las más habituales, el sujeto principal puede ocupar entre uno o dos tercios de la imagen. Al centrar el foco al ojo, se obtiene volumen en la imagen, aprovechando de este modo la poca profundidad de campo al desenfocar el fondo.

León macho. Abrir el diafragma para tener poca profundidad de campo y crear volumen en la imagen.

León macho. Abrir el diafragma para tener poca profundidad de campo y crear volumen en la imagen.

Foto: Antonio Liébana

Distancia al sujeto

Controlar la distancia entre el sujeto principal y el fondo es vital, ya que si del sujeto al fondo no hay suficiente distancia, incluso utilizando un diafragma abierto, el fondo se empastará con el sujeto y competirá en interés visual con este, desviando la atención. Por ello, piensa que, cuanto más grande es el sujeto, más lejos tenemos que tener el fondo si queremos desenfocarlo.

De manera aproximada, con un sujeto del tamaño de un pequeño pájaro situado a 5 metros, será necesario tener la zona despejada al menos hasta los 8 m, y así progresivamente hasta tamaños grandes como una motocicleta, la cual, si se encuentra a unos 10 metros, será necesario al menos, una zona despejada de hasta 25-30 metros. Además, cuanto más cerca se está del sujeto, mejor se consiguen fondos desenfocados, ya que la profundidad de campo, cuanto más se acerca el sujeto, más crítica se vuelve y más fácil es desenfocar.

Trucos para conseguir mejores fotos a contraluz

Más información

Trucos para conseguir mejores fotos a contraluz

Trucos fotográficos

  • La profundidad de campo servirá para obtener diferentes planos en la imagen con la cantidad de enfoque deseado
  • Posicionar elementos cercanos de referencia ayudará a conseguir una gran profundidad en la imagen en encuadres más abiertos
  • La lente utilizada influye, probar con diferentes objetivos y comprobar los resultados es interesante para aprender
  • Un perfil bajo ayudará a conseguir mejores fondos gracias a la perspectiva
Retratos de gente, las claves para fotografiar personas

Más información

Retratos de gente, las claves para fotografiar personas