La guardaparques del departamento de Recursos Naturales del Estado de Utah, Angelic Lemmon, camina a través de unas estructuras parecidas a arrecifes llamadas microbialitas que han sido expuestas por el retroceso del agua a causa de la sequía, en el Gran Lago Salado, cerca de Salt Lake City. 

Las microbialitas son estructuras sedimentarias, generalmente formadas por lodo carbonatado por la acción de los microbios. Resultan en el equivalente a un arrecife de coral construido hace miles de años por microorganismos. De una manera más técnica, también pueden definirse como tapetes microbianos, es decir, una lámina multicapa compuesta de microorganismos, que han sido sometidos a un procesos de litificación, el proceso por que los sedimentos se convierte en rocas sedimentarias.