El unicornio africano

Okapia johnstoni

Okapia johnstoni

Foto: Cordon Press

Los conservacionistas están de celebración. El motivo fue el nacimiento de una rara cría de okapi en el zoológico de la ciudad de Chester, en Inglaterra. La pequeña, nacida de una hembra de 7 años llamada K`Tusha y un macho de 17 de nombre Stomp, nació sana y salva después de un embarazo de 14 meses.

Las cámaras del zoológico capturaron los primeros pasos tambaleantes de la cría mientras su madre la animaba suavemente a ponerse de pie, poco después del nacimiento. Ahora, la recién llegada ha salido tímidamente a explorar por primera vez después de pasar sus primeras semanas de vida acurrucada.

Los cuidadores del zoológico han nombrado a la adorable joven como 'Nia Nia' en homenaje a un pequeño pueblo que se encuentra en el centro de la Reserva de Vida Silvestre Okapi, en la República Democrática del Congo, el único país del mundo donde se puede encontrar a estos animales en estado salvaje.

Las rayas de cebra del okapi en sus patas traseras permiten que las crías sigan fácilmente a sus madres en los densos bosques de la República Democrática del Congo, donde las mantenienen bien escondidas de los depredadores.

Su naturaleza esquiva, junto con su impresionante sentido del oído y su camuflaje único, llevó a la especie a ser apodada como el 'unicornio africano' ya que el animal no fue descubierto hasta 1901. Sarah Roffe, gerente de equipo de los okapis en el zoo, explica que “el nacimiento de un ternero okapi es motivo de gran celebración; son increíblemente raros y especiales. K'Tusha hasta ahora está haciendo un trabajo maravilloso al cuidar de su recién nacido. Verla alentar gentilmente a su nuevo ternero a ponerse de pie en esos preciosos momentos poco después de su nacimiento fue un verdadero privilegio".

Los okapis son animales increíblemente reservados y durante un tiempo después de su nacimiento Nia Nia no ha querido aventurarse demasiado lejos. En cambio ha permanecido acurrucada en su acogedor establo mientras su madre regresaba a ella cada pocas horas para alimentarla. Pero ahora, no obstante, está ganando confianza a cada día que pasa, rebosando de energía y ansiosa por explorar. "Es un placer verla, es todo oídos y piernas largas y delgadas".

El esquivo okapi

Más información

El esquivo okapi