Los leones son animales con una actividad mayoritariamente nocturna, aunque les podamos ver relacionarse y cazar también durante el día. Por ello, es habitual ver leones al amanecer o al atardecer, momentos que ofrecen luces espectaculares para capturar en fotografías su esencia y conducta.

 

En el caso de esta toma, salimos del campamento a las 6 de la mañana, cuando todavía era de noche. Fuimos a un posible lugar de encuentro con leones y allá nos encontramos con este espectacular macho, que descansaba y observaba el inicio del amanecer en el horizonte. Nos colocamos en perpendicular a él y esperamos, solo unos segundos, a que el sol ascendiera un poco más.

Los datos de la toma son ISO 320; f/7; 1/3200 seg; lente tele 600 mm; multiplicador x1.4; cámara formato completo; prioridad de apertura; distancia focal de 840 mm

Medimos el nivel de luz en el cielo para lograr la exposición correcta y así, la silueta del león saldrá en negro. Esto resaltará su imponente melena y representará una actitud muy normal en los machos de león, los cuales tratan de vigilar tan lejos como les alcanza la mirada. El lugar donde se encuentra, responde también a esta necesidad de control: dimos con él en un pequeño promontorio de hierba, levemente subido. 

No fue necesario poner un ISO muy elevado; nuestra decisión de un ISO 320 fue suficiente y además, aportó calidad a la imagen. Por otra parte, la velocidad de obturación fue de 1/3200. Como el sujeto principal no se movía, no era necesario subir más la sensibilidad y esta velocidad de obturación fue suficiente para que el sujeto principal no saliera borroso.

En esta toma, el uso del modo prioridad de apertura con un diafragma f/7 garantizó la necesaria profundidad de campo, superficie enfocada de la fotografía. Esto sumado a la velocidad de obturación que habíamos definido nos ofreció la rapidez necesaria para este tipo de imágenes, en las que no sabemos si el león se levantará o si la luz del cielo cambiará.

Recuerda que lo importante aquí es que la silueta del león quede totalmente en negro, pero que se entienda qué animal es. Asimismo, puedes incluir otros detalles que logren crear una historia. Por ejemplo, la hierba alta nos habla de la época del año en la que estamos.

Por último, en la composición es importante que el horizonte esté recto y que el sol ocupe a la perfección el espacio que hay entre el león y el cielo. Con una imagen como esta reflejarás con exactitud cómo es el león y su forma de andar en soledad, vigilando sus territorios de posibles enemigos o en busca de presas que cazar.