El hombre que vemos en la fotografía es un cazador nómada de la provincia de Bayan Ulgii, en el oeste de Mongolia. En esta provincia, alrededor de 250 familias comparten su estilo de vida. Estos cazadores migran tres veces al año, durante el verano, el otoño y el invierno.

Sin embargo, lo que hace especiales a estos cazadores es su profunda conexión con las águilas. Estas aves son utilizadas para la caza y son consideradas miembros honorarios de la familia, según relata Hirak Bhattacharjee, el fotógrafo que capturó estas imágenes.